¡Socorro, soy del AMPA! (la asociación de madres y padres de la escuela)

SOS AMPA 5Creo que todo aquel o aquella que sea o haya sido miembr@ activo de una asociación de padres de una escuela entenderá el titular de esta entrada. El AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos), AFA (Asociación de Familias, en escuelas más progresistas) o APA (Asociación de Padres, a secas, habitual en escuelas concertadas y religiosas), es una entidad que despierta todo tipo de  pasiones, destacando sin embargo la relación amor-odio con la entidad, tanto entre sus miembr@s activos como entre los padres asociados.SOS AFA 6

En la actualidad formo parte de la Junta de un AFA, pero trataré de no perder la objetividad en este escrito. Porque las ampas (empecemos por sus aspectos positivos y utilizando el nombre más clásico), son muy importantes en el funcionamento de la escuela. En especial en estos años de crisis, en los que se han recortado a destajo los recursos. Ello ha derivado en que, en muchas ocasiones, las ampas han servido de soporte extraordinario a los colegios, ayudándolos tanto en la compra de material como en tareas de mantenimiento, becas y gestión de crisis varias.

Muchas asociaciones de padres gestionan asimismo el comedor escolar y las actividades extracurriculares. También pueden encargarse de la compra y reciclaje de los libros de texto. La mayoría son también las responsables de las fiestas que, por lo menos en estos lares, son un evento importantísimo en la vida social escolar. En el Consejo Escolar, el máximo órgano consultivo de los centros, tiene que haber –además de los representantes de padres y madres–, un miembro del Ampa.

Como asociaciones que son, las ampas tienen estatutos, asambleas, comisiones y elecciones. Presidentes, tesoreros, secretarios y una Junta con sus debidos miembros, responsables de las diferentes comisiones. Estas ultimas pueden ser de todo tipo: de las clásicas comedor, fiestas y extraescolares a las ya más especializadas, como colonias de verano, reciclaje de libros, apoyo a la diversidad, acción social, género, sostenibilidad, etc. (mi favorita es la Comisió de la geganta, que existe en alguna escuela barcelonesa y responde a la tradición local de los gegants: esta comisión se encarga del mantenimiento de su giganta y sus salidas en diversas fiestas).

SOS AMPA 2La geganta de un AMPA barcelonesa

Hay ampas muy ocupadas, que mueven una importante suma de fondos anuales y se involucran en cantidad de cosas. Otras, tienen un papel más discreto dentro del funcionamiento escolar. Algunas actúan con total transparencia y presentan sus cuentas anuales. Otras, sencillamente, no lo hacen. Incluso, hay casos de corrupción, como el de esta noticia de LA VANGUARDIA (Una pareja de padres, acusada de llevarse el dinero de su AMPA), que explicaba cómo un AMPA estaba en quiebra por el supuesto desfalco de 86.000€ que hizo el entonces presidente de la entidad y la tesorera –su mujer–.

Captura de pantalla 2015-09-20 a las 18.43.12Hay ampas que funcionan como clubs exclusivos, donde los miembros de la Junta parecen pasárselo bomba en petit-comité, y otras que batallan por tener más padres voluntarios. Porque estas son asociaciones sin ánimo de lucro y, por supuesto, sin remuneración alguna: se trabaja por amor al arte, a los hijos, al mundo asociativo o a la humanidad en general (cada uno tiene una razón secreta para ser miembro de la Junta de un Ampa).

SOS AMPA 3Y se puede llegar a trabajar bastante… Yo he visto forrar centenares de libros, organizar al milímetro una fiesta impresionante, de tres días, servir chocolate con melindros para cuatrocientas personas, presentar power-points con proyectos de mejora de la escuela y que estos se materialicen, organizar viajes de fin de curso… Las ampas son una muestra de que el ser humano puede ser altruista, solidario, simpatiquísimo y trabajador pero, también, desagradecido, incomprendido, borde y ególatra. Porque en estas entidades también se dan egos desmedidos, discusiones interminables, grupos de whatsapp que echan humo, críticas internas y externas, traiciones y lealtades infinitas.

Como sucede en la vida, en las ampas, en general, se reciben más quejas que cumplidos por parte del público que utiliza sus servicios. También se soportan monólogos durante las reuniones de la Junta, donde pueden darse asimismo encendidas discusiones y amenas charlas. Hay gente muy competente y gente incompetente. Los que proponen mil ideas y pretenden que otros las materialicen y los que hacen cosas con eficacia y discreción. Gente que hace corrillos y gente que dice las cosas a la cara. Gente autoritaria y gente que quiere someter a votación absolutamente todo. Gente que lamenta estar allí pero que tampoco quiere irse, con el resultado de puestos y caras que se eternizan…  En cierto modo, un AMPA es como un microcosmos de nuestra política, con todo lo bueno y lo malo que ello representa.

 

4 comentarios en “¡Socorro, soy del AMPA! (la asociación de madres y padres de la escuela)

  1. Yo he sido recientemente miembro de un Ampa y a la primera oportunidad que tuve me fui, en mi caso entramos todas con muchas ganas e ilusión por hacer cosas bonitas para los niños y ayudar al centro a llevar a cabo cosas que nos beneficiarían a todos.
    Creíamos en un Ampa abierto donde tódo el mundo pudiese participar por que según se decía la junta directiva del Ampa anterior no dejaba que los padres participasen… finalmente fue lo contrario, algún miembro subersivo calentaba a las demás criticando a la institucion del Centro (y a unas contra otras), cierto es… que el Centro en cuestión es bastante estanco a las nuevas ideas que se le proponían, eso ocasionaba grandes desacuerdos entre el Centro y el Ampa y entre los mienbros del Ampa, lo que en principio era algo bonito acabó siendo un Ampa cerrado, los asociados no podían saber nada, no podían colaborar, las excursiones eran tratadas como el más celoso de los secretos, nadie podía proponer nada nuevo y las quejas de los padres fueron totalmente desatendidas por parte del Ampa, desantendidas y criticadas (como madre no me gustaba que se le tratase así a padres que pagaban su cuota y que eran totalmente ignorados). Lo que sí había eran reuniones periódicas obligatorias de sus miembros y exigencias por parte de la dirección del Ampa, cualquier día a cualquier hora.. En mi caso, me ocasionaba grandes problemas personales, a mi negativa de que mi vida girase alrrededor del Ampa (yo consideraba que el Ampa era una labor personal, social y altruista, me llegaron a decir que el Ampa era un trabajo y que por lo tanto tenía que poner mis horas libres al servicio del mismo) se me apartó totalmente del mismo por lo que opté por denunciar. A mi no me merecía la pena…
    Entiendo que no todos los casos son como el mío y que si hay Ampas que hacen una gran labor, que son integradoras y que hacen cosas fantásticas para los padres, niños e instituciones docentes, ojalá todos fuesen así.

    Me gusta

    • Hola, primero de todo, gracias por comentario. En cierto modo, el mundo de las ampas es un microcosmos del mundo de la política; hay tanto gente con voluntad de ayudar como gente con egos desbocados y que ven a esta asociación como un instrumento para su interés propio no para el bien común. También es habitual que se cree un ambiente de confrontación ampa/escuela, que no favorece a nadie. ¡Y todo esto siendo una labor voluntaria! Debo decir que yo dimití unos meses después de hacer el post que has leído y mi vida es mucho más tranquila desde entonces. Espero que para ti sea igual. Un saludo y gracias por tu comentario, Eva

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s