Destacada

LA HIPERPATERNIDAD en los MEDIOS

Desde que publiqué el libro HIPERPATERNIDAD — Del modelo mueble al modelo altar (Plataforma Actual) y, más recientemente, HIPERNIÑOS: ¿hijos perfectos o hipohijos?, el interés mediático ha sido muy intenso. Aquí adjunto un listado de entrevistas, reportajes y artículos sobre el tema publicados a raíz del libro. Aprovecho para agradecer el trabajo de la estupenda Laura Villarreal, de prensa de Plataforma, y a todos los periodistas y medios de comunicación que se han interesado por la hiperpaternidad, que hasta tiene #hagstag en Twitter y todo: #hiperpaternidad.
EL PAIS/APRENDEMOS JUNTOS.
Mi participación “Sobreproteger a los niños es desprotegerlos” en la plataforma Aprendemos Juntos sumaba cerca de 30 millones de visualizaciones en octubre de 2020.
Captura de pantalla 2018-12-14 a las 12.25.48
CHARLA EL PERIÓDICO/BBVA
Captura de pantalla 2019-12-20 a las 12.05.25
______________________________________________
DIARIO ABC — ENTREVISTA
captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-19-37-09
______________________________________________
EL PAÍS — Columna opinión

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.18.48

‘HIPOMADRES’ — LUZ SANCHEZ MELLADO
______________________________________________
Entrevista en LA MAÑANA DE TVE1 (1.44′) 
captura-de-pantalla-2017-03-02-a-las-16-23-28
_____________________________________________
CADENA SER, HOY POR HOY, entrevista
HOY POR HOY CADENA SER
______________________________________________
DIARI ARA, entrevistas:  2018castellano  2018català — 2016castellano  2016català 
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.20.25
______________________________________________
EL PAÍS — CRÓNICA 
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 12.52.55
______________________________________________
ELLE — ¿Es tu hijo un hipohijo? 
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 12.56.23
______________________________________________
EFE SALUD — REPORTAJE
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.05.14
______________________________________________
TVE CATALUNYA — NOMS PROPIS
Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.30.17
______________________________________________
EL MUNDO —  «Niños blanditos»
captura-de-pantalla-2017-01-12-a-las-15-16-45
______________________________________________
DIARIO DE MALLORCA, ENTREVISTA de Matías Vallés
Captura de pantalla 2016-05-23 a la(s) 13.54.31 copia
______________________________________________
RADIO NACIONAL DE ESPAÑA  —  entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-32-21

CANTO GRILLO RTVE HIPERPATERNIDAD
____________________________________________
LA VANGUARDIA/GIARDINETTO SESSIONS — link 
LA VANGUARDIA
______________________________________________
SEMANARIO LA VERITÀ, entrevista link y PDF La Verità_31.01.2019
Captura de pantalla 2019-02-05 a las 17.41.02
PRENSA ESCRITA y DIGITAL
EL PAÍS — reportaje 
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.04.12
____________________________________________________________________________________________
DIARIO ABC — ENTREVISTA
Captura de pantalla 2018-02-26 a la(s) 11.41.59
____________________________________________________________________________________________
DIARIO EL MUNDO — reportaje
Captura de pantalla 2018-03-23 a la(s) 12.49.37
____________________________________________________________________________________________
LA VOZ DE GALICIA, entrevista y reportaje
EVA LA VOZ
______________________________________________
EDITORIAL DIARI ARA — Hijos perfectamente maleducados

Captura de pantalla 2018-03-06 a la(s) 19.40.22

«Uno de los artículos que más lecturas ha tenido en la historia del diario ARA es una entrevista de Lara Bonilla a la periodista Eva Millet. Especializada en temas de educación, Millet hizo diana con un libro sobre la «hiperpaternidad». Todos sabemos lo que es, pero ninguno de nosotros nos queremos reconocer. Millet recomendaba que dejáramos de preguntarlo todos a los hijos, porque una familia no es una institución democrática. La responsabilidad de los padres es hacer de padres. Dialogando, pero sin quedar esclavizados por nuestros queridos emperadores. El acierto de Millet es recordarnos donde está la justa medida, el sentido común, el equilibrio tan deseado y tan fugaz. Ahora Millet ha escrito un nuevo libro donde observa a los «hiperniños» y vuelve a acertar: «Prefiero que mi hijo diga buenos días y gracias que no que toque el piano a los cinco años». Las mejores ideas a menudo tienen apariencia de obviedad. Millet tiene esta capacidad. Pone frente al espejo a muchas madres y muchos padres sobreprotectores capaces de asfixiar al niño en pos de su perfección académica, deportiva, física. Estos hiperpadres consiguen hipohijos, adolescentes que simulan vidas perfectas en Instagram. Paisajes maravillosos, sonrisas impostadas, cabelleras impecables. Si queremos hijos con capacidad de adaptación y resistencia a la frustración los tendremos que convertir primero en ciudadanos ocupados en ser y no en paracer. Enseñarlos a respetarse y a respetar. Y como hoy nieva, que empiecen por fotografiar lo que les rodea y no hacerse un selfie./
______________________________________________
IL GIORNALE — «Basta con gli ipergenitori (e avremo famiglie migliori)»
Captura de pantalla 2019-10-02 a las 20.04.53
______________________________________________
DIARIO LA RAZÓN — ENTREVISTA
Captura de pantalla 2018-03-06 a la(s) 19.35.03____________________________
______________________________________________VILA WEB — entrevista 
Captura de pantalla 2018-03-23 a la(s) 13.01.34
______________________________________________
EL DIARIO. ES — entrevista
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.53.32
______________________________________________
REVISTA YOROkOBU — reportaje
Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.11.04
______________________________________________
ARA CRIATURES evamilletaracriatures
captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-15-40
______________________________________________
REVISTA YO DONA, EL MUNDO, opinión 

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-35-20

YO DONA, EL MUNDO
______________________________________________
SELECCIONES READER’S DIGEST —
PORTADA
___________________________________________
CUADERNOS DE PEDAGOGÍA — reseña
captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-13-50-02
___________________________________________
EL PAÍS/ICON  – REPORTAJE
EL PAIS/ICON
___________________________________________
LA VANGUARDIA — artículo
HIPERPATERNIDAD LA VANGUARDIA
— Reportaje: «Móvil, un intrusto en la crianza»; a partir del FÒRUM INTERXARXES 2017, en el que participé.
— Reportaje: «Dificultades actuales de madres y padres en la educación», de José Ramón Ubieto en la edición digital de La Vanguardia.
___________________________________________
ARA — DOSSIER HIPERPATERNIDAD

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-37-16

Com diu la periodista Eva Millet, responsable de la popularització del terme hiperpaternitat, hem passat de tenir fills moble, a qui fèiem poc cas, a tenir fills altar, als quals venerem.
___________________________________________
EL MUNDO – reportaje

HIPERPATERNIDAD EL MUNDO

También en EL MUNDO digital
___________________________________________
DIARIO DE LA EDUCACIÓN — REPORTAJE

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.27.42

Reportaje de Saray Marqués
___________________________________________
ABC FAMILIA — reportaje

Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 12.29.42

ABC CEU VALENCIA
___________________________________________
REVISTA PERFILES (ONCE) — entrevista 
captura-de-pantalla-2017-01-10-a-las-16-16-34
______________________________________________
DIARI DE L’EDUCACIÓ – ENTREVISTA
DIARI EDUCACION
_____________________________________________
EL MUNDO — 5 TEMAS QUE PREOCUPARON A LOS PADRES EN 2016
captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-05-37
______________________________________________
LA VOZ DE GALICIA — REPORTAJE
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.06.52
______________________________________________
LA VOZ DE GALICIA — follow-up
ENCUESTA VOZ DE GALICIA
_____________________________________________
ABC/MUJER HOY — REPORTAJE
ABC MUJER HOY
______________________________________________
REVISTA VOGUE – opinión
VOGUE
______________________________________________
REVISTA TELVA – Reportaje 
TELVA
______________________________________________
AGENCIA EFE – REPORTAJE
EFE SALUD HIPERPATERNIDAD
______________________________________________
ARA CRIATURES – REPORTAJE 
Captura de pantalla 2016-05-23 a la(s) 13.45.45
______________________________________________
REVISTA DIEZ MINUTOS, reportaje
_____________________________________________
REVISTA TRENDENCIASReportaje 
captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-12-58-19
______________________________________________
EL CRITIC — entrevista
Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.10.25
___________________________________________
DIARIO LA RIOJA — entrevistacaptura-de-pantalla-2016-12-18-a-las-11-17-47
___________________________________________
REVISTA SER PADRES – Reportaje
SER PADRES
Y a partir de la CHARLA EDUTALKS en la escuela CEU MONTEPRÍNCIPE, en Madrid.
____________________________
LA VANGUARDIA – DIEZ LIBROS PARA SANT JORDI QUE TE CAMBIARÁN LA VIDA
la vanguardia SANT JORDI
____________________________
REVISTA EL TRIANGLE — entrevista captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-19-41-20
____________________________
REVISTA FAPEL — entrevista
captura-de-pantalla-2016-11-11-a-las-16-35-16
____________________________
ENTREVISTA EN — REVISTA MAGISTERIO
Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 13.36.13
____________________________
OBJETIVO BIENESTAR – REPORTAJE
OBJETIVO BIENESTAR
____________________________
FARO DE VIGO – ENTREVISTA
FARO DE VIGO
____________________________
REPORTAJE REVISTA SER PADRES —  SOBREPROTEGIDOS

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.15.35

SER PADRES — SOBREPROTEGIDOS
____________________________
REVISTA CLARA – HIPERPATERNIDAD 
CLARA
____________________________
PSICOLOGÍA PRÁCTICA – Reportaje
PSICOLOGIA PRÁTICA____________________________
DIARI DE GIRONA – entrevista
DIARI GIRONA
____________________________
REVISTA EROSKI CONSUMER 
captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-28-39
____________________________
REVISTA HACER FAMILIA (CHILE)

Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 12.22.39

HACER FAMILIA (Chile)
GRUPO EL MERCURIO (CHILE) Reportajecaptura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-17-58-39
____________________________
LA NUEVA MUJER (MÉXICO) – REPORTAJE
  • EN MEXICO, NUEVA MUJER_______________________MONTEVIDEO PORTAL (URUGUAY) – ArtículoMONTEVIDEO PORTAL_______________________LA PRENSA (HONDURAS) — artículo la prensa Honduras_______________________LA GACETA DE TUCUMÁN (ARGENTINA)- REPORTAJE
GACETA TUCUMAN. ARGENTINA
_______________________
DIARIO LIBRE (República Dominicana) — artículo opinión
_______________________
LAS PROVINCIAS (Venezuela)— Reportaje
LAS PROVINCIAS
_______________________
LA CIUDAD, URUGUAY
  • captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-35-22_______________________INFOBAE — (Argentina) reportajecaptura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-20-12_______________________La OPINIÓN, BOLIVIA — artículo Captura de pantalla 2016-06-20 a la(s) 13.49.11
PROGRAMAS DE RADIO
LAS MAÑANAS DE RADIO NACIONAL DE ESPAÑA (a partir ’27)
RAC 1 TOT ES POSSIBLE
_______________________
RADIO 5 – ENTREVISTA PROGRAMA EDUCAR PARA LA PAZ
EDUCAR PARA LA PAZ RADIO 5
_______________________
SER – ENTREVISTA «QUÈ VOLS SER»
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 15.47.02
_______________________
_______________________
RADIO EUSKADI – En la tertulia del programa BOULEVARD.
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.11.27
follow-up en RADIO EUSKADI: «Del padre helicóptero al padre submarino»
_______________________
RNE – radio 4 – ENTREVISTA EN  PROGRAMA LLETRA LLIGADA
Radio 4
_______________________
RADIO CANAL EXTREMADURA – TERTULIA
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.14.01
_______________________
RADIO CANAL EXTREMADURA — programa fin de semana
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 15.43.10
_______________________
RADIO SOL — ¿Te consideras un padre helicóptero? y  EN LA TERTULIA del programa Diverpapis
SER CATALUNYA
______________________________________________
ONDA CERO SUR — entrevista  
______________________________________________
RNE – R4 ENTREVISTA en programa ANEM DE TARDA
ANEM DE TARDA
MURCIA EN LA ONDA — entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-21-34

ONDa cero, MURCIA
_____________________________________________
RCN RADIO, Colombia — entrevista
captura-de-pantalla-2017-01-17-a-las-09-36-11
Y otra entrevista aquí
___________________________________________
Radio Caracol, COLOMBIA — reportaje
Captura de pantalla 2016-06-20 a la(s) 13.42.12
_______________________
En la emisora mexicana grupo Radio Centro
captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-23-20
TELEVISIÓN
Entrevista en LA MAÑANA DE TVE1 (1h 14′)
HIPERPATERNIDAD TV3
______________________________________________
ANEM DE TARDA de TVE Catalunya — debate (a partir minuto 32′)
captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-25-19
_____________________________________________
En ESPEJO PÚBLICO, DE ANTENA 3 TV
ANTENA 3
______________________________________________
En el canal de la revista HACER FAMILIA — reportaje 

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.09.00

ENTREVISTA REVISTA HACER FAMILIA — BRITISH COUNCIL MADRID
_______________________
En la televisión argentina, CANAL 13  Miguel Espeche
  • TV ARGENTINA HIPERPADRES
_______________________
En programa TARDEO – TV MURCIANA

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-26-36

TARDEO TV MURCIANA
_______________________
EN NTN24— entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-44-06

NTN24
_______________________
En AZTECA TELEVISIÓN 

AZTECA TV

Cargando no solo la mochila: también al hijo. La hiperpaternidad,también en México.
Y en blogs —algunas muestras—  y en recomendaciones de libreros y lectores. ¡Gracias!
captura-de-pantalla-2016-10-28-a-las-12-58-32
_______________________
LA SUPERNANNY ESPAÑOLA, EN CADENA DIAL
  • Captura de pantalla 2017-06-18 a la(s) 13.04.59_______________________ LA CENTRAL ¡RECOMIENDA!LA CENTRAL RECOMIENDA_______________________ BLOG FUNDACIÓN CET, ENTREVISTA Captura de pantalla 2017-05-07 a la(s) 13.28.46_______________________EL FILÓSOFO Y PEDAGOGO GREGORIO LURI: «Un gran libro»
luri-copia
 _______________________
EN EL FACEBOOK DE SPARKS & ROCKETS

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-17-59-19

«Su libro me encantó» GRACIAS!
CARMEN SERRAT VALERA
BERTA/SMARTICK
el blog del teacher
captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-31-17
EL PORTAL DEL HOMBRE
  • Y un amabilísimo lector. «Si tienes hijos, léelo ya. Muy recomendable»
Tweet lector
  • La periodista Marta Ricart: «Está muy bien tu libro, Eva, y se lee muy bien con los ejemplos que salen. Lo recomiendo a todo el mundo».
MARTA RICART
  • En el rincón de  padres de la Biblioteca de Alcanar.b
  • Una lectora entusiasmada:
MAR ARABÍA RECOMENDACIÓN
Y EN LAS LISTAS DE LOS MÁS VENDIDOS!
ABACUS + VENDIDOS
MÁS VENDIDOS

No le doy el pecho a mi hijo, ¿será sano y feliz?

Nadie discute que la lactancia materna es muy beneficiosa. Sin embargo, empiezan a surgir voces que cuestionan la implementación de esta práctica como ÚNICA vía para conseguir una crianza satisfactoria. Os comparto el tema que he escrito sobre esto, publicado en la sección de Parenting en Magazine de La Vanguardia:

Cuando nació su primera hija, hace diez años, a Emma, la lactancia no le funcionó. “Tuve mastitis y rozaduras en el pezón. Y, aunque le daba el pecho cada hora y media, noches incluidas, mi hija lloraba y lloraba de hambre… Yo no entendía nada. ¿Esto es la maternidad? Sin dormir, los pechos destrozados, con mastitis, fiebre de 40 grados. La comadrona me decía que tenía que persistir, que lo que me sucedía era por ‘una cuestión de carácter’… ¡de la madre! Fue quien me hizo sentir peor”.

En medio de aquella situación extenuante, a Emma le asaltaron una certeza y una pregunta: “Hay lactancias que son malas. ¿Cómo es que parece como que no hay resquicio para ellas?”. Algo similar le sucedió, hace unos meses, a Mónica, cuando nació su bebé. Pese a que contrató a una asesora de lactancia —perfil profesional cada vez más demandado—, tampoco pudo darle el pecho a su hija. Hoy comenta, aún sorprendida que se informó muchísimo sobre la maternidad pero: “No sabía que pudiesen haber problemas con la lactancia”.

Las dos acabaron dando el biberón. Y a ambas, esta opción les hizo sentirse mal. Emma dice que la primera vez que se lo dio, cuando su hija tenía cuatro meses: “Me sentía tan culpable que parecía que le estaba poniendo lejía”. Sin embargo, también recuerda, todavía maravillada, “que la niña se quedó dormida, panza arriba, tres horas seguidas… ¡No lo había hecho en la vida!”.

Los casos de Emma y Mónica son anecdóticos, no son datos, pero reúnen dos aspectos clave en las maternidades actuales. Por un lado, que la lactancia no siempre es fácil, aunque la narrativa diga que es natural e instintiva. Por otro, la demonización del que, hasta hace relativamente poco, era un medio de alimentación completamente respetable: el biberón.

A esto último ha contribuido un movimiento, llamado lactivismo, que considera que la única forma válida de alimentación para el bebé es la lactancia materna. Su afán es tal que sus críticos le acusan de ejercer excesiva presión sobre las madres en una opción que debería ser personal y respetada.

Los orígenes del lactivismo están vinculados a la creación, en 1956, de La Leche League; una organización fundada por un grupo de siete amas de casa de Illinois que reivindicaban la vuelta a la práctica de lo que llamaron “el arte femenino de amantar”. Muy religiosas, entre todas sumaban 56 hijos y creían que la lactancia era el designio de Dios: un deber moral, imprescindible para conseguir un vínculo con el bebé. En ese momento, sin embargo, las estadounidenses estaban bastante alejadas del designio divino: la gran mayoría optaban por la lactancia artificial, método que les había permitido alimentar a sus hijos de forma segura y tener vidas fuera del hogar.

Porque, aunque suene a una herejía, históricamente no todas las mujeres han querido dar de mamar. Así lo explica la feminista Beatriz Gimeno en su ensayo La lactancia materna, Política e identidad (Cátedra) donde, entre otros, desgrana el papel fundamental de las nodrizas. Una figura ya documentada en el antiguo Egipto y que no desapareció hasta la consolidación de la leche de fórmula, en el siglo XX.

Hoy las cosas han cambiado mucho en la crianza, que en el mundo desarrollado, con demografías a la baja, ha puesto al niño en el centro. Conseguir el vínculo con el hijo —que antes no preocupaba a las madres—, se ha convertido en un objetivo. Por ello muchas practican la llamada “crianza de apego”, que tiene como uno de sus pilares la lactancia exclusiva y a demanda. En estos cambios sociales ha influido La Leche League, cuya expansión ha sido remarcable: hoy tiene con presencia en más de 80 países, una gran red de voluntarias e interlocución directa con la OMS. Su misión, sin embargo, es la misma: fomentar la lactancia natural, cueste lo que cueste.

Pero hay circunstancias en las que el pecho no puede ser lo mejor. La lactancia no siempre sucede. Más allá de las cuestiones psicológicas, hay mujeres que físicamente, no pueden. En 1990, la doctora Marianne Neifert, de la Universidad de Colorado, dirigió un estudio que concluía que un 15% de las madres no producían leche suficiente tres semanas después del parto. En un artículo posterior, titulado Prevention of Breastfeeding Tragedies, alertaba que una lactancia inadecuada, si no se controla a tiempo, puede ser crítica para el desarrollo del bebé, llegando, incluso, a poner en peligro su vida. Neifert ha dedicado su vida a promover y estudiar la lactancia, pero por eso señaló que la reticencia a decir algo negativo sobre ella, por miedo a interferir en su promoción: “Contribuye a una conspiración de silencio que impide la comprensión del problema”.

La noción de que se debe dar de mamar, a toda costa, empieza a ser cuestionada, tanto por madres como por profesionales de la salud. Son voces aisladas y algunas han recibido respuestas furibundas. Es el caso del doctor José Maria González Cano, exjefe del servicio de Pediatría del Hospital General de Castellón quien, en 2015 escribió un libro Víctimas de la lactancia materna ¡Ni dogmatismos ni trincheras! (Ediciones intrépidas), donde argumentaba que en países desarrollados, como España, no es necesaria una lactancia tan intensiva y prolongada. El médico sostenía que la presión por dar el pecho ha derivado en una obsesión, que puede perjudicar tanto al bebé como a la madre.

Con una premisa similar nació en Estados Unidos Fed is Best (alimentar es mejor); fundación que considera que el principal objetivo no debería ser si el bebé se alimenta con leche materna o leche artificial, si no… si se alimenta. Punto. Sus responsables también piden dejar de estigmatizar a las que dan el biberón, algo que ocurre en nuestros lares: madres que, por vergüenza, lo dan a escondidas.

Pero la polarización teta/biberón continúa. En parte porque, como señala la socióloga canadiense Courtney Jung —autora de Lactivism (Basic Books) —, la influencia de este movimiento ha hecho que dar el pecho: “Ya no sea una manera de alimentar al bebé; se ha convertido en un indicador moral que distingue a los buenos de los malos padres”, escribe. A este indicador moral se le han añadido los argumentos científicos: las virtudes de la leche materna (apodada el “oro líquido”), parecen inagotables.

En sintonía con los tiempos, la forma de divulgar los beneficios de la lactancia ha cambiado: se informa de un modo contundente, comparando niños alimentados con leche materna y niños no alimentados así. Este es el enfoque de la Asociación Española de Pediatría que en sus Recomendaciones sobre la lactancia materna señala: “El mayor riesgo de numerosos problemas de salud” en los niños alimentados con leches artificiales.

La lista pone los pelos de punta: los riesgos van de la muerte súbita del lactante a padecer infecciones gastrointestinales, respiratorias y urinarias “y de que estas sean más graves y ocasionen ingresos hospitalarios”. También se desgranan problemas “a largo plazo” de los no amamantados: de la dermatitis atópica, a la obesidad y la diabetes, pasando por peores resultados en los test de inteligencia y un riesgo más elevado de padecer: “Hiperactividad, ansiedad y depresión, así como de sufrir maltrato infantil”.

Dados estos datos, formulo a la Asociación Española de Pediatría una pregunta que hoy ya parece urgente: ¿Se puede criar un hijo sano y feliz sin que haya sido amamantado? La respuesta es… sí: “Un niño puede criarse sano y feliz con la administración de las fórmulas adaptadas”, responde Rosaura Leis Trabazo, coordinadora del Comité de Nutrición y Lactancia Materna de la AEP. Sin embargo, esta doctora matiza: “Varios estudios ponen en evidencia diferencias entre los niños alimentados al pecho o con fórmulas en el riesgo de determinadas patologías, tanto en la edad infantil como en la adulta, así como en la composición del microbiota intestinal, que se asocia a múltiples enfermedades. Por estos motivos, siempre que sea posible, debemos promocionar la alimentación del lactante con leche de mujer”.

La frase: “Varios estudios ponen en evidencia” tendría que dar por finalizada la discusión. Sin embargo, existe una amplia literatura que los cuestiona. Sus autoras suelen ser mujeres, preocupadas por el determinismo que rodea el tema de la lactancia materna.

Una de las últimas en abordarlo ha sido la economista Emily Oster; según la revista TIME, una de las personas más influyentes de 2022. Especialista en estadística, su experiencia como madre le llevó a analizar los principales estudios sobre crianza. Oster cree que los datos contrastados son el mejor remedio contra las ansiedades de los padres. El resultado es un libro: Educar sin mitos ni complicaciones (Zenith).

Respecto a la lactancia materna, Oster escribe que la mayoría de los estudios sobre este tema «están sesgados». ¿La razones? Para empezar, en los países desarrollados esta práctica es más frecuente entre las mujeres de clase media y alta. No sorprende, por tanto, que un niño en este entorno crezca más sano, más delgado y obtenga mejores resultados escolares, independientemente de si le dieron o no el pecho.

Otro aspecto clave es la metodología de los estudios. El sistema de investigación más valioso es el de “control aleatorio”, que divide al azar dos grupos de población, evitando los posibles sesgos. En el caso de la lactancia, no es posible intervenir así, ya que pocas madres accederían que otro decidiera por ellas. En consecuencia, la mayoría de los estudios que señalan los beneficios de la lactancia no son el mejor tipo de evidencia médica: no son ensayos aleatorios.

En su veredicto, Oster escribe que la lactancia temprana “brinda algunos beneficios para la salud” (menos infecciones gastrointestinales y menos eccemas), “aunque la evidencia que los respalda es más limitada de lo que se puede afirmar”. Observa que la relación entre la lactancia y la muerte súbita del bebé es “difícil de probar” y desvincula su relación con la obesidad y una mayor inteligencia. “Los datos sobre la lactancia”, añade, “no proporcionan evidencia sólida sobre los beneficios para la salud o cognitivos a largo plazo para tu hijo”. En cambio: “Posiblemente existan algunos beneficios para la salud de la madre, relacionados con el cáncer de mama”. Si una madre decide dar el pecho: “Maravilloso”, dice Oster. Pero lo contrario no es una tragedia: “Puede que sea más trágico que pases un año sintiéndote mal por no darlo”.//EVA MILLET

¿QUIÉN DA LOS CONSEJOS DE CRIANZA A LAS NUEVAS MADRES?

Hace tiempo que madres y padres rehúyen de los clásicos consejos de familiares para criar a los hijos: prefieren los expertos a los abuelos. El nuevo paso ha sido la búsqueda de referentes en las redes; un fenómeno en alza.

De esto va mi nuevo Parenting en La Vanguardia Magazine. Os Comparto el LINK y el texto, a continuación.

Madre de cinco hijos, Paula es una abuela joven. Tiene dos nietos y uno más en camino. Sin embargo, pese a haber criado a cinco criaturas, detecta que su prole no está muy interesada en su experiencia. Lo certificó cuando, en una sobremesa con sus hijos y sus parejas en la que se habló de embarazos, partos, bebés y primeros meses…, nadie le preguntó nada. “Al final tuve casi que levantar la mano, como para recordarles que yo tenía algo que aportar”, recuerda, riendo, aunque sin poder ocultar su sorpresa.

Y es que cuando Paula se convirtió en madre, ella tenía sus referentes claros: su madre, su abuela y, en general, las mujeres de su familia extensa. Como millones de mujeres a lo largo de la historia.

Hoy esto ya es una reliquia. En el mundo moderno hace tiempo que los especialistas tomaron el relevo en la crianza. Al principio, en cuestiones médicas: de las parteras se pasó al obstetra, del médico de familia al pediatra. Pero, con los años, los expertos se han ido multiplicando. Y no solo encarnados en profesionales de la salud: también llegaron a través de los libros. Uno de los pioneros fue el pediatra Benjamin Spock, cuyo manual de crianza, Tu hijo, había arrasado en los Estados Unidos.

En España el fenómeno editorial del experto en crianza no se consolidaría hasta la publicación, en 1995, de Duérmete niño: un libro para enseñar a dormir a los niños escrito por el doctor Eduard Estivill. Especialista en la medicina del sueño, Estivill fue el primero de los expertos autóctonos que llenaron las nuevas librerías de Ikea de los hogares españoles. A Estivill le siguió el que se considera su némesis: el pediatra Carlos González, cuyo Bésame Mucho, publicado en 2003, fue otro éxito editorial. Los expertos y los temas se sofisticaron en paralelo a las ambiciones de los progenitores: el libro del neuropsicólogo Álvaro Bilbao: El cerebro del niño explicado a los padres, es otro best seller que llena las estanterías.

De las experiencia familiar se pasó a los expertos, con los libros como soporte principal. Ahora las cosas han cambiado.

Sin embargo, el reino de los libros ha cedido paso al de los soportes virtuales. Los expertos están migrando a las redes porque, cosas de los tiempos, los padres buscan sus referentes allí. “Sí, las nuevas madres ya son nativas digitales y sus referencias son las influencers; van a las redes de forma natural”, explica Liliana Arroyo Moliner, doctora en Sociología y especialista en transformación digital e impacto social.

Arroyo, que acaba de ser madre y de publicar el ensayo (¿Bienvenido Metaverso?, junto a José Ramón Ubieto), sabe bien de lo que habla. “Por un lado, ya no tenemos tejido social al que referirnos; es decir, vivimos en familias nucleares y nos falta todo lo que aprendíamos cuando vivíamos tres generaciones juntas y, si se tenían dudas, se consultaba allí”. Ahora, en caso de duda, no se llama ni al pediatra ni a la comadrona —ni, tampoco, a la abuela de la criatura—. Lo que se hace: “Es buscar si alguien ha colgado una story sobre el tema que preocupa. Se hace una búsqueda y llega una respuesta”. Incluso, sin pedirla. Arroyo está en un grupo de WhatsApp de madres recientes donde se comparten constantemente “reels de Instagram o tutoriales de YouTube sobre el cuidado del bebé”.

Ante tanta información, ella aplica un filtro estricto, porque sabe que entre los expertos en crianza en las redes se da un doble fenómeno: “Por un lado, están las mamás que se reorientan y se convierten en YouTubers o infuencers y, por otro, los profesionales de salud que encuentran un espacio para hacer salud comunitaria. Ambos son prescriptores, pero su autoridad es muy diferente”. El problema, señala Arroyo, “radica en que las embarazadas o las nuevas madres, cuando tienen una preocupación, siguen a quien se la resuelve, no a quien necesariamente tiene la mejor información, la más fiable”.

Es decir, en Instagram conviven Álvaro Bilbao (un millón de seguidores) y Verdeliss (un millón y medio): una madre de familia numerosa que lleva años documentando su vida familiar. Verdeliss tanto anuncia unas zapatillas deportivas como cuelga un video de su parto gemelar o hace una encendida defensa de la lactancia materna. Ella vende su experiencia, lo que parece satisfacer a sus seguidores, en su mayoría, mujeres. 

La pedagoga Anna Ramis, especialista en el impacto de las pantallas en la infancia, también detecta el cambio de referentes de los nuevos padres: “Se pasó de aprender por ambiente y reproducir conductas aprendidas de la familia —sin demasiada crítica—, a acudir a los expertos”. Especialistas que, “en cierto modo, desproveyeron a padres y madres, que no se sentían seguros sin su consejo. El mensaje que se les enviaba era que ‘no sabían’. Ni tan solo se les dejaba usar el sentido común.”

Con las redes, dice Ramis, el conocimiento se ha vuelto a socializar. “Se conecta con otras mamás y papás, que están viviendo lo mismo. Y eso parece estupendo, porque no hay nadie por encima tuyo que te diga lo que has de hacer… ¡Nadie te manda!”

Esta socialización sin jerarquías, apunta, no es la única razón por la que los nuevos padres acuden en masa a las redes. “Hay más: la primera es que hoy el valor máximo es la experiencia, sí, pero… ¡la propia!” Sin olvidar, por supuesto, que los jóvenes están habituados a la información inmediata: “Por tanto, si ahora me interesa saber de lactancia, pues me conecto. Si me interesa saber qué zapatos he de comprar a mi hijo, pues me conecto”. La sensación es que el tiempo escasea, en especial para criar hijos, y todo ha de ser: “Rápido, fluido… No se buscan reflexiones, sino videos cortos o tips”. Es decir, breves listas de consejos, que abundan en internet.

Instagramers como «Verdeliss», madre de familia numerosa, se han convertido en los nuevos referentes en crianza.

En este camino veloz se ha quedado atrás la experiencia de otras generaciones y se está quedando en desventaja la de los expertos cualificados. Anna Ramis coincide con Liliana Arroyo en que la experiencia de una madre influencer se está confundiendo por conocimientos: “Hoy los expertos son los influencers que te están hablando de igual a igual, no quien tiene un título universitario o quien ha hecho investigación”. Influencers, añade Ramis, que dominan los recursos de las redes: “Eso implica que sus mensajes tienen más salida y seguidores y, en consecuencia, más prestigio. Pero no por sus conocimientos sino porqué tienen un mayor dominio del medio”

¿Esto significa que el algoritmo está influyendo en las crianzas? “Sí”, asegura, rotunda. “Y por eso hay que ir con cuidado, porque en las redes se sigue el principio que ‘si pongo a doscientos millones de moscas comiendo caca, quiere decir que la caca es buena’. En consecuencia, si alguien dice que va bien poner perejil en la cabeza del niño en un momento en el que el algoritmo lo premia, y suben sus seguidores… seguirá hablando del perejil. Y otros en su órbita lo reproducirán”. A este fenómeno se le conoce como las eco-chambers: esas cajas de resonancia que, se ha demostrado, son perversas, porque solo se escucha la opinión que retorna el eco.

Pero no todo son desventajas en la red, matiza. En estos puntos de encuentro hay muchos progenitores que se consuelan viendo que otro pasan por lo mismo: sus hijos no duermen, no se comportan o tienen terrores nocturnos, por ejemplo. “Esta terapia grupal es positiva, pero me parece que no se está dando el paso siguiente que sería preguntarse por qué nos pasa esto y cómo lo afrontamos” Lo que falta, concluye Ramis, es la reflexión: “Porque como decía el pedagogo John Dewey: una experiencia reflexionada es la que nos produce aprendizaje”.//

ALFABETIZACIÓN DIGITAL (o cómo enseñar a los jóvenes detectar las fake news).

Es una verdad irrefutable: los jóvenes se manejan con mucha más soltura que sus papás boomers en el mundo virtual. Pero también es cierto que carecen de una buena base para discernir entre la avalancha de información que reciben en sus dispositivos. Son receptores pasivos y desconocen las fuentes tradicionales: ponen a mismo nivel a un influencer que a la BBC, por ejemplo. Para remediar este desaguisado el programa DESFAKE, lanzado en Barcelona, imparte talleres escolares. Me pasé una mañana con ellos y este es el resultado, publicado en mi sección de Parenting en el Magazine de La Vanguardia. Os adjunto link y texto, a continuación:

Situada en el corazón de Montjuic, el Institut-Escola El Bosc es uno de los muchos oasis que hay en la montaña barcelonesa. Esta luminosa mañana de otoño, en un aula de cuarto de la ESO, se está llevando a cabo la última jornada de una actividad singular: un taller del programa Desfake, cuyo objetivo es alfabetizar a los adolescentes en el uso de la información que consumen vía internet.

Pero, ¿no habíamos quedado que los millenial eran nativos digitales? ¿Que dominaban internet como nadie? Lo cierto es que, por un lado, sí: los jóvenes se manejan con mucha más soltura que sus papás boomers en el mundo virtual. Pero carecen de una buena base para discernir entre la avalancha de información que reciben en sus dispositivos.

No son solo ellos, por supuesto: hay muchos adultos incapaces de distinguir una noticia verdadera de una falsa. Pero los artífices de Desfake consideran que la educación a nivel escolar es clave para luchar contra la actual plaga de desinformación: el alud de noticias falsas o fake-news que tienen la capacidad de influir en decisiones tan importantes como vacunarse contra el Covid o votar a un partido u otro.

Lorenzo Marini, co-director de Desfake, lleva años interesado en luchar contra la desinformación. Un compromiso que, cuenta, empezó por dos razones. La primera porque, cuando era un estudiante universitario, se creyó lo que contaba Zeitgeist: un falso documental que, entre otras cosas, aseguraba que los atentados del 11-S fueron obra de un grupo de poder estadounidense. “Estaba tan bien hecho que me lo creí todo… ¡Siendo un estudiante de Comunicación! Me di cuenta que nunca nadie me había hecho razonar sobre la verificación”, recuerda. La segunda razón fue más personal: “Una de mis primeras amigas que tuvo hijos no quería vacunarlos. Para justificar su decisión, me pasó las fuentes en las que se había ‘informado’ que, claramente, no eran fiables”.

Ahí están, en parte, los orígenes de Verificat; la primera plataforma de verificación de datos y lucha contra la desinformación en catalán, que se creó en 2019. Después se gestó el programa didáctico Desfake, que empezó a impartirse en escuelas en el curso 2020-21. La periodista Roser Toll, colaboradora del New York Times y con una amplia carrera profesional en el extranjero, es una de sus cofundadoras y docentes. En el tiempo que llevan trabajando en las aulas, ya ha detectado cómo se informan los alumnos: “Básicamente, no conocen los medios de comunicación tradicionales. A veces, no saben ni citártelos”, explica. “No solo hay mucha distancia de las fuentes clásicas sino un cierto rechazo: no confían, no entienden, no conectan. Es un mundo que les resulta ajeno”.

Al rechazar los medios tradicionales, la generación digital, añade Toll: “Consume contenidos sin categorizar, de forma pasiva y sin contexto”. Contenidos que, además, representan una avalancha diaria frente a la cual, a diferencia de la generación pre-digital, los adolescentes no tienen mecanismos para identificar una cierta gradación de fiabilidad: “Por ejemplo, si tú estás en Twitter y ves una noticia de TVE, sabes que es un medio fiable. Pero a los jóvenes les cuesta mucho más tener un marco para discernir: tienen al mismo nivel a TVE que a alguien como el TikToker Naim Derrechi” [influencer que, entre otros, afirmó que eyaculaba dentro de sus parejas sexuales sin avisarles o que se había cambiado de género, porque las mujeres “tenían más derechos”].

¿Cómo se lidia con un alumnado con una base así? El primer paso desde Desfake es ponerlos en contacto con el concepto de desinformación: “Para que entiendan cómo funciona y aprendan a detectarla o, como mínimo, a no difundirla. Porque la desinformación, cuyo objetivo es desestabilizar a través de la desconfianza, crece porque nosotros la compartimos. Si podemos llegar a que no la compartan, ya tenemos mucho conseguido”, dice Toll.

Una vez establecido este concepto, se imparte un curso express [el del Bosc era de tres días] para aprender a verificar las informaciones. “La idea no es enseñarles a ser periodistas”, dice Lorenzo Marini, “sino procurarles herramientas para saber si pueden fiarse de lo que dice la persona que habla o escribe”. Se trata, añade Toll, de darles una metodología para que no pierdan el tiempo con contenidos de baja calidad. De enseñarles una ruta clara, hacia las fuentes confiables: “Lo que queremos es dar un giro positivo. No solo hablar de contenido basura y que nos genera desconfianza como sociedad. Lo que queremos es generar confianza con la información de calidad y ver internet como una riqueza de oportunidades”.

La comprobación de las informaciones, explican desde Desfake, está basada en un sistema acuñado en las universidades de Stanford y MIT, a partir del trabajo de los fact-checkers (verificadores de hechos) profesionales. A partir de ahí se ha construido una metodología, adaptada a los escolares.

Uno de los ejercicios de esa mañana en El Bosc fue verificar dos tuits. El primero mostraba una fotografía con dos mujeres: una en biquini, otra con velo, supuestamente en la playa de Montgat. Una rápida búsqueda inversa en Google de la imagen demostró que la foto tenía varios años y se había hecho en Dubai, no en Montgat.

El otro tuit mostraba a tres adolescentes magrebís con polos de Lacoste con el mensaje: “Toca lucir Lacoste”. El tuit —que se hizo viral—, se publicó el día después de que varios manifestantes saqueasen una tienda de dicha marca en Logroño. Aquí la verificación se hizo a partir del origen del autor del tuit, un tal Betrand Ndongo: “Hicieron una búsqueda lateral con este nombre y vieron que es un asesor de VOX, un partido crítico con la inmigración”, explica Roser Toll. “Después, nos fijamos en la foto: detrás de los chicos aparece un cartel de una tienda llamada Rania Shoes. Buscamos en Google “Rania Shoes” y vimos que está… en Algeria. Esta foto no se ha hecho en Logroño. Ndongo no dice que ellos hayan saqueado, pero da una narrativa falsa, implicando que ha sido un colectivo concreto el que ha estado haciéndolo. ¿Nos podemos creer esto? ¡No!”.

Las verificaciones se hacen de forma muy rápida: aquí sí que se nota la destreza millennial con los móviles, ordenadores e internet en general. ¿Se puede aplicar este método en casa? “Tenemos un proyecto pendiente para familias”, dice Marini, “pero nuestra metodología sirve para todos”. Otro próximo paso será contactar con escuelas de primaria: “Lo interesante sería que esta formación, de alguna forma, estuviera en el currículum. Porque este tipo de alfabetización es básica”.

El cribado de información a nivel digital ha de ser una competencia más, añade Roser Toll: “De la misma manera que enseñamos a los niños a leer y les acompañamos en el inicio de la lectura, también les hemos de enseñar a leer digitalmente y acompañarlos; que entiendan las rutas y las fuentes fiables”.

El trabajo de los alumnos y los profesionales de DESFAKE puede verse en este enlace de Tik Tok:

En el Bosc tienen muy claro que esta habilidad es clave para su progreso académico. “Nos parece muy interesante, porque los alumnos siempre tienen problemas para obtener fuentes fiables. Son muy emocionales y fáciles de influenciar y en casos, ya no buscan, van a lo inmediato: buscan información en redes sociales, en influencers… En Bachillerato tendrán un trabajo de investigación obligatorio y esta experiencia se va a aplicar ahí”, explica la directora del centro, Alicia García Romero. La tutora de cuarto de la ESO, Iria Arellano, hace hincapié en la importancia de la capacidad de criba: “Para desarrollar el espíritu crítico del alumnado y saber discernir las fuentes de información más fiables. Me gusta que esto es un sistema científico, con herramientas para confirmar o desmentir”.

Respecto la actualidad, a los adolescentes, explican desde Desfake, les interesan temáticas sociales, deportivas y ecológicas (el cambio climático, en especial). Migraciones, inter-culturalidad, integración, género, feminismo… “¡De todo! Pero, al final, lo que hacemos es enseñarles, aunque estemos hablando de fútbol, a detectar una información falsa. Lo importante es el método”, recalcan.

Rita y Bruno, dos de los alumnos del taller de 4º de ESO, no imaginaban que las noticias podían manipularse con tanta facilidad. Ambos se informan, explican: “Por Google y por las redes sociales. Lo que sale en TikTok. La información que nos llega al móvil…”. Ellos solo toman la iniciativa: “Cuando necesitamos datos para un trabajo del colegio”. Por eso, dice Bruno: “Nos irá muy bien saber qué tipo de información es confiable, porque para hacer trabajos es muy necesario”. “Sí, me irá bien en general, no solo a nivel académico”, asiente Rita: “En las redes lo paso todo tan rápido que al final, me lo creo todo… Está bien saber analizar un poco”.//

LA MADRE QUE DIJO ¡BASTA!

La periodista inglesa ELIANE GLASER ha escrito un manifiesto donde denuncia el culto a la maternidad perfecta y el retroceso que supone el estilo de crianza llamado «natural». Para ella vivimos en una paradoja: un mundo que idealiza tener hijos pero trata a las madres peor que nunca. La entrevisté para mi sección de Parenting en el Magazine de La Vanguardia. Comparto el link y, más abajo, la entrevista completa.

¿Por qué, después de décadas de progreso, la maternidad es mucho más difícil de lo que debería ser? ¿Por qué hoy la buena madre es la que pare con dolor? ¿Por qué hay tantas madres que se sienten aisladas y fracasadas? ¿Por qué la ansiedad domina las crianzas actuales? Estas y otras muchas preguntas asaltaban a la periodista y escritora inglesa Eliane Glaser, colaboradora, entre otros, del diario The Guardian, y madre de dos niños.

De estas inquietudes surgió Motherhood, a Manifesto (ed. Fourth Estate); un libro que cuestiona la maternidad actual, que considera la cuenta pendiente del feminismo. La autora aborda temas como la influencia de las redes sociales, la desatención a la depresión post-parto y la cada vez mayor preeminencia de la llamada “crianza natural”, que devuelve a la mujer a casa y la hace sentir culpable si alimenta a su bebé con biberón. Glaser no aboga por nada: “Creo que cada uno ha de ser capaz de elegir lo que que quiera”, pero lo que le parece bien “es que cómo se valida un cierto tipo de crianza sobre otro”.

El libro empieza con el relato —que pone lo pelos de punta—, del parto de su primer hijo, que acabó con una cesárea de emergencia después de horas de dolor insoportable: ante su petición de epidural, las comadronas le instaban a “esperar” a que las cosas se “establecieran” y a darse un baño en su casa. En cada capítulo la experiencia personal de la autora se combina con una exhaustiva bibliografía. El manifiesto de Glaser, tiene clara una cosa: “El problema no son los niños; el problema es el contexto”. Hablamos con ella:

Su libro es valiente y necesario pero, ¿cómo ha sido recibido?

Me esperaba una reacción fuerte, porque hay la percepción de que hay dos campos: teta versus biberón, parto natural frente a parto medicalizado, etc. Y pensé que habría una reacción del otro grupo, por así decirlo. Sin embargo, recibí una respuesta abrumadora de muchas madres que me dijeron que se sintieron identificadas y escuchadas con mi libro. Me han contado historias de cómo se fustigaban, incluso cuando estaban bajo un gran estrés y haciendo lo mejor que podían hacer con sus hijos.

La culpa es omnipresente en las crianzas actuales…

Me di cuenta que muchas madres experimentan sentimientos de aislamiento, de ansiedad, de fracaso, de ser poco adecuadas… Pero les resulta difícil expresarlos.

¿Por qué cree que es así? ¿Se debe a la competitividad por ser las madres perfectas?

La competencia es algo muy presente en nuestra sociedad, neoliberal e individualista. Y esto se refleja en la crianza, que busca la perfección y optimiza cualquier aspecto de la vida de los hijos. Pero lo que veo es que cualquier posible fallo acarrea un riesgo existencial, catastrófico: hoy las crianzas llevan un añadido, que es una sensación de ansiedad terrible, que hace pensar que si no se es perfecta como madre habrá una catástrofe y tu hijo será dañado de forma irreparable.

En su libro aborda la idealización de la llamada crianza “natural” —que también está creciendo en España—, un estilo que implica, entre otros, el parto sin anestesia, el contacto exhaustivo con el niño y la lactancia prolongada y a demanda. ¿Cómo explica este fenómeno, en el siglo XXI?

Se puede ir al siglo XVIII, a la teoría del buen salvaje de Rosseau y la idealización de la madre natural, en comunión con la naturaleza. Rosseau criticó a las mujeres urbanas, que estaban siendo educadas y salían al mundo. Para él, la madre ideal era la mujer sin formación. Luego vienen la sentimentalización victoriana de la familia, el despegue de la familia nuclear y la mística del feminismo de los años 50, del que forma parte el movimiento de parto natural, que nace en esa época. Más tarde, hubieron muchos estudios sobre crianza que sostenían que el bienestar de los niños había sido abandonado, ignorado. Y eso, hasta cierto punto, es verdad, pero ha traído una corrección extrema y el péndulo se ha ido hacia el otro lado de forma exagerada.

Una de las cosas paradojas del movimiento de la crianza natural es que sus artífices, en su mayoría, son hombres y de ideología muy conservadora. Pero se ve como algo revolucionario, contestatario.…

El lenguaje del movimiento por el parto natural y la crianza intensiva, de apego, va sobre empoderamiento, sobre ser alternativo a la maternidad industrial, el anticapitalismo, al control de paternalista de los médicos… Pero sus orígenes ideológicos son muy conservadores: la Liga de la Leche fue creada por un grupo de amas de casa muy conservadoras y los inicios del movimiento por el parto natural en el Reino Unido partieron del doctor Grantly Dick-Read, un cristiano evangélico, que creía que las mujeres no tenían que salir de casa para ir a trabajar. Es cierto que estos orígenes se han tapado y la crianza natural se envuelve de este halo, falso, de empoderamiento.

La periodista y escritora, Eliane Glaser, autora de MOTHERHOOD A MANIFESTO. (ed. Fourth Estate)

En Estados Unidos, la Asociación Americana de Pediatría ha publicado nuevas recomendaciones sobre la lactancia: en un país donde apenas hay bajas maternales, dictan que lo mejor es dar de mamar durante dos años. Lo mismo dice la OMS, que recomienda “no abandonar la lactancia natural hasta los dos años de edad, o más tarde” ¿Son factibles estas directrices?

¡Están tan alejadas de la realidad! En el Reino Unido las recomendaciones son dar el pecho exclusivamente durante los seis primeros meses, pero solo un 1% de madres lo hacen. Se usan unas herramientas de información que no se ajustan a la realidad ¿Qué tipo de mensaje les envías a ese 99% de mujeres? Es muy paternalista hacer sentir a una abrumadora mayoría de mujeres culpables e inadecuadas.

Pero, por otro lado, parece una herejía decir que no a todas nos parece empoderador dar el pecho dos años seguidos…

Me parece que con estas recomendaciones se transgrede totalmente la idea de autonomía y la confianza a las madres. Respecto al dilema pecho/biberón te puedo decir que posiblemente es un poco mejor dar el pecho pero no es crucial: existe la idea que la lactancia mejora las oportunidades de tu bebé, pero la mayoría de los estudios realizados no tienen en cuenta el tema de la clase social, y son las mujeres de clases medias y altas las que más dan el pecho, pero esta relación siempre se pierde en los estudios.

En España, hasta no hace mucho, parir con anestésicos era un privilegio de las más ricas. Hoy, la mayoría de las mujeres que piden parir “naturalmente” son mujeres educadas, de clases medias y altas. ¿Lo ‘natural’ es una nueva forma de diferenciación social?

¡Sí! En mi país, la cuestión de clase social en el tema de la lactancia, por ejemplo, es enorme. El biberón es algo que se da de forma abrumadora entre las clases trabajadoras y el pecho es algo de clases media y altas, lo que es un cambio del pasado, cuando estas clases no se sentían para nada culpables por pasar a sus bebés a una nodriza.

Uno de los capítulos de su libro está dedicado a la depresión post-parto. ¿Usted cree que la crianza natural, que pone toda la presión en la madre, puede estar relacionada?

Sin duda. Las características asociadas a la crianza natural, como no enseñar a dormir a tus hijos, el contacto intenso y constante con el niño, el aislamiento, la falta de sueño… Todo eso son factores que propician la depresión post-parto. Hay claramente un vínculo entre la depresión y el contexto. Creo que lo que más ayuda entre las mujeres que padecen este tipo de depresión es hablar, entre ellas, sentir que no están solas, que no están fallando sino que son seres humanos normales.

Pero a veces, si una no va con la tendencia, se siente muy aislada; en su libro menciona que de su grupo de preparación al parto, usted era la única que manifestó que deseaba la epidural…

Sí, la presión de parir sin analgésicos, aguantar “como un hombre”, casi, es enorme. Parece que si no sufres en el parto no está preparada para el sacrificio maternal. El sentido de fracaso por recibir una anestesia o una cesárea es enorme.

En su libro también trata sobre las últimas corrientes de crianza: la crianza “respetuosa” o “consciente”, que instan a la madre a, prácticamente, nunca perder los nervios. ¿Es eso posible?

Creo que los consejos actuales sobre cómo lidiar con las rabietas y la disciplina de los niños son completamente demenciales. Este enfoque de cero tolerancia, de que nunca has de perder los nervios, esta sucesión de técnicas para las madres para controlar el enfado… Para escribir el libro leí a muchos psicólogos de generaciones anteriores, y lo que decían es que es muy dañino para los hijos tener una madre que siempre está calmada cuando interactúa con ellos. Porque toda la negatividad va dirigida al niño y ellos se convierten en los portadores de ese enfado. Es muy tóxico.

A menudo, estas tendencias surgen de “gurús” o “influencers” que reinan en las redes sociales ¿Internet está afectando el modo en el que se cría a los hijos?

Sí, es un factor muy importante y creo que representa un problema enorme, esta solidaridad falsa que abunda en las redes… Por ejemplo, escribes: “Me siento mal por haber gritado a mis hijos ¿los habré traumatizado de por vida?” y recibes muchas respuestas, supuestamente comprensivas, tipo: “Seguro que no pasa nada pero… quizás tendrías que controlarte más, contar hasta diez…” En las redes abunda este tipo de actitud pasiva-agresiva, llena de juicios.

En su libro cita mucho a Donald Winnicott, pediatra y psicoanalista quien, en 1953, acuñó el concepto de la “madre lo suficientemente buena”. ¿Seríamos más felices tratando de ir por ese camino?

Winnicott es un autor extraordinario; cuando lees sus textos te das cuenta que fue una persona que entendió a las madres y es mucho más liberal que los expertos en crianza actuales. Su idea de la madre “lo suficientemente buena” surgió en contra del concepto de perfección que ya existía, del ama de casa ideal.

Winnicott escribió fragmentos fantásticos sobre los altibajos de la relación entre madre e hijo. En vez de catastrofizar los procesos, él creía en la capacidad de mejorar, y su modo de contarlo es mucho más reconfortante. Este concepto de la madre lo suficientemente buena no solo es realista y universal sino, también, beneficioso: es mucho mejor para el niño tener una madre imperfecta.

¿Y por qué no reivindicamos también el concepto de los hijos lo suficientemente buenos?

Me parece muy necesario: además, toda esta ansiedad que implica la búsqueda del hijo perfecto está, claramente, dañando a los niños.//

‘Sexting’, intimidad, adultos y adolescentes.

En un siglo en el que exhibirse en redes se ha convertido en una forma de vida para muchos adultos — con el sexting campando a sus anchas— , la intimidad es un concepto cada vez más difuso; pasado de moda, incluso. ¿Es posible educar a los hijos a preservarla? De todo ello hablo en este artículo en la sección de Parenting del Magazine de la Vanguardia. A continuación, versión del blog:

La difusión, sin su consentimiento, de un video sexual del actor y presentador español Santi Millán ha sido el último de una ristra de escándalos que tienen como ingrediente base una grabación íntima. En una época en la que todo se filma y comparte, los contenidos de este tipo son habituales. Incluso, han impulsado las trayectorias de famosas como Paris Hilton y Kim Kardashian. También son motivo de chanzas: “Necesito un público y hoy que se filtre un video sexual ya no funciona…” dice la diva Deborah Vance, el personaje protagonista de la serie Hacks, cuando trata de remontar su carrera.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la difusión de este tipo de contenidos tiene una consecuencias muy perjudiciales para las personas cuya intimidad ha sido violada. Incluso, irreversibles. En España es conocido el caso de Verónica, una mujer de 32 años, que se suicidó en 2019 cuando un ex amante despechado, compañero de trabajo, compartió un video sexual que ella le había enviado cinco años atrás. A esta práctica: la de compartir la autoproducción de textos, imágenes o videos digitales explícitamente sexuales, se le llama sexting; un término cada vez más corriente.

FUENTE; EL PAÍS — Junio 2019  

Pero que el sexting sea habitual no impide que se formulen ciertas preguntas en torno al mismo. La primera: ¿Por qué se graba alguien manteniendo una relación sexual? Rosa Montaña, médico de familia, especializada en sexología, explica que esta práctica: “Es un proceso de morbo, de observación. Incluso, de obtener un trofeo para poder conservar ese recordatorio de lo que está sucediendo. Hay mucha gente a la que le excita ver a su pareja de esta manera”.

Pero, grabar esta intimidad, ¿Es algo normal? La doctora responde con un “hoy es algo muy habitual”. En especial, añade: “Si tienes seguridad con la persona con la que lo estás haciendo”. Pero esta especialista matiza que “hoy las parejas son más efímeras”, por lo que, al acceder a filmar un contenido de este tipo: “Habría que confiar que no haya un proceso de maldad que derive en la difusión de estas imágenes. Cuando envías algo así tienes que saber que corres un riesgo de seguridad, que no todo está controlado”, advierte.

Anna Plans, presidenta de la Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales de Catalunya, es aún más enérgica. Para ella, no existe un sexting seguro: “A partir del momento en el que compartes cualquier contenido sexual, este ya escapa de tu control: esto lo hemos de tener muy claro, estás haciendo una práctica de riesgo”, asegura, rotunda. Autora de Respeta mi sexualidad (ed. Nueva Eva), Plans lleva años dedicándose a defender los derechos del menor en el mundo on-line y conoce de primera mano las consecuencias que esta práctica implica. La difusión de un contenido de este tipo, asegura, puede destruir una vida.

“Puede afectar muchísimo, sí, porque es como hacer un escaparate de una situación de trastienda de nuestra pareja”, coincide Rosa Montaña. El impacto personal, añade, dependerá de la madurez y las circunstancias: “No es lo mismo que una cosa así te pille con cuarenta que con quince años. O que el sexting haya sido por un proceso de «si no haces esto, te dejo». Aparece aquí el chantaje emocional, que cada vez está sucediendo más, especialmente, en adolescentes”.

Los jóvenes hoy practican el sexting, pero, ¿no es algo lógico, si los adultos lo hacen? Los niños, no olvidemos, aprenden por imitación. Y la exposición de la intimidad puede hacerse de muchas maneras. De hecho, son millones los padres que exhiben en las redes las vidas de sus hijos menores: se les conoce como sharents instaparents y muestran al mundo, de forma exhaustiva, las monerías de sus retoños. Asimismo, hay niños, muy pequeños, con cuentas en TikTok (diligentemente abiertas por sus padres). En este entorno, ¿cómo explicarles a los hijos la importancia de la vida privada?

Anna Plans considera fundamental el ejemplo de los padres: “Si ellos no comparten su intimidad, los hijos lo ven”, asegura. Lo que ocurre es que con las redes sociales el concepto de intimidad se ha hecho más laxo, se ha normalizado compartir con desconocidos nuestro día a día. No solo eso: tener muchos seguidores es sinónimo de triunfo. Si a todo esto se le añade la hipersexualización imperante, resume Plans, tenemos el cóctel servido: “Piensa que las influencers más exitosas son las llamadas sexygrammers —chicas muy jóvenes que posan en Instagram imitando a sexygrammers adultas, como la celebrada Emily Ratajkowski—. “Y lo que hacen que enganchen, que tengan seguidores, es que venden su intimidad”, explica.

Esta hipersexualización se está normalizando entre los adolescentes: “Se reproducen patrones y se acaba compartiendo la intimidad”, resume Plans. Las consecuencias, son enormes: “Sobretodo entre las chicas, las más vulnerables, las más estigmatizadas por su conducta y muchas veces, las más presionadas y coaccionadas”. Sufren lo que Plans llama las fragilidades contemporáneas: anorexias, bulimias, fobias sociales y hasta depresiones.

Para la sexóloga Rosa Montaña se puede enseñar lo que es la intimidad pronto: “Los niños, ya muy pequeños, se tocan. Diciéndoles «No, no en este sitio; pero esta es tu habitación o este es el baño…» empiezas a explicarles lo que significa la privacidad”. Y a medida que crecen hay que seguir hablando: “Contar, por ejemplo, que compartir este tipo de contenidos es un delito”. Anna Plans sugiere límites: horarios y zonas restringidas de uso del móvil, además de no olvidar que la edad legal para el uso de WhatsApp es de… dieciséis años y, en redes, catorce. “Los jóvenes no tienen conciencia de riesgo, hay que hacerles pensar”. Y si han caído: “No juzgarlos sino ayudarlos y buscar soluciones. Acompañarlos, siempre”.

Para prevenir, señala la sexóloga Rosa Montaña, es también importante enseñar a decir «no» e impartir una educación sexual sin complejos: “Hoy se da una educación sanitaria: se les habla de enfermedades de transmisión sexual, de prevención sobre embarazo y poco más”. Para ella, si se hablara más de sexo, también en familia, las cosas irían mejor: “Si sé que no tengo que recibir presiones y que si me sucediera algo así, en vez de sentir vergüenza, voy a poder verbalizarlo, no caería tan fácilmente en un chantaje emocional que puede llevar al suicidio”.

En un caso de violación de la intimidad, añade Plans, hay que tener también en cuenta a todos los actores: “No es solo la víctima, hay diferentes personas que intervienen: quien pide el contenido (suelen ser los chicos) y quienes lo comparten (de nuevo, son más ellos que ellas). Si uno de estos parase, el proceso se pararía…” Para ello es necesario educar más en la empatía: “Quizás si se pusieran en los zapatos del otro, no compartían estos contenidos”.

Para prevenir, señala la sexóloga Rosa Montaña, es también importante enseñar a decir «no» e impartir una educación sexual sin complejos: “Hoy se da una educación sanitaria: se les habla de enfermedades de transmisión sexual, de prevención sobre embarazo y poco más”. Para ella, si se hablara más de sexo, también en familia, las cosas irían mejor: “Si sé que no tengo que recibir presiones y que si me sucediera algo así, en vez de sentir vergüenza, voy a poder verbalizarlo, no caería tan fácilmente en un chantaje emocional que puede llevar al suicidio”.

En un caso de violación de la intimidad, añade Plans, hay que tener también en cuenta a todos los actores: “No es solo la víctima, hay diferentes personas que intervienen: quien pide el contenido (suelen ser los chicos) y quienes lo comparten (de nuevo, son más ellos que ellas). Si uno de estos parase, el proceso se pararía…” Para ello es necesario educar más en la empatía: “Quizás si se pusieran en los zapatos del otro, no compartían estos contenidos”.

Pero ante todo, insiste, hay que proteger a nuestros hijos. No valen medias tintas tipo: «Si haces sexting que no se te vea la cara o tápate unas partes del cuerpo, para que no se te reconozca…». “Estas cosas incluso las recomiendan algunos educadores sexuales”, explica Plans, “pero no es adecuado, porque se les dice que se puede compartir su intimidad y de forma despersonalizada, además. El sexting, repito, es una práctica de riesgo. ¡No existe un sexting seguro!”.//

CÓMO AFRONTAR LAS DECISIONES MÁS DIFÍCILES.

Las llamadas decisiones difíciles («hard choices» en inglés), jalonan nuestra existencia y nos producen grandes dosis de ansiedad. Por ello, para mí ha sido un bálsamo conocer el pensamiento de la filósofa RUTH CHANG, de la universidad de Oxford, a quien tuve el gusto de entrevistar.
Su postura es que las decisiones difíciles no son un obstáculo, sino una oportunidad que nos ayuda a construirnos.
Para entender cómo hacerlo, comparto el link a la entrevista publicada en La Vanguardia (y que, me dicen, ha sido el segundo tema más visto este mes de junio!) y, a continuación la entrevista:

EVA MILLET — 22/06/2022

Elegir forma parte de nuestra existencia, jalonada por las decisiones que tomamos a diario. Pero entre estas elecciones, hay categorías. La filósofa Ruth Chang se ha dedicado a estudiar “las decisiones difíciles” (hard choices, en inglés); esas disyuntivas sobre las que damos infinidad de vueltas y que suelen ir acompañadas de grandes dosis de ansiedad.

Las reflexiones de Chang sobre las decisiones difíciles son un buen bálsamo para aquel que se encuentre ante una elección de esta índole. Porque para esta pensadora y catedrática de jurisprudencia en la Universidad de Oxford, en las elecciones difíciles hay un punto de partida erróneo: el que una alternativa es mejor que otra. Las elecciones difíciles, asegura, lo son porque no hay una opción que sea mejor que la otra.

A partir de esta premisa, Chang ha desarrollado una teoría sobre cómo abordarlas que, entre otros, la ha convertido en una estrella en YouTube (su charla Ted acumula más de 9 millones de visitas). Además de profesora invitada en las más prestigiosas universidades. Para ella, las decisiones difíciles tienen el poder de construirnos como personas. En esta entrevista telemática, desde su despacho en Oxford, nos explica cómo:

— Es licenciada en la universidad Dartmouth, después se graduó en la Harvard Law School y tiene un doctorado en filosofía en Oxford. ¿Qué le inculcaron de niña para llegar hasta aquí?

Vengo de una familia inmigrante, muy pobre: mis padres huyeron de China durante la Revolución. Mi padre obtuvo una beca para ir a América, a la universidad de Minnesota, el estado donde nací. En la cultura china hay una tradición confuciana que cree que aprender es algo respetable y reverenciado. Y en mi casa, cuando era niña, se sobreentendía que iba a ir a la universidad y que mis hermanos y yo íbamos a sacar sobresalientes. No se contemplaba otra cosa.

— Antes de dedicarse a la filosofía trabajó como abogada. ¿Qué provocó el cambio de carrera?

Siempre he estado enamorada de la filosofía pero fui demasiado cobarde para dedicarme a ella. Me parecía ridículo que una hija de inmigrantes tuviera una carrera profesional como filósofa. Así que estudié Derecho y lo detesté. Y trabajé en un bufete de abogados y lo detesté. En especial, me enfrenté a dos casos que hicieron que no quisiera pasar más tiempo con el derecho. Esa experiencia me comprometió con lo que hago hoy, que es la filosofía.

— Tenía veinticinco años: ¿fue esa su primera decisión difícil?

Es una buena pregunta y me sorprende mucho que no lo haya pensado antes… Sí, fue mi primera gran decisión difícil.

— ¿Y la condujo a su actual campo de investigación?

Sí. Tanto los filósofos como otros académicos trabajamos sobre nuestras “bestias negras” y yo era una persona con una gran dificultad en tomar decisiones, porque siempre miraba los pros y contras, siempre dudaba: temía lo que iba a suceder después de tomar la decisión.

Hábleme de las decisiones “difíciles”: ¿Son esas decisiones clave, que nos cuesta hacer por miedo a equivocarnos?

Ante una elección difícil cometemos el error de pensar que una alternativa es mejor que otra pero que somos demasiado tontos o ignorantes para ser capaces de descubrir cuál. Pero las decisiones difíciles no funcionan así: son difíciles porque no hay una opción que sea mejor. En este tipo de disyuntivas hay múltiples factores en juego y ninguna de las alternativas parece mejor que la otra de forma obvia.

— ¿Se pueden decidir a cara o cruz, entonces?

No, la solución para elegir una carrera, un trabajo o si vivo en el campo o en la ciudad, no es lanzar una moneda al aire. La solución es ejercer el poder que tienes como ser humano para comprometerte con algo.

— ¿Cómo?

Frente a las elecciones difíciles tenemos que ejercitar nuestro poder normativo, crear razones, valores propios. Al abordar una elección difícil, no deberíamos machacarnos tratando de averiguar qué alternativa es mejor, porque esta no existe. En vez de buscar las razones fuera, deberíamos buscar las razones dentro: ¿Quién quiero ser? Y el ser humano tiene un poder para comprometerse con sus elecciones, para respaldarlas y hacerlas mejor: para hacer de uno, por ejemplo, el tipo de persona para quien la vida rural es preferible a la urbana o que prefiere estudiar A frente a B.

— Pero crear esas razones cuesta: ¿Es por eso por lo que evitamos tomar decisiones difíciles?

Sí, absolutamente. Una de las reacciones habituales frente a una decisión difícil es demorar su resolución. Se hace con la esperanza de que cambien las circunstancias y la decisión sea sencilla… Es algo muy natural que nace del miedo de tomar la decisión errónea. Pero mi argumento es que en una decisión difícil genuina no se puede tomar la decisión equivocada, porque ambas opciones están a la par: lo que haces es que te comprometes con una opción y haces que esa sea la mejor para ti. 

— Usted cita a George Bernard Shaw, quien dijo que la vida no era cuestión de encontrarse a uno mismo sino de crearse a uno mismo…

La habilidad para construirnos es lo que nos hace humanos y las decisiones difíciles nos ayudan a ello. Cuando te enfrentas a opciones parejas puedes hacer dos cosas: o comprometerte con una y hacer que sea la mejor para ti, que funcione o —y esto es algo también perfectamente racional—, puedes dejarte llevar por una: muchas personas toman decisiones difíciles sin comprometerse.

— ¿Y funciona?

Tanto cuando te dejas llevar como cuando te comprometes, puede pasar que te encuentres con que el mundo no coopera contigo, que hay reveses. Pero la diferencia —y esto es absolutamente crucial— es que cuando has hecho un compromiso y aparece un obstáculo, lo entiendes como algo que puedes superar, no como un error por tomar la decisión. ¿Por qué? Porque ya te has comprometido con ello: esa es tu vida, ese eres tú.

— Con su teoría se pierde el miedo a equivocarse, siempre tan presente a la hora de tomar una decisión importante. ¿Es así?

Como comentábamos, mucha gente trata de evitar este tipo de decisiones, lo que es una pena porque, al no enfrentarse, lo que hacen es posponer esa oportunidad, muy valiosa, de modelarse a uno mismo. ¡Y es una oportunidad que debe de ser celebrada, no evitada! Pero una de las razones por las que la gente teme las decisiones difíciles es porque creen que hay una opción correcta y, repito, aquí no hay una opción correcta, sino que tú la puedes hacer correcta. No es palabrería, es algo genuino: al comprometerte con ese camino el modo en el que ves las cosas cambiará de forma radical. Los compromisos nos dan la oportunidad de encauzar nuestras vidas como nosotros queremos.

— La sabiduría popular recomienda “consultar con la almohada” antes de tomar una decisión clave. ¿Son los factores físicos importantes a la hora de elegir?

Mi estudio favorito sobre este tema es holandés y sostiene que si tu vejiga está llena y tienes que hacer una elección bajo esas circunstancias, resulta que el control que necesitas para aguantar afecta a cómo tomas la decisión: en esas circunstancias tiendes a ir a la opción más continuista. Hay todo tipo de situaciones físicas que inciden en lo que decides, por lo que es bueno relajarse y tomar una cierta distancia antes de tomar una decisión difícil.

— ¿Qué pasa con la intuición, el instinto? ¿Ayuda?

¡No! Es un mito muy común. Lo que los datos científicos nos dicen es que el instinto solo es útil para tomar decisiones en un caso algo curioso: cuando eres experto en el tema sobre el que has de decidir. Si sabes mucho de coches y tienes que escoger entre varios modelos, tu instinto será como un atajo para tomar la decisión. Pero no te fíes de tu instinto si no eres un experto en la materia. 

— Vayamos a las elecciones cotidianas. Hoy la oferta es descomunal: en el supermercado, en el menú de Netflix… ¿Estamos tomando más decisiones que nunca?

Existe una idea muy extendida, la de la paradoja de la elección: a más posibilidades de elegir menos capacidad de elegir bien. Las alternativas son como un ruido… Pero si se tiene una idea clara de lo que se quiere, no hay necesariamente una consecuencia entre las muchas opciones como consumidor y el perder la habilidad de escoger; lo que debemos tener es una idea clara.

— Muchos padres deciden todo por sus hijos: ¿Deberíamos entrenar a los hijos a elegir?

Si siempre permites que otro escoja por ti nunca adquirirás la experiencia de deliberar sobre los pros y contras de las alternativas, en medirlas y en experimentar las consecuencias de las decisiones. En aprender de los errores. Y, sobre todo, y eso es lo más importante para mí, nunca podrás lidiar con una decisión difícil. Si tu padre o tu madre siempre intervienen y te dice: ‘vas a ser abogado, no artista’, nunca vas a poder expresar tu autonomía: serás como un esclavo pasivo, al que siempre alguien le dicen lo que hacer. Creo que es una consecuencia lamentable de una crianza que tiene buena intención pero…

— ¿Las decisiones difíciles pueden cambiar la historia? Pienso en la decisión de lanzar la bomba atómica en Hiroshima…

A veces sabemos que algo es lo correcto pero el coste de hacerlo es tan enorme que lo hace muy difícil: yo lo llamo el “Caso de James Franco”, por la película 127 Horas, sobre un excursionista que se queda atrapado en una roca y se da cuenta de que la única manera de salvarse será cortándose su brazo… Este sería un modo de pensar en la bomba de Hiroshima: lanzamos la bomba pero acabamos con la guerra… Personalmente creo que no es la forma de enfocarlo, porque creo que lo correcto era no tirar la bomba. Pero la bomba se lanzó y para mí eso no fue una decisión difícil, sino un error. Pero es algo que se puede discutir.//

En un mundo de mentirosos de éxito… ¿VALE LA PENA EDUCAR HIJOS HONESTOS?

La mentira circula con una naturalidad pasmosa en la sociedad actual. La impunidad con la que la practican algunas figuras públicas y los beneficios que les acarrean, plantean dudas sobre si hay que educar a los hijos en ser honestos. De esto va mi publicación en la sección de Parenting del Magazine de La Vanguardia. Os comparto el link y el texto, a continuación:

EVA MILLET

Muchos padres se preguntan qué habilidades van a necesitar sus hijos para triunfar en la vida y, visto el panorama, parece que la de mentir da réditos: un buen ejemplo lo encontramos en el Reino Unido, otrora un país admirado por su sentido común, en el que hoy gobierna un primer ministro que miente sin complejos.

Una búsqueda en Google bajo “Johnson mentiroso” resulta en más de once millones de entradas, que nos recuerdan que, entre otros, Johnson mintió repetidas veces cuando trabajaba como periodista (lo despidieron del Times por ello) y como político (entre otros, aseguró que el Brexit sería bueno para la economía y garantizó 350 millones de libras semanales para la sanidad que nunca llegaron). 

Como primer ministro, su última mentira es asegurar que las dieciséis fiestas que se celebraron en Downing Street durante el confinamiento del país eran “eventos de trabajo”. Por mentir, ha mentido hasta a la reina de Inglaterra, pero ello no le impide seguir estando en el poder.

La mentira compulsiva se ha convertido en normal entre la ristra de políticos populistas —Trump, Bolsonaro…— que han gobernado o gobiernan países como Estados Unidos y Brasil. En España y Catalunya también hemos tenido nuestra considerable ración de trolas en los últimos años.

Boris Johnson, de niño.

Mentir es un pecado listado nada más y nada menos que en los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, pero ello no impide que su práctica se haya extendido como un virus, azuzada por las redes sociales. Las llamadas fake-news, no son más que mentiras a golpe de tuit, video de YouTube o supuesto artículo periodístico. Irónicamente, en la era donde hay más medios para contrastar, la mentira campa a sus anchas. Parece impune.

Ante este panorama, es normal que haya progenitores que se pregunten si vale la pena criar hijos honestos, que entiendan la amoralidad de una práctica que parece haber mutado en un superpoder. ¿Vale la pena leerles Pinocho o contarles la historia de Pedro y el lobo? El mentiroso; ¿nace o se hace? ¿Cómo lidiar ante una mentira infantil? Ante el aluvión de preguntas responden tres psicólogas: Karen Carvalho de Castro, Noemí Calvó Iborra y Silvana Calcagno Nieto, responsables de la consulta barcelonesa Acció Psicologia.

Pinocho, el extraño personaje de Carlo Collodi, al que le crecía la nariz cuando mentía.

Empezamos por los orígenes: estas especialistas consideran que, en el ser humano, el engaño es innato. “La propia naturaleza y muchos animales tienen maneras de ‘engañar’ a sus depredadores. La mentira es una forma de engaño que, probablemente, nos ha ayudado a sobrevivir”. Para ellas, forma parte “del registro de habilidades que aprendemos de nuestro entorno” y, como con el hablar, la desarrollamos. Al principio, sin darnos cuenta: “Hasta los cinco años el niño confunde realidad y fantasía, hasta el punto que es capaz de imaginarse un compañero de juegos y funcionar como si fuera real, llegando a implicar a la familia”.

Los niños pequeños, que aún no saben expresar el “me gustaría…”, también utilizan la mentira para expresar un deseo como si fuera un hecho. La usan, asimismo: “Para justificarse, para complacer o proteger a los que quieren, para evitar un castigo, para llamar la atención e, incluso, por miedo a las consecuencias de decir la verdad”.

En cierto modo, la mentira a edades tempranas sería normal, porque “puede ser un regulador de conducta y un recurso para relacionarse”, aseguran desde Acció Psicologia. Pero, si no se corrige, mentir puede convertirse en un problema. ¿Cuáles serían las líneas rojas? “Cuando el niño la utiliza como única manera de obtener algo que desea, cuando confunde realidad y fantasía en edades que no corresponden y cuando la tolerancia a la frustración es baja y no soporta que le corrijan o, a pesar de que se le corrige, continúa utilizándola”, enumeran.

Y es que es partir de los cinco años cuando se produce un cambio en las dinámicas de la mentira. El desarrollo neurológico potencia la capacidad de empatía y el niño comprende mejor las reacciones y sentimientos del otro. Al empezar a procesar las consecuencias de mentir: “Es capaz de sentirse culpable, aunque puede necesitar la ayuda del adulto para comprender mejor lo que le sucede”.

Porque a mentir —y a no mentir—, se aprende, y ello depende del entorno cercano. “Si la familia utiliza con normalidad la mentira, esta será un modelo: cuando los niños ven que sus adultos de referencia les mienten o se mienten entre ellos, los imitan”, explican las terapeutas. Nos dan ejemplos: “Papá o mamá que mienten a la policía para no pagar una multa o mienten al colegio sobre una enfermedad del niño para salir más días de vacaciones. O si mamá o papá dice al niño que oculte algo para que el otro no se enfade…” Por imitación y si esta le aporta beneficios, el hijo será propenso a utilizar a mentira. Y continuará haciéndolo si los adultos no les ponen límites.

En la adolescencia, la mentira puede ser una herramienta para socializar. “Ayuda a compensar sus inseguridades, tanto auto-engañándose como engañando a los demás”. En esta etapa, la capacidad de mentir se iguala a la del adulto, y ya se detecta al mentiroso compulsivo. Porque la mentira tiene un lado muy oscuro, que se materializa en aquellas personas que mienten sin freno, incluso cuando no lo necesitan. “Mentir compulsivamente forma parte de una patología. Es el mitómano, el que desfigura la realidad: la mentira es el único recurso para escapar de situaciones de estrés o para obtener lo que desea, ya que hay poco tolerancia a la frustración”.

Los valores de una sociedad, añaden las psicólogas, también influyen a la hora de mentir: “Y hoy estamos estimulados socialmente a mentir —sobre quién somos, qué pensamos realmente, sobre nuestro físico…— Las redes sociales son un ejemplo perfecto”. Sin olvidar, por supuesto, que “a menudo vemos situaciones de personas públicas que han mentido, sin tener consecuencias”.

Aunque hay culturas en las que la mentira es menos tolerada que en otras, es tarea de la familia enseñar que perjudica. “La sociedad también educa, pero el niño, hasta su adolescencia, cree básicamente en los mensajes de los padres”, reiteran desde Acció Psicologia. Y aunque, en ocasiones, los padres también podemos mentirles —o ocultarles la verdad—: “Si permitimos que nuestros hijos nos mientan de pequeños será un hábito incorregible de mayores”. Y con hijos adolescentes, remarcan: “Necesitamos confiar en ellos… De lo contrario, estaremos sufriendo constantemente”.

El punto de partida para educar a no mentir es relativamente fácil: los padres no deberíamos hacerlo. A partir de ahí: “Es importante hablar del tema cuando surja y destacar el rechazo a la mentira, argumentando, con calma, el porqué y cuáles son sus consecuencias”. En niños pequeños: “Una manera sana de poner límites a las mentiras es tomarlas como una verdad: cuando el niño mienta, comenzamos a preguntarle detalles sobre lo que nos explica y, ante las respuestas, preguntamos más detalles… Llega un momento en el que preferirá decir la verdad o se dará cuenta de que no le sirve mentir. De esta forma no necesitamos reñir ni castigar”.

Con los adolescentes, las expertas recomiendan responsabilizarlos de sus acciones: “Hay que devolverles la pelota a su tejado: si nos mienten, decirles que son ellos quienes se la juegan. Su mayor o menor libertad dependerá de la confianza que nos dos y eso depende de su honestidad”. También es importante ayudar a los hijos a entender que mentir genera más problemas que beneficios. Pese al entorno: los padres tenemos que transmitir que, en la vida, “lo mejor y más fácil es ser honesto y asumir los hechos”. Algo que, por desgracia, no parece haberle sido inculcado a algunos.//

Este artículo surge de un inquietud que ya expresé en su día en esta carta, publicada en El PAÍS.

¿Qué es exactamente la CRIANZA CONSCIENTE?

La primera vez que escuché este término fue en una reunión de madres, cuando una de ellas aseguró que había tenido un «embarazo consciente». Me sorprendió la afirmación, porque, en general, las mujeres somos conscientes de que estamos embarazadas. Con el tiempo, la tendencia de la crianza consciente se ha ido instalando hasta convertirse en una nueva etiqueta. A mí me parece que su punto de partida (analizar cómo fuimos criados y, en caso de que hubieran modelos perjudiciales, no replicarlos), es bueno. Sin embargo, como tantas cosas en esta vida, en la «crianza consciente» también se han instalado el ruido, el negocio y la polarización. Pasen y lean, el artículo original está en este link del Magazine de La Vanguardia aunque lo comparto tambén a continuación:

De primeras, la crianza consciente es extenuante. Cuando un profano se adentra en la ya considerable bibliografía que existe alrededor de este concepto, se agota ante la cantidad de requerimientos para ser un padre y, en especial, una madre, “conscientes”.

Tomemos, por ejemplo, el libro Padres Conscientes: educar para crecer (B de Blooks), de la psicóloga estadounidense Shefali Tsabary: más de trescientas páginas en las que se insta a los padres a emprender “una profunda búsqueda interior” para poder criar a los hijos. En otro ebook: Padres Conscientes, hijos felices (Diversa Ediciones), su autora, Helen Flix, dedica catorce capítulos a explicar cómo ser progenitores conscientes. 

El primer Congreso sobre Maternidad y Crianza Consciente, organizado por Penguin Random House y Cursiva, ofreció más de veinte ponencias on-line. Entre ellas, la intervención más ajustada al título del evento fue la de Yvonne Laborda, que habló de Crianza consciente y educación emocional. Laborda, que se describe como “terapeuta humanista” y asegura ser la persona que acuñó el término de crianza consciente, es autora de Dar voz al niño (Grijalbo), un libro en el que, casi trescientas páginas mediante, nos explica cómo ser “los padres que nuestros hijos necesitan” a través de la crianza consciente, por supuesto.

La psicóloga estadounidense Shefali Tsabary es una de las especialistas en crianza consciente, la última etiqueta en el universo de la maternidad, especialmente.

Los artículos en los medios especializados son menos densos, aunque el autor del texto ¿Sabes qué es la crianza consciente? publicado en la revista Ser Padres, facilita casi una decena de instrucciones para “empezar a ser un padre o una madre muchísimo más conscientes”. Entre ellas: “aprender a perdonar”, “escuchar más y hablar menos” y “amar incondicionalmente a tu hijo”. Desde la web de la Universidad de Padres se explica también el camino hacia una crianza consciente a partir de la publicación Emoemprende en Familia: una guía práctica de educación positiva y consciente (Khaf), de los doctores en psicopedagogía José Rabanal y Eva Peñafiel.

“Para comenzar nuestro proceso de crianza consciente es fundamental conocer cuáles han sido nuestros modelos educativos”, escribe Eva Peñafiel en la Universidad de Padres. Porque, como sostiene esta terapeuta: “Todos aquellos modelos que hemos tenido a lo largo de la vida, sobre todo los de nuestros principales referentes (padre, madre, maestros, abuelos…) han ido modelando nuestro propio estilo educativo, de manera inconsciente la mayoría de las veces”.

Si tuvimos suerte durante esta etapa, añade Peñafiel: “Descubriremos que muchos modelos fueron positivos y que gracias a ellos hoy podemos ser lo que somos”. Sin embargo, la autora matiza que tal vez esto no siempre fue así: pueden haber modelos, tics o automatismos “que no nos hacen sentir bien a nosotros o a nuestros hijos”. Para no repetirlos, se necesitará un trabajo personal para reconvertirlos. Esa sería la esencia de la crianza consciente: una reflexión sobre cómo fuimos educados y un trabajo de mejora sobre lo que no estuvo bien. 

La madre consciente vive en un permanente estado de mindfulness: toma aire tres veces antes de actuar y trata, siempre, de sentir y comprender al hijo. Jamás alza la voz. FOTO: fizkes/iStock

El punto de partida parece lógico: si hay cosas erróneas del pasado, ¿por qué no revisarlas y cambiarlas? Sin embargo, a partir de aquí el camino de la crianza consciente empieza a tomar una deriva hacia los extremos, porque para algunas de sus divulgadoras, todo tiempo pasado no es que fuera peor, sino que era… un horror.

“Venimos de muchísimos siglos de un paradigma de crianza tradicional, donde la educación y la crianza se hacían de una forma jerárquica, donde el adulto es el que sabía y el niño simplemente tenía que obedecer”, explica la periodista Míriam Tirado en su intervención Claves de la crianza consciente y respetuosa de la plataforma Aprendemos Juntos. Tirado, descrita como experta en crianza consciente, asegura que “en nuestro ADN” está incrustada una forma de educar “desde el ‘yo ordeno y tú obedeces’”, basada “en el utilizar estrategias y técnicas de control del otro: el chantaje, el soborno, la amenaza, el castigo”. La humanidad lleva siglos maltratando a la infancia y de este maltrato surgen todos los males del mundo.

Algo similar sostiene Yvonne Laborda, quien en Dar voz al niño dibuja un desolador panorama educativo en la aún reciente era de la pre-crianza-consciente; unos tiempos basados en castigos, humillaciones y amenazas, en los que no se escuchaba a las criaturas. Unos tiempos que perviven: “La vivencia infantil de cada niño demuestra que aún estamos muy lejos de respetarlos, tratarlos y amarlos como legítimamente merecen y necesitan”, escribe. En el libro de Laborda, no hay ni una sola referencia bibliográfica, pero está salpicado de frases lapidarias en las que se insta “a tomar conciencia de nuestra incapacidad de dar y amar” y a “sanarse” para dejar de ser madres autoritarias, controladoras y abusivas.

La polarización está presente en ciertos discursos de la crianza consciente, que dividen el mundo entre madres respetuosas, que quieren ser conscientes, y madres inconscientes, ancladas en tiempos autoritarios, controladores y abusivos.

El camino que van a emprender las primeras —guiadas por libros, webs, consultorios y podcasts—, está trufado de metáforas relacionadas con la naturaleza, de voces interiores y ejercicios de búsqueda, aceptación, sanación y respiración. Hay un punto New Age en las propuestas de la crianza consciente que, al no tener un reconocimiento científico, da pie a todo tipo de postulados y consejos. Algunos son viejos conocidos, fruto del sentido común. Otros están más relacionados con disciplinas como el mindfulness y el yoga, porque la madre consciente respira profundamente varias veces al día, para lograr el autocontrol. 

De hecho, la madre consciente vive en un permanente estado de mindfulness: toma aire tres veces antes de actuar y trata, siempre, de sentir y comprender al hijo. Jamás alza la voz. En la crianza consciente los gritos están prohibidos. Dañan al niño y son un signo de flaqueza.

En la crianza consciente el niño es el centro absoluto de la familia; se trataría de otra forma de hiperpaternidad o, en este caso, hipermaternidad, porque parecería que el peso de esta crianza lo llevan las madres.

La función de la madre consciente es dejar todo a un lado y entender, de forma calmada, las razones de esa pataleta o de esa patada que la criatura le acaba de propinar. Si el niño le pega porque ha dejado de jugar con él para hacer la cena, la cena puede esperar: antes, la madre ha de averiguar lo que ella ha hecho para que eso ocurra. La madre consciente, como se explica en un artículo en The New Yorker: “Debe de dejar todo de lado para completar una transformación en un humanoide perpetuamente presente, que lo único que tiene es tiempo y está programado para la calma”

La madre consciente tampoco utiliza frases hechas (como ‘No pasa nada, solo es un rasguño’, ‘Cuántas veces te lo tengo que repetir’ o ‘Cuántas veces te he dicho que en el coche hay que ponerse el cinturón’). Estos tics educativos, escribe Yvonne Laborda, no validan las emociones del hijo, uno de los principales objetivos de la crianza consciente: “Cuando la madre le dice que solo es un rasguño, es como si negara que el niño siente”, afirma. Con la situación del cinturón de seguridad recomienda, de nuevo, simpatizar: “Te gustaría ir sin atar, te molesta el cinturón, ¿verdad? A mí también me gustaría no tener que llevarlo, pero, por seguridad y por ley, tenemos que llevarlo”, ilustra. De este modo, el niño sabe que tiene a su mamá a su lado: “No en contra, criticando, juzgándonos y quejándose”.

En la crianza consciente el niño es el centro absoluto de la familia, en la que desaparece la tradicional jerarquía: la doctora Tsabary, por ejemplo, rechaza la clásica relación padres-hijos (“basada en que los primeros lo saben todo”) y la lleva a “una relación mutua”, en la que los padres también aprenden de los hijos. “Es un: Te doy la mano y crecemos juntos. Yo crezco como madre o como padre a tu lado”, ilustra Míriam Tirado en la citada intervención en Aprendemos Juntos. La idea es que los niños sí vienen con instrucciones: es labor de los padres adaptarnos a ellos.

Pero, a diferencia de las crías de cocodrilo, nuestros hijos necesitan del saber y la dirección de los padres. En las familias hay una jerarquía, necesaria para su buen funcionamiento, aunque en tiempos de confusión entre autoridad y autoritarismo, está cada vez más cuestionada. Por supuesto, los hijos han de ser respetados y amados, y si ello implica una revisión de nuestra experiencia, adelante. Pero de ahí a ponernos etiquetas (“crío conscientemente”, “con apego”, “con respeto”…) ¿Qué padre o madre normal no respeta, es consciente y está apegado a sus hijos? Frente a los dogmas y el ruido, no estaría mal reivindicar el concepto de “la madre suficientemente buena”, del pediatra y psiquiatra Donald Winnicott. Pese a tener varias décadas, sigue siendo la mejor receta para evitar crianzas conscientemente ansiosas.//

¿SON LOS PERROS —y los gatos— LOS NUEVOS HIJOS?

La humanización de los animales es un fenómeno en alza: en países como Estados Unidos, la gran mayoría considera que las mascotas son hijos de hecho. Pero, aunque hay ciertas similitudes, una cosa es un animal y otra, un hijo.

De todo esto va mi nuevo tema en la sección de Parenting del Magazine del La Vanguardia. Os comparto link y texto, a continuación:

David Sedaris, uno de los cronistas más lúcidos del actual Estados Unidos, explica en un reciente ensayo para la revista The New Yorker cómo ve su país tras la pandemia. El escritor viaja por diversas ciudades y en su periplo destaca la presencia de adultos mimados que se niegan a ponerse la mascarilla, de adolescentes mimados cuyos padres se niegan a que trabajen y de mascotas mimadas, que reciben la aprobación generalizada.

El autor describe una escena en un hotel de cinco estrellas, en Washington, D.C: “En el desayuno, observo cómo, en la mesa de atrás, una mujer pide un plato extra. Lo llena de huevos fritos y bacon y lo deja en el suelo, para que su perro, un pequeño terrier, coma”. Al acabar, cuenta Sedaris, el perrito deambula por el comedor. Su correa extensible bloquea el paso de los comensales, pero a nadie parece molestarle. De hecho, el perrito recibe todo tipo de elogios. Una mujer le anuncia a la dueña del terrier que ella también tiene “dos bebés peluditos” esperándola en casa. “Debe de ser muy duro estar separada de ellos”, observa la dueña del terrier. “Lo es, sí”, le responde, “pero pronto verán a su Mamá”, responde la otra.

La mujer no hablaba en broma. De acuerdo con una encuesta de 2019 de la firma de análisis JWT Intelligence, el 89% de los estadounidenses solteros y el 91% de los que viven en pareja consideran que las mascotas son hijos de hecho. En este país, aún puntero en exportar tendencias sociales y culturales, los animales de compañía se han convertido en un pilar emocional para mucha gente y en un mercado gigantesco. En paralelo a un descenso de la natalidad, aumentan las personas que tratan a sus perros o gatos como hijos. “Mi hija tiene patas”, aseguraba Melissa, radiante dueña de una bóxer llamada Ziva, en este reportaje de la BBC. En el mismo explica que ella y su marido decidieron “no tener hijos humanos” por causas económicas y medioambientales y optaron por adoptar un perro.

«Mi hijo tiene cuatro patas»; una expresión cada vez más habitual. De hecho, según una encuesta de 2019 el 89% de los estadounidenses solteros y el 91% de los que viven en pareja consideran que las mascotas son hijos de hecho.

Un perro, sin embargo, al que trata como a un hijo humano: su dueña (bueno, su “madre”, como insiste en que le llamen) le cocina cada día, le prepara fiestas de cumpleaños y lo cuida  como una auténtica “madre helicóptero”. La casa está tachonada de fotografías enmarcadas del matrimonio con el bóxer. Melissa asegura que ella, su esposo y su perra forman una familia: “El mundo está cambiando y la gente se está volviendo cada vez más abierta a lo que es una familia, que hoy puede tener diferentes formas”.

En España, el fenómeno de la humanización de los animales de compañía se está acelerando. De hecho, hemos pasado de ser una sociedad que los maltrataba a mimarlos en exceso. Da fe de ello Carlos Carrasco, educador canino y autor del libro Haz equipo con tu perro (Plataforma). “Hoy hay una conciencia que hace treinta o cuarenta años no existía”, explica. “Antes se trataban a los animales a periodicazos, se les daban sobras para comer, pasaban frío… Lo que sucede es que nos hemos ido a otro extremo, en el que la gente trata al perro como si fuera un niño con pelo que ladra: hoy la humanización es el gran mal para las mascotas”.

Carrasco es licenciado en Derecho y Administración de Empresas, pero su pasión por los perros le llevó a especializarse en estos animales. Dirige una empresa de adiestramiento y su misión, asegura, “es mejorar las relaciones entre perros y humanos”. ¿Ya no les podemos llamar mascotas?: “Bueno, hay que tener cuidado, porque si dices ‘mi mascota’ hay quien se ofende… Pero claro, tampoco se puede decir ‘mi perro’, porque te dicen que el perro no es una posesión…”. ¿Ya no se es “el dueño” hoy? “Tampoco, pero hay que tener en cuenta que el perro está a mi nombre, yo le doy de comer, lo vacuno, lo llevo al veterinario, lo paseo… Es cierto que el lenguaje evoluciona en paralelo a la sociedad, pero creo que en algunos aspectos estamos perdiendo un poco la cabeza”, resume.

Ni dama (mimada) ni perro vagabundo: a los animales hay que respetarlos, siempre, pero ello no implica tratarlos como si fueran humanos.

¿Se ha perdido la cabeza al tratar a los animales como a hijos? Este especialista en comportamiento animal lo tiene claro: “A ver, una relación sana entre perro y dueño tendría que ser una relación en la que el dueño tratara a perro como animal. ¡Fíjate que mi principal trabajo es explicar a la gente lo que es un perro! Que entiendan que no es un niño con pelo sino… ¡Un animal! Con sus instintos y necesidades y sus pautas naturales de comportamiento”.

¿Un perro no puede ser un hijo, entonces? “No”, responde Carrasco, sin dudar. “A ver, podemos quererlo mucho y es evidente que es un integrante de la familia, y por eso lo trataré bien, cuidaré de su bienestar, de alimentarlo lo mejor posible, de cuidar su salud, de proporcionarle el ejercicio físico y mental y la estimulación que necesita para estar sano y equilibrado…. Pero son animales. Son perros. O gatos. No son mis bebés ni mis hijos. Eso no lo pierdo de vista”.

Para el bienestar del perro las claves son «suficiente ejercicio físico, ponerle límites y normas y comunicarnos de una manera adecuada con él»

Carrasco tiene muy claro que al tratar a un perro como a un niño “no lo estoy respetando, porque le pones una responsabilidad que no le corresponde”. Sin embargo, es cierto que en algunas cosas, las mascotas -en especial los perros- son como criaturas: “Necesitan límites y normas, necesitan ejercicio físico y mental”, enumera. Un equilibrio que no se da achuchándolos constantemente ni vistiéndoles con accesorios de marca ni gastando una fortuna en productos de belleza. “Si pensáramos en el bienestar del perro, quizás lo que tendríamos que hacer es, en lugar de mimarlo gratuitamente, dedicarle tiempo para hacer suficiente ejercicio físico, ponerle límites y normas y comunicarnos de una manera adecuada con él”.

Sin embargo, “esto no está pasando”, asegura. Considera que urge una reflexión: “Fíjate que antes al perro se le trataba con más firmeza: hoy podemos discutir sobre la forma, sabemos que se puede educar de otra manera, sin zapatillazo ni periodicazo (por fortuna, la educación canina ha avanzado mucho), pero antes había una cosa buena, que el perro era perro y se le trataba como tal”.

Este experto es muy consciente que se hacían muchas cosas mal: “Pero yo creo que, de alguna manera, tendríamos que volver al fondo de antes —el perro es un animal— pero con la forma de ahora. Con lo que sabemos hoy, en definitiva: que es que se puede educar sin recurrir a la violencia ni al castigo físico…. Y creo que algo similar ocurre con la educación de los niños, donde hemos ido a un extremo en que hoy es el niño el que pega al padre”.//

PORNO PRECOZ: una anormalidad que se puede prevenir.

Los niños están viendo pornografía a partir de los… 9 años. Es debido, en gran parte, a internet, donde reina a sus anchas. Esta exposición prematura acarrea serias consecuencias para el equilibrio emocional, mental y sexual de los hijos. ¿Se puede prevenir? De todo ello hablo en este artículo en la sección de Parenting de La Vanguardia Magazine. Os lo comparto también a continuación:


“Veía muchísimo porno. Empecé con once años. Pensaba que así funcionaba el sexo. Con catorce años, miraba porno violento; destrozó mi cerebro”. Quien se expresa con esta contundencia es la cantante Billie Eilish, un ídolo adolescente que ha sido precoz en muchas cosas: en componer canciones, en vender millones de discos y en ganar premios Grammy. Sin embargo, su precocidad con la pornografía no es tan anormal. Como revela la guía Tenemos que hablar de porno, de Save The Children España: “La mayor parte de investigaciones y los testimonios de muchas familias alertan de que los primeros contactos con la pornografía empiezan en torno a los nueve y once años”.

Y, en la mayoría de los casos, estos primeros contactos llegan a través de internet, donde la pornografía reina a sus anchas. Al teclear “Billie Eilish porno”, por ejemplo, Google nos dirige, diligentemente, a dos webs dedicadas a estos contenidos, situadas en los dos primeros lugares de la lista. En el tercero aparece la noticia de La Vanguardia con las declaraciones de la cantante sobre cómo le afectó esta exposición temprana a la pornografía: Eilish revela que dañó su vida sexual y le provocó problemas mentales.

Según el informe de Save The Children los menores acceden por primera vez al porno por casualidad. En estas edades tempranas: “No suele tratarse de búsquedas deliberadas ni tienen un componente esencialmente erótico, es decir; para despertar o incrementar el deseo, como sucederá en la adolescencia”. Aunque esto último también puede ocurrir de forma precoz. Lo sabe muy bien una abuela barcelonesa a quien su nieta, de doce años, le explicó que “necesitaba ver porno porque si no, no se corría cuando se masturbaba”. La abuela se quedó horrorizada, como en su día se quedó la madre de Billie Eilish cuando su hija le contó su experiencia.

Por lo menos, ambas niñas fueron sinceras, algo infrecuente con unos contenidos que, pese a su ubicuidad, son consumidos de forma clandestina. Uno de los problemas del consumo de porno entre menores es que a la mayoría de padres y madres no se les pasa por la cabeza que sus criaturas puedan estar viéndolo. 

Por ello, como cuenta la psicóloga infantil Núria Casanovas, a menudo se descubre cuando los menores van a consulta por otros problemas: “Aunque la adicción al porno es un problema recurrente, cuando los niños o adolescentes vienen a consulta no es debido a ello. Esta dependencia se detecta porque algunos son mucho más vulnerables al acoso sexual en las redes, han publicado fotos que no eran adecuadas o alguien los ha manipulado”, explica esta experta, presidenta del Consell social del Col•legi Oficial de Psicologia de Catalunya.

Que el consumo de porno en la edad adulta sea o no recomendable sería otro tema, pero lo que está clarísimo es que, a edades tan tempranas, esta exposición es nociva. Los contenidos pornográficos, como corrobora la psicóloga Núria Casanovas, afectan a los menores: “Pueden comportar consecuencias emocionales, sexuales e, incluso, neuronales, porque el cerebro se está formando y puede haber un daño neuronal”. Las imágenes, a menudo perturbadores, violentas y difíciles de asumir serían como un golpe en la psique infantil. ¿Dejan una marca, entonces?: “Sí, es como un traumatismo”, asegura.

El consumo de pornografía también puede resultar en una adicción precoz. “Porque una cosa es ‘yo voy porque quiero’ y otra, ‘porque algo me lleva’”, dice Casanovas. Y está sucediendo. Hay niños y adolescentes, explica, que van de una manera compulsiva al porno sin saber ni el porqué: “Como cuenta Billie Eilish, aunque saben que son contenidos dañinos, no pueden dejar de mirarlos: es como una compensación a un malestar, algo para calmar un sentimiento de ansiedad, porque no encuentran alternativas”.

Núria Casanovas matiza que no todo el mundo que ve pornografía se vuelve adicto: “Aunque estos contenidos pueden descolocar al adolescente y abocarlo a más conductas de riesgo u otras adicciones”, advierte.

En el informe Basically… porn is everywhere (Basicamente, el porno está en todas partes), encargado por el Defensor del Menor en el Reino Unido, se ratifica que la pornografía afecta a las conductas sexuales de niños y adolescentes. Las autoras de estudio —en su día pionero y realizado conjuntamente en cuatro universidades—, no se andan con rodeos. Entre otros, llegan a la conclusión que esta exposición prematura: “Está vinculada a actitudes inadecuadas sobre las relaciones afectivas, a actitudes sexuales más permisivas, a una mayor aceptación al sexo casual y a ideas de que las mujeres son objetos y que el hombre ejerce el dominio sexual”.

Tampoco se tienen dudas de que este consumo precoz está vinculado a prácticas de riesgo por parte de los menores (como “sexo anal y oral sin protección y el uso de drogas y alcohol”). Sin olvidar el Sexting, la autoproducción y difusión de textos, imágenes o videos digitales con contenidos explícitamente sexuales, que en el estudio se definía como “actividad de riesgo” por sus efectos en las vidas de niños y adolescentes.

¿Cómo se contrarresta un panorama así? Una situación en la que, como se describe en el informe inglés, los menores consumen “imágenes explícitas de sexo y violencia así como de violaciones, bestialismo y el uso del dolor y la humillación”, que están a unos pocos clics.

Por un lado, existen las herramientas de control parental: programas, aplicaciones o buscadores que limitan el acceso a ciertas páginas. Sin embargo, como señalan desde Save the Children, estos tienen una duración determinada: “Y tarde o temprano, tu hija o tu hijo buscará deliberadamente material erótico u otros se lo enseñarán. Por ello, su uso debe formar parte de una estrategia pedagógica”.

Porque para contrarrestar este tsunami la educación ha de ser la herramienta principal: “Una información sexual sana, conectada a las emociones”, insta Núria Casanovas. Un trabajo, reitera la psicóloga, que debería ser constante y no recaer exclusivamente en las familias, sino también en las escuelas y en los responsables de contenidos de las redes. “Que el conocimiento del cuerpo y el respeto al otro fueran una temática. Que esto sea un tabú, nos perjudica”, resume. 

La educación, de nuevo, es clave. Porque, como insisten desde Save the Children: “Los controles parentales pueden evitar el problema temporalmente, pero en ningún caso sustituyen a una educación sexual integral que enseñará a desarrollar una actitud crítica, que les acompañe toda su vida”.//