HIPERNIÑOS: ¿hijos perfectos o hipohijos?

Este es el título de mi nuevo libro, que se publica esta semana, también en la editorial Plataforma. Surge a raíz de todo lo que he vivido desde que publiqué, en 2016, Hiperpaternidad, del modelo mueble al modelo altar, que despertó mucha atención mediática porque, básicamente, la hiperpaternidad está entre nosotros.Desde entonces, no he parado. He seguido leyendo, escuchando y escribiendo sobre las características y consecuencias de esta crianza sobreprotectora e hiperasistida, en la que se rinde un verdadero culto a la descendencia, colocando al niño en un altar doméstico. Una crianza que, con la mejor de las intenciones, arrebata a los hijos algo tan fundamental como es la adquisición de la autonomía: los convierte en hiponiños.

También he participando en charlas en escuelas de toda España y en foros educativos, además de en entrevistas y reportajes, tanto de España como de Latinoamérica. A través de este blog he recibido montones de visitas y comentarios sobre el fenómeno de los hiperpadres, que me han sido de mucha utilidad.

Captura de pantalla 2018-02-06 a la(s) 17.11.13

LA HIPERPATERNIDAD, EN GOOGLE

He visto, en definitiva, como la hiperpaternidad continua avanzando y, también aquí, se cuela en lugares que antes significaban el paso a la vida adulta, como la universidad. Como adopta formas más alternativas —la cada vez más extendida «crianza de apego», a la que dedico un capítulo— y como afecta cada vez más a las familias. En especial, a las madres que practican esta crianza intensiva y que, curiosamente, tienden a sentirse más infelices cuando pasan tiempo con sus hijos; algo que se ha demostrado incluso académicamente.

El término se ha popularizado y la hiperpaternidad es cada vez más patente: tanto en las escuelas (el impacto en de los hiperpadres en las aulas se aborda en el libro); como en las consultas de los psicólogos, en el universo de las las redes sociales (el “sharenting” es una práctica cada vez más extendida y cuestionada) e, incluso, en la ficción televisiva: una madre híper protagoniza un episodio de la serie futurista Black Mirror, en Netflix, llamado Arkangel. La mujer decide instalar un chip en el cerebro de su hija que, conectado a un iPad, le permite ver y escuchar todo lo que la niña hace. Además, el implante le permite pixelar cualquier cosa que cause desazón a la niña, por lo que esta ni experimenta el miedo ni se frustra, que es uno de los grandes temores de los hiperpadres. Como pueden imaginarse, cuando la hija llega a la adolescencia, la cosa acaba mal.

Captura de pantalla 2018-02-06 a la(s) 16.58.58

Fotograma de Arkangel, dirigido por Jodie Foster. Es el momento en el que a la hija le implementan el chip que permitirá que la madre la controle completamente.

De las consecuencias de la hiperpaternidad en la adolescencia hablo en mi nuevo libro y de lo que aquí ya se conoce como «generación blandita» (o «copo de nieve», en países anglosajones). Una generación caracterizada, entre otros, por tener una bajísima tolerancia a la frustración y un miedo tremendo a equivocarse, a fallar.

La gestión de la tolerancia a la frustración, la confusión entre autoestima y narcisismo, la relación entre familia y escuela y la normalización del estrés en la infancia —con niños con agendas de ejecutivo desde parvulario y sin tiempo para jugar— son otros de los temas que trato en Hiperniños, donde también me he documentado de forma bastante exhaustiva —no soy experta, sino periodista.

Sin embargo, mi experiencia con los hiperpadres y los hiperhijos me ha enseñado algunas cosas respecto a la crianza. Son pocas, pero concisas, así que me permito compartirlas con ustedes, como también les comparto la Introducción al nuevo libro, HIPERNIÑOS. Espero que ambas les sean de utilidad y/o agrado. Y si son las dos cosas, ¡mucho mejor!

Sobreproteger es desproteger. La educación es un proceso a largo plazo y, en parte, se basa en dejar ir, ya que uno de sus objetivos debería ser la adquisición de autonomía de los hijos, algo fundamental.

— En la crianza, los límites son tan importantes como el afecto: uno no es un mal padre, ni un dictador, por decir «no» de vez en cuando; al revés.

La baja tolerancia a la frustración no es una enfermedad crónica: el tolerar la frustración puede entrenarse y va a ser muy útil, porque la vida está salpicada de pequeñas y grandes frustraciones.

—  Ser feliz requiere carácter. Y para ello, los hijos no solo se necesitan conocimientos académicos y un aluvión de «experiencias mágicas» (¡normalmente carísimas!), sino habilidades como son la valentía, la empatía y la curiosidad. Sin olvidar el tiempo para jugar, cada vez más escaso.

— A muchos padres y madres les encanta explicar, ya sea de forma explícita o disimulada, lo perfectos que son ellos y sus hijos. Evite creerlos y/o compararse y confíe: en usted y en sus hijos. Además, la perfección, salvo en la naturaleza o en alguna obra de arte, no existe.

En conclusión: hay que apostar por educar personas, no hiperniños. ¿Empezamos?

 

Anuncios

3 comentarios en “HIPERNIÑOS: ¿hijos perfectos o hipohijos?

  1. Hola Eva!

    Acabo de leer la introducción de “Hiperniños” y, literalmente, he llorado al comprobar que no estoy sola en el planeta “niño”. Verás: soy madre de dos hijos (casi 14 y casi 9 años) a los que hemos intentado (e intentamos) educar en el esfuerzo, en la humanidad, en la compasión, con educación y límites. Mi hijo mayor ha llegado a decirme “tú eres la madre del NO”, y cuando era pequeño quería cambiarse a la familia de un compañero de clase “al que se lo compraban todo” (también le pegaban bofetones…). Como madre, me encuentro en una especie de “isla desierta”, pero a ello se añaden dos circunstancias más:  La primera es que soy propietaria de una pequeña escuela de inglés extraescolar para niños, con unos 300 alumnos. Cada día veo y oigo cosas que “me abren las carnes” y que superan todo lo imaginable. Mis informes están siempre en la línea diplomática (y nada sincera), dado que cuando he osado decir alguna verdad acerca de las aptitudes y/o actitudes de algún niño a sus padres “me ha caído la del pulpo”. Siempre, siempre, “mi hijo, no”. La segunda, y una gran novedad, ha sido introducirme este curso en el maravilloso mundo de las AMPA y de las comisiones de padres en una escuela en la que intentamos prestar nuestros servicios. Lo que estamos viendo y oyendo es de “aurora boreal”.  A ratos, voy escribiendo las anécdotas de nuestro día a día para no olvidar ninguna de las que me parecen más increíbles. Si algún día quieres material para alguno de tus libros y/o artículos y/o blog, gustosamente te cedería lo que necesites.  Sólo me queda felicitarte por “Hiperpaternidad” que ha sido, durante mucho tiempo, mi libro de cabecera, que leo y releo cuando creo que estoy sola en este mundo de madres y padres “mi-hijo-no” desconcertantes para mí. Espero que “Hiperniños” forme parte también de mi mesita de noche como libro de consulta continua. Toda mi admiración y un gran abrazo, Ana 

    Me gusta

    • Hola Ana, primero de todo, muchas gracias por tu comentario tan generoso. Me alegro que te haya gustado el primer capítulo y espero que te guste el resto del libro; la verdad es que yo estoy muy contenta. Y… ¡no estás sola! Somos muchas las madres que queremos criar personas, no hijos perfectos. Me encantaría hablar contigo un día. Escríbeme si quieres a mi e-mail (evamillet@yahoo.es) y yo te contacto. Un abrazo, Eva

      Me gusta

  2. Pingback: Black mirror: el reflejo oscuro de los “híperpadres” criando hijos perfectos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s