MÓVIL EN FAMILIA: DOS USOS PRÁCTICOS.

Tengo dos hijos y, lo confieso, los dos tienen móvil. Desde los doce años, que es cuando empezaron el instituto y les dimos el preciado aparatito; gesto que se está convirtiendo en un rito de pasaje postmoderno. Si nos comparamos con otras familias de la anterior escuela, fuimos de los últimos —la mayoría de compañeros…