LOS PADRES “TROLL” TAMBIÉN VAN EN PIJAMA AL COLEGIO

Estoy en plena promoción de mi libro; Hiperpaternidad y uno de los temas que surgen es el del papel de los padres en la escuela. Una de las características de los hiperpadres es tratar de adaptar la escuela a la medida de los hijos (o a la medida de los padres), lo que provoca algún que otro problema.

Lo cierto es que la relación familia escuela es muy importante, y la participación de los padres en las actividades del centro cada vez mayor.  Sin embargo: ¿Hasta que punto conviene involucrarse? ¿Existen líneas rojas?

Le planteé estas preguntas a Carl Honoré, autor de Bajo Presión  y uno de los pioneros en hablar de la hiperpaternidad. Él también ha detectado que la influencia de los progenitores es cada vez mayor en las escuelas, lo que define como “un arma de doble filo”. Por un lado, la relación “puede ser positiva para mantener la calidad de los maestros, por ejemplo”. Sin embargo, “el problema surge cuando los padres se involucran de forma excesiva”.

Honoré cree que “cuando el compromiso se transforma en intromisión, entonces todo el mundo sufre, porque se crea una atmósfera de conflicto entre padres y maestros”. Además: “Se roba la autonomía a los hijos, porque cuando los padres van de arriba abajo, creando el ambiente ‘perfecto’ para los hijos, estos no aprenderán nunca cómo encajar con el mundo como es realmente”. En resumen: colaborar pero dentro de unos límites, lo que no siempre sucede.

Esta colaboración, a veces, se remplaza por la crítica. Que los padres cuestionen la escuela es una práctica cada vez más habitual, que las nuevas tecnologías (como los grupos de WhatsApp), azuzan como un viento huracanado aviva un fuego. Las utilizan especialmente bien esos padres y madres especialistas en crear mal rollo, a los que he bautizado como padres trolls. Conozco a algunos. Se caracterizan por ser muy “participativos” pero, a la vez, por estar permanentemente indignados (contra dirección, un maestro en concreto o la escuela en general). Asimismo, en vez de hacer lo que una persona normal haría en un caso de profunda insatisfacción con el colegio de sus hijos (es decir, cambiarlos de centro), se dedican a azuzar a otros padres y madres en contra del mismo.

padres troll 1A los trolls les gusta liderar la ira, a cualquier nivel.

Los padres troll también se caracterizan por su talante desafiante y por mostrar una cierta poca madurez. Sirva como buen ejemplo para ilustrar esta simpática tipología esta noticia, aparecida en The Guardian y titulada: “Directora de colegio pide a los padres que dejen de acompañar a sus hijos en pijama”. El diario cuenta que en la Skerne Park Academy, un centro de Primaria de Darlington, en el Reino Unido, se ha detectado “un incremento de padres y madres que llevaban a sus críos al colegio vistiendo bata, pijama y, en ocasiones, zapatillas”. Algunos, continúa el texto, “incluso llevan esta indumentaria en las reuniones de curso y asambleas generales”. Los pijameros, detalla The Guardian, son unos 50 progenitores de una escuela de 450 niños.

Con educación británica, la directora pidió por carta a padres y madres que, por favor, encontraran el tiempo de vestirse por las mañanas “con ropa apropiada a las condiciones climáticas” y dejasen de acompañar a sus hijos en pijama. De este modo se creaba un buen ejemplo para los niños. “Está muy bien tener derecho a hacer lo que uno quiera pero estamos tratando de mejorar los estándars en el colegio: no creo que sea exagerado pedirles a los padres que se duchen y se vistan para venir aquí”, explicó la responsable.

En general, cuenta la directora, la respuesta ha sido positiva a excepción, por supuesto, de ese medio centenar de progenitores que regularmente van en pijama y a los cuales les ha molestado sobremanera el aviso. De hecho, el día después (y me apuesto que organizados por un grupo de WhatsApp), unos 50 padres se presentaron, deliberadamente, en pijama en el cole, reivindicando, imagino, “el derecho a llevar pijama para acompañar a sus hijos al colegio”.

pijamas cole 2Pie de foto de The Guardian: “Connie, que tiene una sobrina en el colegio, se vistió con bata y zapatillas como protesta por la carta de la directora”.

La directora asegura que cree que hizo lo correcto. “Era hora de dar un toque de atención”, dice, para añadir que los que más se han ofendido por su carta son “los dos padres de siempre, los eternamente contrariados”. Los padres troll, vaya.

 

2 comentarios en “LOS PADRES “TROLL” TAMBIÉN VAN EN PIJAMA AL COLEGIO

  1. La pijama, es una prenda sagrada, pienso yo, como indumentaria apropiada para utilizarla en la casa a tiempo del descanso nocturno, además sería antihigiénico y algo grotezco llevarla a la calle y luego a la cama, incluyendo las sandalias, inclusive, al comedor debe sentarse limpio y vestido apropiadamente, es una norma básica de orden y aseo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s