Destacada

LA HIPERPATERNIDAD en los MEDIOS

Desde que publiqué el libro HIPERPATERNIDAD — Del modelo mueble al modelo altar (Plataforma Actual) y, más recientemente, HIPERNIÑOS: ¿hijos perfectos o hipohijos?, el interés mediático ha sido muy intenso. Aquí adjunto un listado de entrevistas, reportajes y artículos sobre el tema publicados a raíz del libro. Aprovecho para agradecer el trabajo de la estupenda Laura Villarreal, de prensa de Plataforma, y a todos los periodistas y medios de comunicación que se han interesado por la hiperpaternidad, que hasta tiene #hagstag en Twitter y todo: #hiperpaternidad.
EL PAIS/APRENDEMOS JUNTOS.
Mi participación “Sobreproteger a los niños es desprotegerlos” en la plataforma Aprendemos Juntos sumaba cerca de 30 millones de visualizaciones en octubre de 2020.
Captura de pantalla 2018-12-14 a las 12.25.48
CHARLA EL PERIÓDICO/BBVA
Captura de pantalla 2019-12-20 a las 12.05.25
______________________________________________
DIARIO ABC — ENTREVISTA
captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-19-37-09
______________________________________________
EL PAÍS — Columna opinión

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.18.48

‘HIPOMADRES’ — LUZ SANCHEZ MELLADO
______________________________________________
Entrevista en LA MAÑANA DE TVE1 (1.44′) 
captura-de-pantalla-2017-03-02-a-las-16-23-28
_____________________________________________
CADENA SER, HOY POR HOY, entrevista
HOY POR HOY CADENA SER
______________________________________________
DIARI ARA, entrevistas:  2018castellano  2018català — 2016castellano  2016català 
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.20.25
______________________________________________
EL PAÍS — CRÓNICA 
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 12.52.55
______________________________________________
ELLE — ¿Es tu hijo un hipohijo? 
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 12.56.23
______________________________________________
EFE SALUD — REPORTAJE
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.05.14
______________________________________________
TVE CATALUNYA — NOMS PROPIS
Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.30.17
______________________________________________
EL MUNDO —  «Niños blanditos»
captura-de-pantalla-2017-01-12-a-las-15-16-45
______________________________________________
DIARIO DE MALLORCA, ENTREVISTA de Matías Vallés
Captura de pantalla 2016-05-23 a la(s) 13.54.31 copia
______________________________________________
RADIO NACIONAL DE ESPAÑA  —  entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-32-21

CANTO GRILLO RTVE HIPERPATERNIDAD
____________________________________________
LA VANGUARDIA/GIARDINETTO SESSIONS — link 
LA VANGUARDIA
______________________________________________
SEMANARIO LA VERITÀ, entrevista link y PDF La Verità_31.01.2019
Captura de pantalla 2019-02-05 a las 17.41.02
PRENSA ESCRITA y DIGITAL
EL PAÍS — reportaje 
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.04.12
____________________________________________________________________________________________
DIARIO ABC — ENTREVISTA
Captura de pantalla 2018-02-26 a la(s) 11.41.59
____________________________________________________________________________________________
DIARIO EL MUNDO — reportaje
Captura de pantalla 2018-03-23 a la(s) 12.49.37
____________________________________________________________________________________________
LA VOZ DE GALICIA, entrevista y reportaje
EVA LA VOZ
______________________________________________
EDITORIAL DIARI ARA — Hijos perfectamente maleducados

Captura de pantalla 2018-03-06 a la(s) 19.40.22

«Uno de los artículos que más lecturas ha tenido en la historia del diario ARA es una entrevista de Lara Bonilla a la periodista Eva Millet. Especializada en temas de educación, Millet hizo diana con un libro sobre la «hiperpaternidad». Todos sabemos lo que es, pero ninguno de nosotros nos queremos reconocer. Millet recomendaba que dejáramos de preguntarlo todos a los hijos, porque una familia no es una institución democrática. La responsabilidad de los padres es hacer de padres. Dialogando, pero sin quedar esclavizados por nuestros queridos emperadores. El acierto de Millet es recordarnos donde está la justa medida, el sentido común, el equilibrio tan deseado y tan fugaz. Ahora Millet ha escrito un nuevo libro donde observa a los «hiperniños» y vuelve a acertar: «Prefiero que mi hijo diga buenos días y gracias que no que toque el piano a los cinco años». Las mejores ideas a menudo tienen apariencia de obviedad. Millet tiene esta capacidad. Pone frente al espejo a muchas madres y muchos padres sobreprotectores capaces de asfixiar al niño en pos de su perfección académica, deportiva, física. Estos hiperpadres consiguen hipohijos, adolescentes que simulan vidas perfectas en Instagram. Paisajes maravillosos, sonrisas impostadas, cabelleras impecables. Si queremos hijos con capacidad de adaptación y resistencia a la frustración los tendremos que convertir primero en ciudadanos ocupados en ser y no en paracer. Enseñarlos a respetarse y a respetar. Y como hoy nieva, que empiecen por fotografiar lo que les rodea y no hacerse un selfie./
______________________________________________
IL GIORNALE — «Basta con gli ipergenitori (e avremo famiglie migliori)»
Captura de pantalla 2019-10-02 a las 20.04.53
______________________________________________
DIARIO LA RAZÓN — ENTREVISTA
Captura de pantalla 2018-03-06 a la(s) 19.35.03____________________________
______________________________________________VILA WEB — entrevista 
Captura de pantalla 2018-03-23 a la(s) 13.01.34
______________________________________________
EL DIARIO. ES — entrevista
Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.53.32
______________________________________________
REVISTA YOROkOBU — reportaje
Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.11.04
______________________________________________
ARA CRIATURES evamilletaracriatures
captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-15-40
______________________________________________
REVISTA YO DONA, EL MUNDO, opinión 

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-35-20

YO DONA, EL MUNDO
______________________________________________
SELECCIONES READER’S DIGEST —
PORTADA
___________________________________________
CUADERNOS DE PEDAGOGÍA — reseña
captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-13-50-02
___________________________________________
EL PAÍS/ICON  – REPORTAJE
EL PAIS/ICON
___________________________________________
LA VANGUARDIA — artículo
HIPERPATERNIDAD LA VANGUARDIA
— Reportaje: «Móvil, un intrusto en la crianza»; a partir del FÒRUM INTERXARXES 2017, en el que participé.
— Reportaje: «Dificultades actuales de madres y padres en la educación», de José Ramón Ubieto en la edición digital de La Vanguardia.
___________________________________________
ARA — DOSSIER HIPERPATERNIDAD

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-37-16

Com diu la periodista Eva Millet, responsable de la popularització del terme hiperpaternitat, hem passat de tenir fills moble, a qui fèiem poc cas, a tenir fills altar, als quals venerem.
___________________________________________
EL MUNDO – reportaje

HIPERPATERNIDAD EL MUNDO

También en EL MUNDO digital
___________________________________________
DIARIO DE LA EDUCACIÓN — REPORTAJE

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.27.42

Reportaje de Saray Marqués
___________________________________________
ABC FAMILIA — reportaje

Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 12.29.42

ABC CEU VALENCIA
___________________________________________
REVISTA PERFILES (ONCE) — entrevista 
captura-de-pantalla-2017-01-10-a-las-16-16-34
______________________________________________
DIARI DE L’EDUCACIÓ – ENTREVISTA
DIARI EDUCACION
_____________________________________________
EL MUNDO — 5 TEMAS QUE PREOCUPARON A LOS PADRES EN 2016
captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-05-37
______________________________________________
LA VOZ DE GALICIA — REPORTAJE
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.06.52
______________________________________________
LA VOZ DE GALICIA — follow-up
ENCUESTA VOZ DE GALICIA
_____________________________________________
ABC/MUJER HOY — REPORTAJE
ABC MUJER HOY
______________________________________________
REVISTA VOGUE – opinión
VOGUE
______________________________________________
REVISTA TELVA – Reportaje 
TELVA
______________________________________________
AGENCIA EFE – REPORTAJE
EFE SALUD HIPERPATERNIDAD
______________________________________________
ARA CRIATURES – REPORTAJE 
Captura de pantalla 2016-05-23 a la(s) 13.45.45
______________________________________________
REVISTA DIEZ MINUTOS, reportaje
_____________________________________________
REVISTA TRENDENCIASReportaje 
captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-12-58-19
______________________________________________
EL CRITIC — entrevista
Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.10.25
___________________________________________
DIARIO LA RIOJA — entrevistacaptura-de-pantalla-2016-12-18-a-las-11-17-47
___________________________________________
REVISTA SER PADRES – Reportaje
SER PADRES
Y a partir de la CHARLA EDUTALKS en la escuela CEU MONTEPRÍNCIPE, en Madrid.
____________________________
LA VANGUARDIA – DIEZ LIBROS PARA SANT JORDI QUE TE CAMBIARÁN LA VIDA
la vanguardia SANT JORDI
____________________________
REVISTA EL TRIANGLE — entrevista captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-19-41-20
____________________________
REVISTA FAPEL — entrevista
captura-de-pantalla-2016-11-11-a-las-16-35-16
____________________________
ENTREVISTA EN — REVISTA MAGISTERIO
Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 13.36.13
____________________________
OBJETIVO BIENESTAR – REPORTAJE
OBJETIVO BIENESTAR
____________________________
FARO DE VIGO – ENTREVISTA
FARO DE VIGO
____________________________
REPORTAJE REVISTA SER PADRES —  SOBREPROTEGIDOS

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.15.35

SER PADRES — SOBREPROTEGIDOS
____________________________
REVISTA CLARA – HIPERPATERNIDAD 
CLARA
____________________________
PSICOLOGÍA PRÁCTICA – Reportaje
PSICOLOGIA PRÁTICA____________________________
DIARI DE GIRONA – entrevista
DIARI GIRONA
____________________________
REVISTA EROSKI CONSUMER 
captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-28-39
____________________________
REVISTA HACER FAMILIA (CHILE)

Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 12.22.39

HACER FAMILIA (Chile)
GRUPO EL MERCURIO (CHILE) Reportajecaptura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-17-58-39
____________________________
LA NUEVA MUJER (MÉXICO) – REPORTAJE
  • EN MEXICO, NUEVA MUJER_______________________MONTEVIDEO PORTAL (URUGUAY) – ArtículoMONTEVIDEO PORTAL_______________________LA PRENSA (HONDURAS) — artículo la prensa Honduras_______________________LA GACETA DE TUCUMÁN (ARGENTINA)- REPORTAJE
GACETA TUCUMAN. ARGENTINA
_______________________
DIARIO LIBRE (República Dominicana) — artículo opinión
_______________________
LAS PROVINCIAS (Venezuela)— Reportaje
LAS PROVINCIAS
_______________________
LA CIUDAD, URUGUAY
  • captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-35-22_______________________INFOBAE — (Argentina) reportajecaptura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-20-12_______________________La OPINIÓN, BOLIVIA — artículo Captura de pantalla 2016-06-20 a la(s) 13.49.11
PROGRAMAS DE RADIO
LAS MAÑANAS DE RADIO NACIONAL DE ESPAÑA (a partir ’27)
RAC 1 TOT ES POSSIBLE
_______________________
RADIO 5 – ENTREVISTA PROGRAMA EDUCAR PARA LA PAZ
EDUCAR PARA LA PAZ RADIO 5
_______________________
SER – ENTREVISTA «QUÈ VOLS SER»
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 15.47.02
_______________________
_______________________
RADIO EUSKADI – En la tertulia del programa BOULEVARD.
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.11.27
follow-up en RADIO EUSKADI: «Del padre helicóptero al padre submarino»
_______________________
RNE – radio 4 – ENTREVISTA EN  PROGRAMA LLETRA LLIGADA
Radio 4
_______________________
RADIO CANAL EXTREMADURA – TERTULIA
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.14.01
_______________________
RADIO CANAL EXTREMADURA — programa fin de semana
Captura de pantalla 2016-05-23 a las 15.43.10
_______________________
RADIO SOL — ¿Te consideras un padre helicóptero? y  EN LA TERTULIA del programa Diverpapis
SER CATALUNYA
______________________________________________
ONDA CERO SUR — entrevista  
______________________________________________
RNE – R4 ENTREVISTA en programa ANEM DE TARDA
ANEM DE TARDA
MURCIA EN LA ONDA — entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-21-34

ONDa cero, MURCIA
_____________________________________________
RCN RADIO, Colombia — entrevista
captura-de-pantalla-2017-01-17-a-las-09-36-11
Y otra entrevista aquí
___________________________________________
Radio Caracol, COLOMBIA — reportaje
Captura de pantalla 2016-06-20 a la(s) 13.42.12
_______________________
En la emisora mexicana grupo Radio Centro
captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-23-20
TELEVISIÓN
Entrevista en LA MAÑANA DE TVE1 (1h 14′)
HIPERPATERNIDAD TV3
______________________________________________
ANEM DE TARDA de TVE Catalunya — debate (a partir minuto 32′)
captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-25-19
_____________________________________________
En ESPEJO PÚBLICO, DE ANTENA 3 TV
ANTENA 3
______________________________________________
En el canal de la revista HACER FAMILIA — reportaje 

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.09.00

ENTREVISTA REVISTA HACER FAMILIA — BRITISH COUNCIL MADRID
_______________________
En la televisión argentina, CANAL 13  Miguel Espeche
  • TV ARGENTINA HIPERPADRES
_______________________
En programa TARDEO – TV MURCIANA

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-26-36

TARDEO TV MURCIANA
_______________________
EN NTN24— entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-44-06

NTN24
_______________________
En AZTECA TELEVISIÓN 

AZTECA TV

Cargando no solo la mochila: también al hijo. La hiperpaternidad,también en México.
Y en blogs —algunas muestras—  y en recomendaciones de libreros y lectores. ¡Gracias!
captura-de-pantalla-2016-10-28-a-las-12-58-32
_______________________
LA SUPERNANNY ESPAÑOLA, EN CADENA DIAL
  • Captura de pantalla 2017-06-18 a la(s) 13.04.59_______________________ LA CENTRAL ¡RECOMIENDA!LA CENTRAL RECOMIENDA_______________________ BLOG FUNDACIÓN CET, ENTREVISTA Captura de pantalla 2017-05-07 a la(s) 13.28.46_______________________EL FILÓSOFO Y PEDAGOGO GREGORIO LURI: «Un gran libro»
luri-copia
 _______________________
EN EL FACEBOOK DE SPARKS & ROCKETS

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-17-59-19

«Su libro me encantó» GRACIAS!
CARMEN SERRAT VALERA
BERTA/SMARTICK
el blog del teacher
captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-31-17
EL PORTAL DEL HOMBRE
  • Y un amabilísimo lector. «Si tienes hijos, léelo ya. Muy recomendable»
Tweet lector
  • La periodista Marta Ricart: «Está muy bien tu libro, Eva, y se lee muy bien con los ejemplos que salen. Lo recomiendo a todo el mundo».
MARTA RICART
  • En el rincón de  padres de la Biblioteca de Alcanar.b
  • Una lectora entusiasmada:
MAR ARABÍA RECOMENDACIÓN
Y EN LAS LISTAS DE LOS MÁS VENDIDOS!
ABACUS + VENDIDOS
MÁS VENDIDOS

En un mundo de mentirosos de éxito… ¿VALE LA PENA EDUCAR HIJOS HONESTOS?

La mentira circula con una naturalidad pasmosa en la sociedad actual. La impunidad con la que la practican algunas figuras públicas y los beneficios que les acarrean, plantean dudas sobre si hay que educar a los hijos en ser honestos. De esto va mi publicación en la sección de Parenting del Magazine de La Vanguardia. Os comparto el link y el texto, a continuación:

EVA MILLET

Muchos padres se preguntan qué habilidades van a necesitar sus hijos para triunfar en la vida y, visto el panorama, parece que la de mentir da réditos: un buen ejemplo lo encontramos en el Reino Unido, otrora un país admirado por su sentido común, en el que hoy gobierna un primer ministro que miente sin complejos.

Una búsqueda en Google bajo “Johnson mentiroso” resulta en más de once millones de entradas, que nos recuerdan que, entre otros, Johnson mintió repetidas veces cuando trabajaba como periodista (lo despidieron del Times por ello) y como político (entre otros, aseguró que el Brexit sería bueno para la economía y garantizó 350 millones de libras semanales para la sanidad que nunca llegaron). 

Como primer ministro, su última mentira es asegurar que las dieciséis fiestas que se celebraron en Downing Street durante el confinamiento del país eran “eventos de trabajo”. Por mentir, ha mentido hasta a la reina de Inglaterra, pero ello no le impide seguir estando en el poder.

La mentira compulsiva se ha convertido en normal entre la ristra de políticos populistas —Trump, Bolsonaro…— que han gobernado o gobiernan países como Estados Unidos y Brasil. En España y Catalunya también hemos tenido nuestra considerable ración de trolas en los últimos años.

Boris Johnson, de niño.

Mentir es un pecado listado nada más y nada menos que en los Diez Mandamientos de la Ley de Dios, pero ello no impide que su práctica se haya extendido como un virus, azuzada por las redes sociales. Las llamadas fake-news, no son más que mentiras a golpe de tuit, video de YouTube o supuesto artículo periodístico. Irónicamente, en la era donde hay más medios para contrastar, la mentira campa a sus anchas. Parece impune.

Ante este panorama, es normal que haya progenitores que se pregunten si vale la pena criar hijos honestos, que entiendan la amoralidad de una práctica que parece haber mutado en un superpoder. ¿Vale la pena leerles Pinocho o contarles la historia de Pedro y el lobo? El mentiroso; ¿nace o se hace? ¿Cómo lidiar ante una mentira infantil? Ante el aluvión de preguntas responden tres psicólogas: Karen Carvalho de Castro, Noemí Calvó Iborra y Silvana Calcagno Nieto, responsables de la consulta barcelonesa Acció Psicologia.

Pinocho, el extraño personaje de Carlo Collodi, al que le crecía la nariz cuando mentía.

Empezamos por los orígenes: estas especialistas consideran que, en el ser humano, el engaño es innato. “La propia naturaleza y muchos animales tienen maneras de ‘engañar’ a sus depredadores. La mentira es una forma de engaño que, probablemente, nos ha ayudado a sobrevivir”. Para ellas, forma parte “del registro de habilidades que aprendemos de nuestro entorno” y, como con el hablar, la desarrollamos. Al principio, sin darnos cuenta: “Hasta los cinco años el niño confunde realidad y fantasía, hasta el punto que es capaz de imaginarse un compañero de juegos y funcionar como si fuera real, llegando a implicar a la familia”.

Los niños pequeños, que aún no saben expresar el “me gustaría…”, también utilizan la mentira para expresar un deseo como si fuera un hecho. La usan, asimismo: “Para justificarse, para complacer o proteger a los que quieren, para evitar un castigo, para llamar la atención e, incluso, por miedo a las consecuencias de decir la verdad”.

En cierto modo, la mentira a edades tempranas sería normal, porque “puede ser un regulador de conducta y un recurso para relacionarse”, aseguran desde Acció Psicologia. Pero, si no se corrige, mentir puede convertirse en un problema. ¿Cuáles serían las líneas rojas? “Cuando el niño la utiliza como única manera de obtener algo que desea, cuando confunde realidad y fantasía en edades que no corresponden y cuando la tolerancia a la frustración es baja y no soporta que le corrijan o, a pesar de que se le corrige, continúa utilizándola”, enumeran.

Y es que es partir de los cinco años cuando se produce un cambio en las dinámicas de la mentira. El desarrollo neurológico potencia la capacidad de empatía y el niño comprende mejor las reacciones y sentimientos del otro. Al empezar a procesar las consecuencias de mentir: “Es capaz de sentirse culpable, aunque puede necesitar la ayuda del adulto para comprender mejor lo que le sucede”.

Porque a mentir —y a no mentir—, se aprende, y ello depende del entorno cercano. “Si la familia utiliza con normalidad la mentira, esta será un modelo: cuando los niños ven que sus adultos de referencia les mienten o se mienten entre ellos, los imitan”, explican las terapeutas. Nos dan ejemplos: “Papá o mamá que mienten a la policía para no pagar una multa o mienten al colegio sobre una enfermedad del niño para salir más días de vacaciones. O si mamá o papá dice al niño que oculte algo para que el otro no se enfade…” Por imitación y si esta le aporta beneficios, el hijo será propenso a utilizar a mentira. Y continuará haciéndolo si los adultos no les ponen límites.

En la adolescencia, la mentira puede ser una herramienta para socializar. “Ayuda a compensar sus inseguridades, tanto auto-engañándose como engañando a los demás”. En esta etapa, la capacidad de mentir se iguala a la del adulto, y ya se detecta al mentiroso compulsivo. Porque la mentira tiene un lado muy oscuro, que se materializa en aquellas personas que mienten sin freno, incluso cuando no lo necesitan. “Mentir compulsivamente forma parte de una patología. Es el mitómano, el que desfigura la realidad: la mentira es el único recurso para escapar de situaciones de estrés o para obtener lo que desea, ya que hay poco tolerancia a la frustración”.

Los valores de una sociedad, añaden las psicólogas, también influyen a la hora de mentir: “Y hoy estamos estimulados socialmente a mentir —sobre quién somos, qué pensamos realmente, sobre nuestro físico…— Las redes sociales son un ejemplo perfecto”. Sin olvidar, por supuesto, que “a menudo vemos situaciones de personas públicas que han mentido, sin tener consecuencias”.

Aunque hay culturas en las que la mentira es menos tolerada que en otras, es tarea de la familia enseñar que perjudica. “La sociedad también educa, pero el niño, hasta su adolescencia, cree básicamente en los mensajes de los padres”, reiteran desde Acció Psicologia. Y aunque, en ocasiones, los padres también podemos mentirles —o ocultarles la verdad—: “Si permitimos que nuestros hijos nos mientan de pequeños será un hábito incorregible de mayores”. Y con hijos adolescentes, remarcan: “Necesitamos confiar en ellos… De lo contrario, estaremos sufriendo constantemente”.

El punto de partida para educar a no mentir es relativamente fácil: los padres no deberíamos hacerlo. A partir de ahí: “Es importante hablar del tema cuando surja y destacar el rechazo a la mentira, argumentando, con calma, el porqué y cuáles son sus consecuencias”. En niños pequeños: “Una manera sana de poner límites a las mentiras es tomarlas como una verdad: cuando el niño mienta, comenzamos a preguntarle detalles sobre lo que nos explica y, ante las respuestas, preguntamos más detalles… Llega un momento en el que preferirá decir la verdad o se dará cuenta de que no le sirve mentir. De esta forma no necesitamos reñir ni castigar”.

Con los adolescentes, las expertas recomiendan responsabilizarlos de sus acciones: “Hay que devolverles la pelota a su tejado: si nos mienten, decirles que son ellos quienes se la juegan. Su mayor o menor libertad dependerá de la confianza que nos dos y eso depende de su honestidad”. También es importante ayudar a los hijos a entender que mentir genera más problemas que beneficios. Pese al entorno: los padres tenemos que transmitir que, en la vida, “lo mejor y más fácil es ser honesto y asumir los hechos”. Algo que, por desgracia, no parece haberle sido inculcado a algunos.//

Este artículo surge de un inquietud que ya expresé en su día en esta carta, publicada en El PAÍS.

¿Qué es exactamente la CRIANZA CONSCIENTE?

La primera vez que escuché este término fue en una reunión de madres, cuando una de ellas aseguró que había tenido un «embarazo consciente». Me sorprendió la afirmación, porque, en general, las mujeres somos conscientes de que estamos embarazadas. Con el tiempo, la tendencia de la crianza consciente se ha ido instalando hasta convertirse en una nueva etiqueta. A mí me parece que su punto de partida (analizar cómo fuimos criados y, en caso de que hubieran modelos perjudiciales, no replicarlos), es bueno. Sin embargo, como tantas cosas en esta vida, en la «crianza consciente» también se han instalado el ruido, el negocio y la polarización. Pasen y lean, el artículo original está en este link del Magazine de La Vanguardia aunque lo comparto tambén a continuación:

De primeras, la crianza consciente es extenuante. Cuando un profano se adentra en la ya considerable bibliografía que existe alrededor de este concepto, se agota ante la cantidad de requerimientos para ser un padre y, en especial, una madre, “conscientes”.

Tomemos, por ejemplo, el libro Padres Conscientes: educar para crecer (B de Blooks), de la psicóloga estadounidense Shefali Tsabary: más de trescientas páginas en las que se insta a los padres a emprender “una profunda búsqueda interior” para poder criar a los hijos. En otro ebook: Padres Conscientes, hijos felices (Diversa Ediciones), su autora, Helen Flix, dedica catorce capítulos a explicar cómo ser progenitores conscientes. 

El primer Congreso sobre Maternidad y Crianza Consciente, organizado por Penguin Random House y Cursiva, ofreció más de veinte ponencias on-line. Entre ellas, la intervención más ajustada al título del evento fue la de Yvonne Laborda, que habló de Crianza consciente y educación emocional. Laborda, que se describe como “terapeuta humanista” y asegura ser la persona que acuñó el término de crianza consciente, es autora de Dar voz al niño (Grijalbo), un libro en el que, casi trescientas páginas mediante, nos explica cómo ser “los padres que nuestros hijos necesitan” a través de la crianza consciente, por supuesto.

La psicóloga estadounidense Shefali Tsabary es una de las especialistas en crianza consciente, la última etiqueta en el universo de la maternidad, especialmente.

Los artículos en los medios especializados son menos densos, aunque el autor del texto ¿Sabes qué es la crianza consciente? publicado en la revista Ser Padres, facilita casi una decena de instrucciones para “empezar a ser un padre o una madre muchísimo más conscientes”. Entre ellas: “aprender a perdonar”, “escuchar más y hablar menos” y “amar incondicionalmente a tu hijo”. Desde la web de la Universidad de Padres se explica también el camino hacia una crianza consciente a partir de la publicación Emoemprende en Familia: una guía práctica de educación positiva y consciente (Khaf), de los doctores en psicopedagogía José Rabanal y Eva Peñafiel.

“Para comenzar nuestro proceso de crianza consciente es fundamental conocer cuáles han sido nuestros modelos educativos”, escribe Eva Peñafiel en la Universidad de Padres. Porque, como sostiene esta terapeuta: “Todos aquellos modelos que hemos tenido a lo largo de la vida, sobre todo los de nuestros principales referentes (padre, madre, maestros, abuelos…) han ido modelando nuestro propio estilo educativo, de manera inconsciente la mayoría de las veces”.

Si tuvimos suerte durante esta etapa, añade Peñafiel: “Descubriremos que muchos modelos fueron positivos y que gracias a ellos hoy podemos ser lo que somos”. Sin embargo, la autora matiza que tal vez esto no siempre fue así: pueden haber modelos, tics o automatismos “que no nos hacen sentir bien a nosotros o a nuestros hijos”. Para no repetirlos, se necesitará un trabajo personal para reconvertirlos. Esa sería la esencia de la crianza consciente: una reflexión sobre cómo fuimos educados y un trabajo de mejora sobre lo que no estuvo bien. 

La madre consciente vive en un permanente estado de mindfulness: toma aire tres veces antes de actuar y trata, siempre, de sentir y comprender al hijo. Jamás alza la voz. FOTO: fizkes/iStock

El punto de partida parece lógico: si hay cosas erróneas del pasado, ¿por qué no revisarlas y cambiarlas? Sin embargo, a partir de aquí el camino de la crianza consciente empieza a tomar una deriva hacia los extremos, porque para algunas de sus divulgadoras, todo tiempo pasado no es que fuera peor, sino que era… un horror.

“Venimos de muchísimos siglos de un paradigma de crianza tradicional, donde la educación y la crianza se hacían de una forma jerárquica, donde el adulto es el que sabía y el niño simplemente tenía que obedecer”, explica la periodista Míriam Tirado en su intervención Claves de la crianza consciente y respetuosa de la plataforma Aprendemos Juntos. Tirado, descrita como experta en crianza consciente, asegura que “en nuestro ADN” está incrustada una forma de educar “desde el ‘yo ordeno y tú obedeces’”, basada “en el utilizar estrategias y técnicas de control del otro: el chantaje, el soborno, la amenaza, el castigo”. La humanidad lleva siglos maltratando a la infancia y de este maltrato surgen todos los males del mundo.

Algo similar sostiene Yvonne Laborda, quien en Dar voz al niño dibuja un desolador panorama educativo en la aún reciente era de la pre-crianza-consciente; unos tiempos basados en castigos, humillaciones y amenazas, en los que no se escuchaba a las criaturas. Unos tiempos que perviven: “La vivencia infantil de cada niño demuestra que aún estamos muy lejos de respetarlos, tratarlos y amarlos como legítimamente merecen y necesitan”, escribe. En el libro de Laborda, no hay ni una sola referencia bibliográfica, pero está salpicado de frases lapidarias en las que se insta “a tomar conciencia de nuestra incapacidad de dar y amar” y a “sanarse” para dejar de ser madres autoritarias, controladoras y abusivas.

La polarización está presente en ciertos discursos de la crianza consciente, que dividen el mundo entre madres respetuosas, que quieren ser conscientes, y madres inconscientes, ancladas en tiempos autoritarios, controladores y abusivos.

El camino que van a emprender las primeras —guiadas por libros, webs, consultorios y podcasts—, está trufado de metáforas relacionadas con la naturaleza, de voces interiores y ejercicios de búsqueda, aceptación, sanación y respiración. Hay un punto New Age en las propuestas de la crianza consciente que, al no tener un reconocimiento científico, da pie a todo tipo de postulados y consejos. Algunos son viejos conocidos, fruto del sentido común. Otros están más relacionados con disciplinas como el mindfulness y el yoga, porque la madre consciente respira profundamente varias veces al día, para lograr el autocontrol. 

De hecho, la madre consciente vive en un permanente estado de mindfulness: toma aire tres veces antes de actuar y trata, siempre, de sentir y comprender al hijo. Jamás alza la voz. En la crianza consciente los gritos están prohibidos. Dañan al niño y son un signo de flaqueza.

En la crianza consciente el niño es el centro absoluto de la familia; se trataría de otra forma de hiperpaternidad o, en este caso, hipermaternidad, porque parecería que el peso de esta crianza lo llevan las madres.

La función de la madre consciente es dejar todo a un lado y entender, de forma calmada, las razones de esa pataleta o de esa patada que la criatura le acaba de propinar. Si el niño le pega porque ha dejado de jugar con él para hacer la cena, la cena puede esperar: antes, la madre ha de averiguar lo que ella ha hecho para que eso ocurra. La madre consciente, como se explica en un artículo en The New Yorker: “Debe de dejar todo de lado para completar una transformación en un humanoide perpetuamente presente, que lo único que tiene es tiempo y está programado para la calma”

La madre consciente tampoco utiliza frases hechas (como ‘No pasa nada, solo es un rasguño’, ‘Cuántas veces te lo tengo que repetir’ o ‘Cuántas veces te he dicho que en el coche hay que ponerse el cinturón’). Estos tics educativos, escribe Yvonne Laborda, no validan las emociones del hijo, uno de los principales objetivos de la crianza consciente: “Cuando la madre le dice que solo es un rasguño, es como si negara que el niño siente”, afirma. Con la situación del cinturón de seguridad recomienda, de nuevo, simpatizar: “Te gustaría ir sin atar, te molesta el cinturón, ¿verdad? A mí también me gustaría no tener que llevarlo, pero, por seguridad y por ley, tenemos que llevarlo”, ilustra. De este modo, el niño sabe que tiene a su mamá a su lado: “No en contra, criticando, juzgándonos y quejándose”.

En la crianza consciente el niño es el centro absoluto de la familia, en la que desaparece la tradicional jerarquía: la doctora Tsabary, por ejemplo, rechaza la clásica relación padres-hijos (“basada en que los primeros lo saben todo”) y la lleva a “una relación mutua”, en la que los padres también aprenden de los hijos. “Es un: Te doy la mano y crecemos juntos. Yo crezco como madre o como padre a tu lado”, ilustra Míriam Tirado en la citada intervención en Aprendemos Juntos. La idea es que los niños sí vienen con instrucciones: es labor de los padres adaptarnos a ellos.

Pero, a diferencia de las crías de cocodrilo, nuestros hijos necesitan del saber y la dirección de los padres. En las familias hay una jerarquía, necesaria para su buen funcionamiento, aunque en tiempos de confusión entre autoridad y autoritarismo, está cada vez más cuestionada. Por supuesto, los hijos han de ser respetados y amados, y si ello implica una revisión de nuestra experiencia, adelante. Pero de ahí a ponernos etiquetas (“crío conscientemente”, “con apego”, “con respeto”…) ¿Qué padre o madre normal no respeta, es consciente y está apegado a sus hijos? Frente a los dogmas y el ruido, no estaría mal reivindicar el concepto de “la madre suficientemente buena”, del pediatra y psiquiatra Donald Winnicott. Pese a tener varias décadas, sigue siendo la mejor receta para evitar crianzas conscientemente ansiosas.//

¿SON LOS PERROS —y los gatos— LOS NUEVOS HIJOS?

La humanización de los animales es un fenómeno en alza: en países como Estados Unidos, la gran mayoría considera que las mascotas son hijos de hecho. Pero, aunque hay ciertas similitudes, una cosa es un animal y otra, un hijo.

De todo esto va mi nuevo tema en la sección de Parenting del Magazine del La Vanguardia. Os comparto link y texto, a continuación:

David Sedaris, uno de los cronistas más lúcidos del actual Estados Unidos, explica en un reciente ensayo para la revista The New Yorker cómo ve su país tras la pandemia. El escritor viaja por diversas ciudades y en su periplo destaca la presencia de adultos mimados que se niegan a ponerse la mascarilla, de adolescentes mimados cuyos padres se niegan a que trabajen y de mascotas mimadas, que reciben la aprobación generalizada.

El autor describe una escena en un hotel de cinco estrellas, en Washington, D.C: “En el desayuno, observo cómo, en la mesa de atrás, una mujer pide un plato extra. Lo llena de huevos fritos y bacon y lo deja en el suelo, para que su perro, un pequeño terrier, coma”. Al acabar, cuenta Sedaris, el perrito deambula por el comedor. Su correa extensible bloquea el paso de los comensales, pero a nadie parece molestarle. De hecho, el perrito recibe todo tipo de elogios. Una mujer le anuncia a la dueña del terrier que ella también tiene “dos bebés peluditos” esperándola en casa. “Debe de ser muy duro estar separada de ellos”, observa la dueña del terrier. “Lo es, sí”, le responde, “pero pronto verán a su Mamá”, responde la otra.

La mujer no hablaba en broma. De acuerdo con una encuesta de 2019 de la firma de análisis JWT Intelligence, el 89% de los estadounidenses solteros y el 91% de los que viven en pareja consideran que las mascotas son hijos de hecho. En este país, aún puntero en exportar tendencias sociales y culturales, los animales de compañía se han convertido en un pilar emocional para mucha gente y en un mercado gigantesco. En paralelo a un descenso de la natalidad, aumentan las personas que tratan a sus perros o gatos como hijos. “Mi hija tiene patas”, aseguraba Melissa, radiante dueña de una bóxer llamada Ziva, en este reportaje de la BBC. En el mismo explica que ella y su marido decidieron “no tener hijos humanos” por causas económicas y medioambientales y optaron por adoptar un perro.

«Mi hijo tiene cuatro patas»; una expresión cada vez más habitual. De hecho, según una encuesta de 2019 el 89% de los estadounidenses solteros y el 91% de los que viven en pareja consideran que las mascotas son hijos de hecho.

Un perro, sin embargo, al que trata como a un hijo humano: su dueña (bueno, su “madre”, como insiste en que le llamen) le cocina cada día, le prepara fiestas de cumpleaños y lo cuida  como una auténtica “madre helicóptero”. La casa está tachonada de fotografías enmarcadas del matrimonio con el bóxer. Melissa asegura que ella, su esposo y su perra forman una familia: “El mundo está cambiando y la gente se está volviendo cada vez más abierta a lo que es una familia, que hoy puede tener diferentes formas”.

En España, el fenómeno de la humanización de los animales de compañía se está acelerando. De hecho, hemos pasado de ser una sociedad que los maltrataba a mimarlos en exceso. Da fe de ello Carlos Carrasco, educador canino y autor del libro Haz equipo con tu perro (Plataforma). “Hoy hay una conciencia que hace treinta o cuarenta años no existía”, explica. “Antes se trataban a los animales a periodicazos, se les daban sobras para comer, pasaban frío… Lo que sucede es que nos hemos ido a otro extremo, en el que la gente trata al perro como si fuera un niño con pelo que ladra: hoy la humanización es el gran mal para las mascotas”.

Carrasco es licenciado en Derecho y Administración de Empresas, pero su pasión por los perros le llevó a especializarse en estos animales. Dirige una empresa de adiestramiento y su misión, asegura, “es mejorar las relaciones entre perros y humanos”. ¿Ya no les podemos llamar mascotas?: “Bueno, hay que tener cuidado, porque si dices ‘mi mascota’ hay quien se ofende… Pero claro, tampoco se puede decir ‘mi perro’, porque te dicen que el perro no es una posesión…”. ¿Ya no se es “el dueño” hoy? “Tampoco, pero hay que tener en cuenta que el perro está a mi nombre, yo le doy de comer, lo vacuno, lo llevo al veterinario, lo paseo… Es cierto que el lenguaje evoluciona en paralelo a la sociedad, pero creo que en algunos aspectos estamos perdiendo un poco la cabeza”, resume.

Ni dama (mimada) ni perro vagabundo: a los animales hay que respetarlos, siempre, pero ello no implica tratarlos como si fueran humanos.

¿Se ha perdido la cabeza al tratar a los animales como a hijos? Este especialista en comportamiento animal lo tiene claro: “A ver, una relación sana entre perro y dueño tendría que ser una relación en la que el dueño tratara a perro como animal. ¡Fíjate que mi principal trabajo es explicar a la gente lo que es un perro! Que entiendan que no es un niño con pelo sino… ¡Un animal! Con sus instintos y necesidades y sus pautas naturales de comportamiento”.

¿Un perro no puede ser un hijo, entonces? “No”, responde Carrasco, sin dudar. “A ver, podemos quererlo mucho y es evidente que es un integrante de la familia, y por eso lo trataré bien, cuidaré de su bienestar, de alimentarlo lo mejor posible, de cuidar su salud, de proporcionarle el ejercicio físico y mental y la estimulación que necesita para estar sano y equilibrado…. Pero son animales. Son perros. O gatos. No son mis bebés ni mis hijos. Eso no lo pierdo de vista”.

Para el bienestar del perro las claves son «suficiente ejercicio físico, ponerle límites y normas y comunicarnos de una manera adecuada con él»

Carrasco tiene muy claro que al tratar a un perro como a un niño “no lo estoy respetando, porque le pones una responsabilidad que no le corresponde”. Sin embargo, es cierto que en algunas cosas, las mascotas -en especial los perros- son como criaturas: “Necesitan límites y normas, necesitan ejercicio físico y mental”, enumera. Un equilibrio que no se da achuchándolos constantemente ni vistiéndoles con accesorios de marca ni gastando una fortuna en productos de belleza. “Si pensáramos en el bienestar del perro, quizás lo que tendríamos que hacer es, en lugar de mimarlo gratuitamente, dedicarle tiempo para hacer suficiente ejercicio físico, ponerle límites y normas y comunicarnos de una manera adecuada con él”.

Sin embargo, “esto no está pasando”, asegura. Considera que urge una reflexión: “Fíjate que antes al perro se le trataba con más firmeza: hoy podemos discutir sobre la forma, sabemos que se puede educar de otra manera, sin zapatillazo ni periodicazo (por fortuna, la educación canina ha avanzado mucho), pero antes había una cosa buena, que el perro era perro y se le trataba como tal”.

Este experto es muy consciente que se hacían muchas cosas mal: “Pero yo creo que, de alguna manera, tendríamos que volver al fondo de antes —el perro es un animal— pero con la forma de ahora. Con lo que sabemos hoy, en definitiva: que es que se puede educar sin recurrir a la violencia ni al castigo físico…. Y creo que algo similar ocurre con la educación de los niños, donde hemos ido a un extremo en que hoy es el niño el que pega al padre”.//

PORNO PRECOZ: una anormalidad que se puede prevenir.

Los niños están viendo pornografía a partir de los… 9 años. Es debido, en gran parte, a internet, donde reina a sus anchas. Esta exposición prematura acarrea serias consecuencias para el equilibrio emocional, mental y sexual de los hijos. ¿Se puede prevenir? De todo ello hablo en este artículo en la sección de Parenting de La Vanguardia Magazine. Os lo comparto también a continuación:


“Veía muchísimo porno. Empecé con once años. Pensaba que así funcionaba el sexo. Con catorce años, miraba porno violento; destrozó mi cerebro”. Quien se expresa con esta contundencia es la cantante Billie Eilish, un ídolo adolescente que ha sido precoz en muchas cosas: en componer canciones, en vender millones de discos y en ganar premios Grammy. Sin embargo, su precocidad con la pornografía no es tan anormal. Como revela la guía Tenemos que hablar de porno, de Save The Children España: “La mayor parte de investigaciones y los testimonios de muchas familias alertan de que los primeros contactos con la pornografía empiezan en torno a los nueve y once años”.

Y, en la mayoría de los casos, estos primeros contactos llegan a través de internet, donde la pornografía reina a sus anchas. Al teclear “Billie Eilish porno”, por ejemplo, Google nos dirige, diligentemente, a dos webs dedicadas a estos contenidos, situadas en los dos primeros lugares de la lista. En el tercero aparece la noticia de La Vanguardia con las declaraciones de la cantante sobre cómo le afectó esta exposición temprana a la pornografía: Eilish revela que dañó su vida sexual y le provocó problemas mentales.

Según el informe de Save The Children los menores acceden por primera vez al porno por casualidad. En estas edades tempranas: “No suele tratarse de búsquedas deliberadas ni tienen un componente esencialmente erótico, es decir; para despertar o incrementar el deseo, como sucederá en la adolescencia”. Aunque esto último también puede ocurrir de forma precoz. Lo sabe muy bien una abuela barcelonesa a quien su nieta, de doce años, le explicó que “necesitaba ver porno porque si no, no se corría cuando se masturbaba”. La abuela se quedó horrorizada, como en su día se quedó la madre de Billie Eilish cuando su hija le contó su experiencia.

Por lo menos, ambas niñas fueron sinceras, algo infrecuente con unos contenidos que, pese a su ubicuidad, son consumidos de forma clandestina. Uno de los problemas del consumo de porno entre menores es que a la mayoría de padres y madres no se les pasa por la cabeza que sus criaturas puedan estar viéndolo. 

Por ello, como cuenta la psicóloga infantil Núria Casanovas, a menudo se descubre cuando los menores van a consulta por otros problemas: “Aunque la adicción al porno es un problema recurrente, cuando los niños o adolescentes vienen a consulta no es debido a ello. Esta dependencia se detecta porque algunos son mucho más vulnerables al acoso sexual en las redes, han publicado fotos que no eran adecuadas o alguien los ha manipulado”, explica esta experta, presidenta del Consell social del Col•legi Oficial de Psicologia de Catalunya.

Que el consumo de porno en la edad adulta sea o no recomendable sería otro tema, pero lo que está clarísimo es que, a edades tan tempranas, esta exposición es nociva. Los contenidos pornográficos, como corrobora la psicóloga Núria Casanovas, afectan a los menores: “Pueden comportar consecuencias emocionales, sexuales e, incluso, neuronales, porque el cerebro se está formando y puede haber un daño neuronal”. Las imágenes, a menudo perturbadores, violentas y difíciles de asumir serían como un golpe en la psique infantil. ¿Dejan una marca, entonces?: “Sí, es como un traumatismo”, asegura.

El consumo de pornografía también puede resultar en una adicción precoz. “Porque una cosa es ‘yo voy porque quiero’ y otra, ‘porque algo me lleva’”, dice Casanovas. Y está sucediendo. Hay niños y adolescentes, explica, que van de una manera compulsiva al porno sin saber ni el porqué: “Como cuenta Billie Eilish, aunque saben que son contenidos dañinos, no pueden dejar de mirarlos: es como una compensación a un malestar, algo para calmar un sentimiento de ansiedad, porque no encuentran alternativas”.

Núria Casanovas matiza que no todo el mundo que ve pornografía se vuelve adicto: “Aunque estos contenidos pueden descolocar al adolescente y abocarlo a más conductas de riesgo u otras adicciones”, advierte.

En el informe Basically… porn is everywhere (Basicamente, el porno está en todas partes), encargado por el Defensor del Menor en el Reino Unido, se ratifica que la pornografía afecta a las conductas sexuales de niños y adolescentes. Las autoras de estudio —en su día pionero y realizado conjuntamente en cuatro universidades—, no se andan con rodeos. Entre otros, llegan a la conclusión que esta exposición prematura: “Está vinculada a actitudes inadecuadas sobre las relaciones afectivas, a actitudes sexuales más permisivas, a una mayor aceptación al sexo casual y a ideas de que las mujeres son objetos y que el hombre ejerce el dominio sexual”.

Tampoco se tienen dudas de que este consumo precoz está vinculado a prácticas de riesgo por parte de los menores (como “sexo anal y oral sin protección y el uso de drogas y alcohol”). Sin olvidar el Sexting, la autoproducción y difusión de textos, imágenes o videos digitales con contenidos explícitamente sexuales, que en el estudio se definía como “actividad de riesgo” por sus efectos en las vidas de niños y adolescentes.

¿Cómo se contrarresta un panorama así? Una situación en la que, como se describe en el informe inglés, los menores consumen “imágenes explícitas de sexo y violencia así como de violaciones, bestialismo y el uso del dolor y la humillación”, que están a unos pocos clics.

Por un lado, existen las herramientas de control parental: programas, aplicaciones o buscadores que limitan el acceso a ciertas páginas. Sin embargo, como señalan desde Save the Children, estos tienen una duración determinada: “Y tarde o temprano, tu hija o tu hijo buscará deliberadamente material erótico u otros se lo enseñarán. Por ello, su uso debe formar parte de una estrategia pedagógica”.

Porque para contrarrestar este tsunami la educación ha de ser la herramienta principal: “Una información sexual sana, conectada a las emociones”, insta Núria Casanovas. Un trabajo, reitera la psicóloga, que debería ser constante y no recaer exclusivamente en las familias, sino también en las escuelas y en los responsables de contenidos de las redes. “Que el conocimiento del cuerpo y el respeto al otro fueran una temática. Que esto sea un tabú, nos perjudica”, resume. 

La educación, de nuevo, es clave. Porque, como insisten desde Save the Children: “Los controles parentales pueden evitar el problema temporalmente, pero en ningún caso sustituyen a una educación sexual integral que enseñará a desarrollar una actitud crítica, que les acompañe toda su vida”.//

CÓMO EDUCAR CON ESPERANZA EN EL FUTURO.

¿Les podemos decir a nuestros hijos, sin mentirles, que se puede salvar el planeta?Uno de los retos a los que se enfrentan los padres hoy es el de inculcar a sus hijos esperanza en el futuro. De primeras, el entorno no invita a ello: a la crisis ecológica  y el calentamiento global, se le han añadido una pandemia y una guerra, en Ucrania. Entre otras consecuencias, este conflicto implica el resurgimiento de una amenaza que parecía superada; la guerra nuclear.

Ante este panorama, resulta cada vez más complicado educar a los hijos con un cierto optimismo ante el futuro. Por eso es reconfortante el discurso de Pedro Cifuentes, profesor de Ciencias Sociales de un instituto de Valencia. Su labor didáctica mereció, en 2010, el premio Nacional de Educación para el Desarrollo, lo que le dio la oportunidad para divulgar más allá de las aulas de Secundaria. Para ello ha utilizado una herramienta, el cómic: su serie Instrucciones para salvar el mundo (ed. Plan B) está dedicada a explicar a los más jóvenes los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Una muestra, según él, de que el planeta puede salvarse.

Aquí os dejo la entrevista, publicada también en la sección de Parenting de LA VANGUARDIA MAGAZINE.

El libro ¡Planeta a la fuga! es el segundo volumen de la colección Instrucciones para salvar el mundo, que usted ha escrito e ilustrado. ¿De dónde surge la idea para esta serie?

Pues surge, sobretodo, de la inmediatez de las clases, de mi experiencia dentro del aula. Porque aunque es cierto que hoy tanto la escuela como los medios de comunicación y las familias conciencian a la chavalería de temas como la ecología y la justicia social, desde mi punto de vista se hace todo de una forma un poquito “estética”. Es decir: hoy hay que celebrar el día de la Tierra pues todos hacemos una pancarta… y ya está. U hoy toca hablar sobre los objetivos de desarrollo sostenible: pues hacemos algo con los 17 puntos y… pasamos a otra cosa.

Eso no es suficiente, dada la situación…

No. Creo que nos faltaba un poco de reflexión y profundidad y creo que eso desde el aula se puede lograr. La idea es dar un poco de sustrato a la necesidad de activar el chip ecológico, hacer que la ecología sea una asignatura transversal.

Pero, ¿no están ya muy enterados los jóvenes de la crisis medioambiental mundial?

Sí, en general lo están. Y esto se nota cuando llegan al instituto, porque muchos ya llevan bastante educación ambiental encima, que se les impartió en Primaria. Pero en educación los resultados se miden a largo plazo: te das cuenta de que están cambiando las cosas cuando como yo, que llevo trabajando en esto desde el 2008, percibo un cambio paulatino pero firme. De todos modos, todavía queda mucho por hacer, confiando en sus capacidades y dándoles más voz.

Los adolescentes, ante realidades como el cambio climático: ¿Están interesados, con ganas de implicarse, o sencillamente, están asustados?

Una de las problemáticas que hay dentro del aula es que la mentalidad de un adolescente es muy cortoplacista: pensar a largo plazo les cuesta muchísimo. Por eso, creo que es más importante hablar no tanto de las consecuencias que va a tener el cambio climático sino de las co-dependencias que se crean y la manera en la que pueden combatirlo.

¿Por dónde empezar?

La educación en el consumo es fundamental, porque los niños y adolescentes no son científicos ni climatólogos, pero sí consumidores, como todos nosotros. Y el consumo responsable se puede educar con pequeños gestos. La ventaja que se tiene al explicarlo en clase es que se está partiendo de una perspectiva micro: de la situación del alumnado, que a partir de ahí se traslada a situaciones globales.

Portada del libro e imagen del autor, Pedro Cifuentes, maestro que en 2010 ganó el premio Nacional de Educación para el Desarrollo.

Deme un ejemplo…

Les propongo trazar los orígenes de los alimentos que cenaron la noche anterior. En mi centro —que es un instituto con un alumnado de clase media-baja—, por desgracia la mayoría han cenado algo que tiene que ver con comida rápida: algún plato precocinado o una pizza congelada. Pero a partir de ahí, si analizamos los componentes y los ponemos en un mapa y descubrimos dónde se producen los ingredientes o de dónde viene el plástico que envuelve su cena, ellos empiezan a entender la interdependencia y ven que algo tan liviano y tan simple como una salchicha de frankfurt ha experimentado una cantidad de procesos a escala global que nos puede hacer reflexionar.

¿Les anima a cambiar después de este experimento?

Sí, les animo a preguntarse cómo pueden cambiar esto, a partir de otros hábitos saludables, como tratar de comer algo más cercano y no procesado. Pero no solo por su salud sino también por reducir la cantidad de cadenas que implica un plato precocinado. La huella ecológica: el peso que cada uno deja en el planeta, los residuos que generamos, es otro concepto que trabajamos mucho en clase.

¿Les podemos decir a nuestros hijos, sin mentirles, que se puede salvar el planeta?

Yo en esto soy totalmente optimista, por supuesto. No podría dedicarme a lo que me dedico si no lo tuviera claro. Lo que sí que es cierto es que cuesta mucho transmitir lo que no quiero llamar un acto de fe, pero sí un acto de confianza. Porque ellos todavía no pueden abordar o solucionar esta problemática pero sí que podemos formarlos para lo que hagan: y aquí entra la educación.

Interior del libro, PLANETA A LA FUGA.

Tengo la sensación de que los adultos les hemos pasado el problema… Y que nos creemos que concienciándolos, ellos van a resolverlo. ¿Están capacitados?

Sí, parece que les estemos pasando la patata caliente a esta generación. Lo que pasa es que en educación, como se trabaja a largo plazo, vemos que están muy capacitados en los cambios que estamos viviendo: del uso del lenguaje inclusivo a un enfoque diferente al que tenemos nosotros. Yo creo que no son tan derrotistas como nosotros. Son críos, se van a comer el mundo a bocados, y lo que no podemos hacer es abocarlos al fracaso y decirles: «Esto está cada vez peor». Hay que poner soluciones, pero las hemos de poner nosotros, no ellos.

¿Hay que dejar de educarlos en el nihilismo y apostar por un cierto estoicismo?

Bueno, más que en el estoicismo, creo que hay educarles en la justicia social. Hay que plantearles las consecuencias de sus actos como consumidores, que algunos tan sencillos como comprar una camiseta pueden repercutir en un tema de contaminación o de injusticia social y laboral en otro país. Están capacitados para entender estas interdependencias del mundo en el que vivimos.

El otro día hablaba con una adolescente que me aseguraba que no iba a tener hijos… “Porque no hay futuro”. No estaba deprimida, simplemente: lo tenía muy claro. ¿Qué le respondería?

Es difícil, porque son decisiones muy personales, pero estoy seguro que en su cabeza está pensando en cosas de este mundo que se pueden cambiar.

Otra amenaza, la de un conflicto nuclear, que sufrimos los boomers, está volviendo al tablero mundial. ¿Qué les decimos a los hijos si nos preguntan?

Creo que, de nuevo, una forma de contrarrestarlo es con la educación y la información. «Sí, ahora esto está pasando, pero hace unas décadas sucedió algo similar y se solucionó…». Insisto que no podría dedicarme a la docencia si no creyera que mis alumnos vayan a vivir mejor.

¿Cuáles están implementándose?

Un indicador que se nota un montón es el tema de la educación primaria universal, que antes no se garantizaba en la mayoría de los países. Para mí, es fundamental, pero también hay que destacar el empoderamiento de la mujer, el tema del género. Hay asimismo un progreso en los referidos al clima y con los que tienen que ver con la búsqueda de un cambio energético.

Hay que ser optimistas…

Sí, claro. Lo que pasa es que el optimismo necesita de una lectura a largo plazo. No se cambia de un día para otro: me imagino que en el 2030 se volverá a reformular esta apuesta en común para seguir trabajando.

Y ahí estarán los adolescentes de hoy, para coger el testigo… ¿Cómo ve a sus alumnos? ¿Nos van a salvar?

Ahora estoy en primer ciclo de la ESO y, si te digo la verdad, yo parto de la idea de que no los entiendo: noto la brecha generacional. Pero si los escuchas, hablas con ellos y atiendes su inquietudes, sí que te das cuenta de que están mucho más concienciados sobre temas de justicia social, de igualdad; que son más abiertos de mente que lo que éramos nosotros.//

NEPOTISMO: ¿AYUDA A LOS HIJOS O FAVORITISMO DESCARADO?

El nepotismo, el trato a favor a un familiar, está muy arraigado en la sociedad. De hecho, en el siglo XXI, campa a sus anchas, hasta el punto que, en general, se ve como algo normal. En parte, porque es ubicuo: está presente en la empresa, la política, la cultura, el espectáculo, la moda y la universidad y en profesiones como el periodismo, la abogacía o la medicina, donde las sagas familiares son habituales.

Nepotismo y corrupción están muy relacionados pero… ¿No es lo normal echar una mano a los hijos, si se puede? ¿Qué hay de malo en favorecer a la sangre de tu sangre? Son cuestiones que implican una reflexión moral y por eso escribí este artículo en mi sección de Parenting del Magazine de La Vanguardia. Os comparto el link y a continuación, el artículo.

En la actualidad, una de las caras mas visibles del nepotismo está en Hollywood. Basta hojear una revista, zapear por televisión o navegar por las redes sociales para toparse con la versión más glamurosa de esta práctica de favorecer a un familiar: allí están los hijos actores de los actores o directores. De las tres hijas de Meryl Streep a la joven Maya Hawke (hija de Uma Thurman y Ethan Hawke), pasando por Lili-Rose Depp (Johnny Depp y Vanessa Paradis), Jaden Smith (Will Smith), Zosia Mamet (David Mamet), Dylan Penn (Sean Penn) y Dakota Johnson (Melanie Griffith y Don Johnson). Son tantos que desalentarían a cualquier aspirante que no tengan un pariente con conexiones en el cine

Las tres hijas de la genial Meryl Streep también se dedican al cine; Mammie, la mayor, ha actuado varias veces junto a su madre.

En la moda y el deporte también abundan los hijos de modelos y deportistas. Sin olvidar los hijos de famosos, que perpetúan la fama de sus progenitores en las páginas couché y los programas de televisión.

El término nepotismo tiene sus orígenes en la palabra latina nepos, por sobrino o nieto. Sin embargo, la etimología más correcta es la que nos lleva a la palabra italiana «nepote», referida a cualquier miembro de una familia. De ahí surge, entre los siglos XIV y XV, el concepto de “nepotismo”, que se utilizaba para describir la práctica corrupta de los papas de colocar a sus parientes en el Vaticano. Los susodichos “nepotes” solían ser los hijos ilegítimos de los pontífices.

«Las hijas de» también abundan en el mundo de la moda y las modelos; como el caso de Leni, la hija de Heidi Klum, cuya carrera está siendo dirigida y promocionada por su madre.

El término no ha perdido vigencia, aunque su acepción varía en función del diccionario que se consulte. En el de la Real Academia se define como “la desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos”, mientras que María Moliner lo describe como: “El vicio de la administración pública que consiste en que los personajes den los cargos a sus parientes o que se den los cargos por favor y no por el mérito».

En el Oxford Dictionary este favoritismo no se limita al poder público, el nepotismo es: “Dar una ventaja injusta, en especial, en forma de trabajo, a un miembro de tu familia desde una posición de poder”.

Pero, ¿no es lo natural, el ayudar a los hijos al máximo posible? Si uno tiene un negocio o los contactos: ¿Qué hay de malo en favorecer a la sangre de tu sangre? Son cuestiones que implican una reflexión moral y por eso se las planteo a Norbert Bilbeny, catedrático de ética de la Universidad de Barcelona. De entrada, coincide con que el nepotismo es “una práctica cultural muy arraigada y consentida” en nuestra naturaleza de grupo, “además de una manera de demostrar poder por parte de los padres. Aquello de: ‘Ya los tengo a todos colocados…’ Es la empresa feudal, es ‘mi reino’ con mis príncipes e infantes”. Y sí, también tendría su versión institucionalizada en el sistema monárquico que para este ensayista: “Es un nepotismo en su versión dinástica”.

El nepotismo, añade Bilbeny, es tanto cultural como biológico: “Tiene mucho que ver con la conducta de nuestra especie que, como la de otros mamíferos, es la de proteger a nuestras crías por encima de las de los otros. Pero también es cultural, porque depende de las tradiciones y los usos de cada comunidad”. Por ejemplo, sería lógico que, en sociedades más igualitarias, el nepotismo fuera menos habitual, ya que si hay más igualdad de oportunidades no hace falta estar tan pendiente ni favorecer tanto a la prole.

El nepotismo, añade Bilbeny, no es específico de clases altas: “Se nota más en estos sectores porque hay más recursos para transmitir, pero creo que es un fenómeno interclasista”. Se heredan tanto grandes fábricas como tiendas del barrio, lo que ocurre es que casos como el de Marta Ortega —hija del dueño de Inditex y que en abril se convertirá en presidenta de la empresa que fundó su padre—, son mucho más llamativos que el del hijo del tendero. Pero en ambos casos, la lógica de los padres, al ceder el testigo del negocio o mover sus contactos para «colocarlos», es la misma: ayudar a los hijos.

Marta Ortega Pérez, hija del fundador de ZARA, ha sido designada por su padre presidenta de la multimillonaria empresa.

Entonces: ¿Por qué tiene tan mala fama el nepotismo? ¿No es un impulso generoso? “Contiene un elemento de generosidad, sí”, responde Bilbeny, “pero también de exposición al riesgo a los que estás ayudando, porque les restas motivación y esfuerzo; la posibilidad de desarrollar sus capacidades”, reflexiona. Esta sería una de las toxicidades de esta práctica. La otra, el hecho que el nepotismo atente contra la meritocracia, provocando: “Un efecto global de discriminación, ya que no se tienen en cuenta las capacidades de aquellos que son perjudicados a causa de este trato de favor”.

En teoría, este trato a favor no está permitido en el ámbito público, donde ha reinado sin complejos durante siglos: “En España hubo un caso clarísimo de nepotismo con Ramón Serrano Suñer, el cuñado de Franco, que fue el segundo del Estado… Aquí hay una tradición de cuñadismo y de hermanismo que es obvia”, explica Bilbeny. 

Hoy estas prácticas acarrean problemas: “Porque en el ámbito público es ilegal y, además, está considerado una ‘mala práctica’, algo inmoral, ya que no se puede ser juez y parte a la hora de nombrar o contratar a alguien”. Bilbeny es tajante: “En una democracia que valore la ética el nepotismo representa una discriminación y un principio de lesión de los méritos para concurrir a un cargo público. Perjudica el prestigio y la credibilidad de las instituciones”.

Un ejemplo reciente de nepotismo en altas esferas: el ejercido por el ex presidente Donald Trump hacia su hija Ivanka y su yerno, Jared Kuschner, que no estaban en absoluto preparados para ejercer los cargos que su respectivo padre y suegro les concedió en su gobierno.

El nepotismo en política hoy está muy mal visto. Sin embargo, en otros ámbitos (como la moda, la cultura y el espectáculo) no solo parece ser aceptado, sino admirado. Parece encantar que el hijo de o la hija de decidan dedicarse exactamente a lo mismo que sus padres y no tengan ningún problema en conseguir su primer papel protagonista o su primera columna de opinión, presenten programas de televisión o consigan contratos millonarios con firmas cosméticas. 

El ensayista Adam Bellow, que ha analizado en profundidad este tema, habla de un “nuevo nepotismo”, más discreto, en el que son los hijos los que siguen los pasos de los padres, por iniciativa propia. Entonces, como escribe: “El fenómeno sucesorio implica, en apariencia, menos nepotismo por parte de los progenitores y más oportunismo por parte de los hijos”.

Para Bellow (hijo, por cierto, de Saul Bellow, premio Nobel de Literatura), el nepotismo no es por sí algo negativo. De hecho, su ensayo se titula In praise of Nepotism (En alabanza del nepotismo) y en sus páginas reivindica que esta práctica radica “en los vínculos entre padres e hijos y en la transmisión de los legados familiares”. Para él, representa un ciclo de generosidad y gratitud que teje la sociedad. Y debido a que no va a desaparecer, lo que sugiere es hablar de él sin complejos y “tratarlo como un arte, que se puede practicar bien o mal”.

Pero, asegura Norbert Bilbeny, el nepotismo no puede ser bueno: “Desde un punto de vista ético solo estaría justificado cuando al lado de esos favorecidos ha habido otros que han podido ejercer su derecho a disputarse esa oportunidad”. Y, por supuesto, que el familiar elegido tenga las capacidades y los méritos requeridos para ocupar este lugar. “Si esto es así, es menos criticable moralmente, pero el nepotismo, como tal, es una práctica que no es ética y, además, ilegal en el sector público”.

«Padre trabajador, hijo vividor, nieto mendigo». «El padre la crea, el hijo la mantiene, el nieto la cierra»… Otro clásico dentro del nepotismo es que la persona favorecida no reúna las capacidades para ejercer el poder que se le ha otorgado. No siempre es así, es cierto, pero abundan los ejemplos. Por ello, como señala Bilbeny: “Creo que hay también motivos estéticos, de prestigio social de la empresa”, para evitar esta práctica. 

Además, no siempre es lo más adecuado darles todo a los hijos. “La mejor manera de ayudarlos no es darles el pez, sino la caña”, aconseja. “Incentivarles a espabilar. Decirles que los protegeremos y que siempre que nos necesiten, estaremos, pero que se han de buscar la vida por ellos mismos”. Lo ideal es criar hijos autónomos, no dependientes.//

EMPATÍA CONTRA EL BULLYING

Si hubiera más empatía, el mundo iría mejor. Lo tiene clarísimo mi entrevistada, Pax Dettoni, en este tema que os comparto de El Magazine de La Vanguardia.

Ella es pionera en la educación emocional. Es una disciplina que —aunque no me parece la panacea, como aseguran algunos—, creo que en su justa medida es importante para mejorar el bienestar de personas, familias y centros escolares.

De hecho, después de años de trabajo, Dettoni ha comprobado que la aplicación de su método En sus zapatos en las escuelas ayuda a prevenir el bullying y la violencia y consigue aulas más armónicas.

Os paso el link a la entrevista y os comparto el texto a continuación:

Antes de que la educación emocional se popularizara, la antropóloga Pax Dettoni empezó a interesarse por ella. De hecho, abandonó una carrera en la cooperación internacional para dedicarse a su aprendizaje. Para ella, en esta disciplina residía: “La clave para el bienestar personal y social y la construcción de la paz”.

Así que está emprendedora de padre italiano y madre aranesa regresó a su Valle de Arán natal y se centró en el teatro, su pasión desde niña. Consideraba que era la herramienta perfecta para educar en la gestión de las emociones.

En 2010 creó el Teatro de Conciencia y desde entonces se ha dedicado a esta disciplina, haciendo hincapié en los colegios. Su método: “En Sus Zapatos: Un Espacio de Empatía Activa” es parte de la formación del profesorado de la Comunidad de Madrid y acaba de ser reconocido por la organización finlandesa HundrED como una de las iniciativas educativas de mayor impacto social.

Para Dettoni, la llave de la convivencia, tanto en las aulas como en las familias, reside en el conocimiento, el control emocional y especialmente, en desarrollar una habilidad que ella llama “empatía activa”. Menos los psicópatas, explica, todo somos empáticos de serie, pero esta herramienta puede estimularse.

Descríbame que es para usted la empatía.

Es una competencia de la inteligencia emocional que consiste en la habilidad de comprender lo que le está ocurriendo a la otra persona. Es decir: la emoción que el otro está sintiendo. Pero es también la capacidad de sentir esa emoción: de ponerse en la piel, en los zapatos, del otro, y poderle así ayudar. Por eso yo siempre hablo de empatía activa, en el sentido de que uno, ante lo que le ocurre al otro, se mueve para echarle una mano.

¿Es innata o adquirida?

A no ser que haya una patología, todos los seres humanos tenemos capacidad de empatía, pero se tiene que trabajar. Es como leer o escribir: tenemos la capacidad de hacerlo, pero nos tienen que enseñar a desarrollarla. Sin la empatía no estaríamos aquí, porque nos abre las puertas a la compasión y al perdón. Pero para ser empático te has de olvidar de ti y comprender al otro. Cuando uno realmente está empatizando con alguien, no juzga.

En tiempos en los que todo se juzga, parece un objetivo complicado…

Bueno, yo te estoy hablando del top de la empatía. De ahí para abajo hay varias gamas de colores, que es por donde transitamos la mayoría. Pero la empatía ahora está de moda y nadie se atreve a decir que no es importantísima.

¿Es fácil enseñar a los niños a ser empáticos?

Es un tema delicado: desde muy pequeños se les exige ser empáticos, pero con cinco años, francamente, no se puede trabajar la empatía. A los cinco años los niños tienen que estar en sus zapatos, aprender a entender lo que sienten. Luego ya les tocará irse a los zapatos del otro… No se puede trabajar la empatía con los niños si no se ha hecho una identificación de emociones previa: ¡Sería empezar la casa por el tejado! Lo que pasa es que los niños son bondadosos por naturaleza y cuando ven a otro llorando, pues la propia bondad les mueve para ayudarlo.

Para Dettoni (aquí dando un taller en un colegio) el conflicto es transversal a toda la comunidad educativa: «Cuando hablamos de educar emocionalmente a los niños no nos podemos olvidar de los adultos».

¿Qué significa que los niños estén «en sus zapatos»?

Pues que reconozcan sus emociones básicas, que le pongan nombre a lo que ellos sienten y a lo que sienten sus compañeros. Los niños tienen mucha capacidad para hacerlo, más incluso que los adultos. Por eso, los padres tenemos que darles las herramientas para identificarlas.

¿Cómo se empieza a educar en la empatía en la familia?

Como adultos, siendo empáticos con ellos: practicando la escucha empática, que se sientan escuchados, invitándoles a participar en la familia. Si ven estos comportamientos, los van a repetir.

¿En qué consiste la “escucha empática”? ¿Decirle siempre que “sí” al niño?

No, significa validar lo que siente tu hijo, que no es validar lo que hace. Distinguir eso es muy importante: «Tú puedes estar enfadado, vale, lo valido, pero no puedes pegar a tu hermano o romper cosas». Hacerles entender que no juzgamos el enfado sino lo que hacen cuando se enfadan. Que en los comportamientos hay unos límites, hay un bien y un mal, mientras que en lo que sientes, no. ¿Sientes rabia? No es bueno ni es malo: sientes rabia. Lo que hagas con esa rabia dependerá de ti, pero lo que hagas sí va a ser bueno o malo… Eso es el comportamiento.

Los padres: ¿Tenemos que juzgar menos a los hijos?

Sí, es importantísimo, en especial con los adolescentes, que siempre se quejan de que los juzgamos y que no les entendemos y… tienen razón. Frases tipo: «Este carácter que tienes». «No te pongas triste». «Ahora eres envidioso»… Todo son invalidaciones al sentir y, como te decía, una cosa es sentir y otra, hacer. Son dos universos. Lo que hay que hacer es validar siempre lo que sienten pero no lo que hagan, por supuesto, porque en ello va la educación.

¿Por qué es importante que en los centros educativos se trabaje la empatía?

Porque es clave para facilitar la convivencia. Sin la empatía la resolución positiva del conflicto es muy difícil.

¿Qué conflictos se encuentran más a menudo en las escuelas?

De todo tipo. Y me llama mucho la atención que, cuando hablamos de las escuelas, todo el mundo se centra en los problemas entre alumnos, cuando hay unos problemas enormes entre el profesorado y también, con familias: yo he visto directores de centro que tienen problemas de bullying, tal cual. El bullying existe entre los niños, sí, pero no solo entre ellos.

¿Por eso siempre trabajan con todo el centro escolar?

Sí, porque hay conflictos entre equipos directivos y docentes, entre docentes y docentes, entre docentes con familias y viceversa, entre familias con familias, conserjes con directores, docentes con monitoras de comedor… Y luego ya vamos a las aulas. El conflicto es transversal a toda la comunidad educativa y cuando hablamos de educar emocionalmente a los niños no nos podemos olvidar de los adultos. Hay que darles también herramientas a ellos. Y funcionan: la evaluación que se ha hecho de nuestro programa es rigurosa y hay una mejora clara.

¿La empatía es una herramienta básica para prevenir el bullying?

Sí, el acoso no deja de ser una falta de respeto a la diversidad, a quien es diferente. Y tiene dos lados: el que comete agresión y el que la recibe. Y hay que entender de dónde viene esa cadena de agresión. Trabajamos mucho con el perdón; el perdón de verdad, no ese de «venga, pediros perdón» y punto. El perdón es muy importante si queremos vivir en paz, porque es lo único que te permite restaurar con alguien. Pero sin gestión emocional y sin capacidad de perdonar, esa cadena no se puede romper y sin empatía es difícil perdonar.

«Gritar no sirve de nada y encima, genera mal rollo, rabia, miedo…»

¿No tiene la sensación a veces de que predica en el desierto?

Sí, son tiempos de mucha competencia, de «yo el primero» y si te tengo que machacar, te machaco y no pasa nada.… ¿Cómo se combate esto? Pues desde el ejemplo, haciendo las cosas de manera diferente. Pero siempre de forma genuina, porque los niños reconocen lo que es verdad y lo que no. Yo creo en la coherencia y en el modelaje por parte de los padres: si no quieres que tus hijos digan mentiras, no digas mentiras; si no quieres que tus hijos griten, no grites; si no quieres que tus hijos hablen mal, no hables mal. Si tu hijo ve que tomas las riendas, aprenderá.

Hablando de gritos: un informe de evaluación de su método señala que la empatía activa reduce los gritos en las familias en un 38%. ¿Cómo?

Trabajamos con un mensaje que llega muy rápido: “Gritar daña”. Si el grito fuera efectivo, se seguiría usando: el problema es que no sirve de nada y encima, genera mal rollo, rabia, miedo… Lo que hay que hacer con los gritos es, primero, preguntar al que los emite ¿por qué grita? Buscamos entonces la emoción que lo provoca —la rabia— y lo que enseñamos es que, aunque la rabia me insta a pegar un grito, yo sé que no sirve de nada… Así que lo que hacemos es reconocerla, buscar la calma y cuando esta llega, soy más dueño de mi mismo: y entonces le puedo decir a mi hijo: «Esto así, no» y es un “no” con autoridad. Una autoridad profunda, que viene desde el yo, no desde la emoción.//

Son las hormonas, estúpido.

Plagiando la frase que se hizo famosa en tiempos de Bill Clinton os comparto un artículo mío sobre la influencia de las hormonas en la crianza. En tiempos en los que muchas madres alcanzamos la menopausia con hijos en la flor de la adolescencia (una paradoja de la que no se habla lo suficiente) creo que será de utilidad.

Porque las hormonas marcan nuestra vida. Ahora que está tan de moda hablar de emociones os puedo decir que son muy responsables de nuestros estados de ánimo —de la desazón absoluta al bienestar completo— y de esos deseos «inexplicables» que surgen en la vida: como el enamoramiento repentino o el deseo de tener un hijo a toda costa.

De todo ello hablo con una experta en el tema; le endocrina Clotilde Vázquez, autora del libro Con hormonas y a lo loco.

Comparto aquí el tema en el link, de la web de La Vanguardia y, más adelante, el texto:

Designada en 2019 como la mejor endocrina de España, a la doctora Clotilde Vázquez le gusta reír. Lo compruebo a lo largo de la entrevista, con motivo de la publicación de su libro, Con hormonas y a lo loco (Vergara). Sin embargo, esta doctora en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid se toma muy en serio el universo de las hormonas y sus efectos —en las mujeres, especialmente— a lo largo de la vida. Porque las hormonas: “El producto de secreción de ciertas glándulas que excitan, inhiben o regulan la actividad de otros órganos o sistema de órganos”, como las define la RAE, son clave para el bienestar.

Su rol también es crucial durante la maternidad: influyen en el deseo de tener hijos y son fundamentales durante el embarazo, el parto, el posparto y en la crianza. Esta etapa tiene uno de sus puntos culminantes con el estallido hormonal de los hijos adolescentes cuando, paradójicamente, cada vez más madres entran en la menopausia. A este periodo clave de la vida de las mujeres está dedicado el libro de la doctora Vázquez, un referente en la cuestión.

 Empecemos por el principio: con el deseo de ser madre. Muchas lo definen como algo “inexplicable”, que les asalta, de repente, un día… ¿Intervienen las hormonas en este deseo?

Para lanzarse hacia la maternidad hay un condicionante cultural, por supuesto, pero también hay un componente biológico. Y, aunque aún no está muy estudiado lo que te impulsa a nivel biológico, sabemos que a medida que el ovario va madurando y llega a su plenitud (es decir, la secreción de progesterona y de estrógenos es buena), aumenta ese sentido maternal. Desde luego, en los animales sí se ve claro.

 El embarazo implica cambios hormonales importantísimos: ¿cómo influyen en este estado?

La gran protagonista en el embarazo es la progesterona, hormona que hace que al principio del embarazo tengamos más náuseas, por ejemplo, pero que tiene una parte muy buena, que es que da un estado de bienestar, de sueño, de apacibilidad… Después del parto, la progesterona baja pero si hay lactancia materna, el relevo lo toma la oxcitocina, que es una hormona maravillosa. Por eso la lactancia, cuando va bien, es tan placentera.

— De hecho, hay mujeres que aseguran que tienen orgasmos al dar el pecho. ¿Puede ser?

Sí, sí, en los orgasmos naturales, sexuales, hay un piquito de oxcitocina. Y, efectivamente, la succión del bebé provoca la síntesis de oxcitocina y produce un placer que puede ser similar al orgasmo: no tan intenso pero más continuado. Hay mujeres que te lo cuentan como algo maravilloso y yo creo que esa sensación está vinculada también a ese enganche de lactancias muy prolongadas, que a veces distorsionan la vida de pareja. ¡Pero es que la mujer ahí encuentra mucha felicidad!

— Hoy existe un culto, casi, hacia la lactancia. ¿Qué pasa si no funciona? ¿Cómo se reemplaza esa oxcitocina?

Con toda tranquilidad, dándole un biberón y sintiéndose bien por ello. Creo que es fundamental desculpabilizar a las mujeres que no pueden o que no quieren dar el pecho, pero hay un talibanismo brutal con este tema. Y es verdad que la lactancia natural es lo mejor, pero se puede criar un niño perfectamente sano y feliz con biberón. 

 

— Las hormonas ¿juegan un papel clave en los tratamientos de fertilidad?

Sí, para estimular primero y mantener, después, la ovulación, se dan muchísimas hormonas, por lo que la mujer se encuentra en una hipersensibilidad tremenda. La mayoría se hinchan, tienen unas sensaciones rarísimas y algunas se encuentran muy mal. Tener un hijo es un deseo de dos pero la que lo sufre es la mujer.

— En el parto, las hormonas también juegan un papel importantísimo…

Sí, aquí la oxcitocina es fundamental para que se inicie, y en muchas ocasiones, cuando el bebé se retrasa, se les dice que se estimulen ellas o con su pareja, para que se genere oxcitocina. A veces, el parto se tiene que inducir pero lo que se pone es un preparado de esta hormona.

 La depresión posparto ¿está vinculada a unos bruscos cambios hormonales?

A veces, antes de que acabe la cuarentena, ha habido tal descenso de hormonas que provoca que, en mujeres que tienen una mayor sensibilidad a esa bajada hormonal, pueda haber un periodo de tristeza. Pero si este se agrava o si se está predispuesta genéticamente (mujeres que han tenido depresiones posparto graves cuentan que sus madres también las tuvieron), hay que pedir ayuda. De todos modos, aún no teniendo una depresión, este es un periodo en el que la mujer necesita apoyo, porque después de haber estado en este ambiente hormonal tan fantástico, te puedes sentir extraña, sin energía. Hasta que empiezan la ovulación o la lactancia y se produce suficiente oxcitocina, puede ser durísimo.

— Una experiencia de este tipo puede marcar una crianza: ¿Dónde estaría el límite entre la normalidad y la depresión posparto?

Yo he conocido mujeres que se pasan el día llorando y reciben respuestas tipo «pero con esta monada de bebé, ¿cómo puedes estar así?» Hay que pensar que es normal estar cansada pero, en cuanto la mujer note que no tiene energía, que no puede con la situación y que no quiere ver a nadie o está llorando todo el día… Eso es una bandera roja y, antes de que pase un minuto más, hay que consultar. Y poner tratamiento.

— Menciona la palabra energía: ¿qué influencia tienen las hormonas en ella?

Un equilibrio hormonal es fundamental para tenerla. En la menopausia, entre las mujeres que tienen un descenso más brusco de los estrógenos, se padece de un cansancio e insomnio extremos. La situación premenstrual también provoca que muchas mujeres noten una falta de energía, de impulso, aparte de la tristeza y la irritabilidad, que pueden ser máximas.

— ¿Existe el síndrome premenstrual? ¿No es un invento del patriarcado?

Sí, existe, y lo más inteligente es saberlo y conocerlo y ver qué cosas te lo pueden aliviar para vivir mejor. Ahora, es verdad que se utiliza como arma contra las mujeres.

 Después de la maternidad, parece que las hormonas nos dan una tregua ¿es así?

En líneas generales, entre los treinta y los cuarenta y largos años —hasta los cincuenta, incluso—, hay un periodo de madurez ovárica bastante estable. Dentro de que cada 28 días las hormonas suben y bajan: esos días antes de la regla en los que no soportas a tus hijos a tu pareja, al mundo en general… En fase premenstrual, mides los estrógenos y ves que tienes 20 microgramos mientras que, en el pico, hay 600, 800… La normalidad es una cierta montaña rusa hormonal y fíjate en el poder que tendrá esto en nuestras vidas.

 «Estaba bien hasta la menopausia»: ¿se lo oye decir a muchas pacientes?

Yo tuve una menopausia bastante precoz y tuve la suerte que me la traté, sin discusión, pero cuando empiezas a oír mujeres que te repiten: ‘Estaba bien hasta la menopausia’… te das cuenta de que es un momento catastrófico para la mujer en el que hay mucha desorientación. La menopausia es un proceso biológico en el que el ovario deja de liberar óvulos y se produce una cantidad menor de estrógeno y progesterona. En casos, de forma fulminante. Es como si tuvieras un hipotiroidismo brusco: de repente tu tiroides, cero. Pero te dicen que ‘hay que aguantar’ y… ¡no! Hay que tratarla porqué te afecta para el resto de tu vida, que ahora es muy larga.

— La menopausia también marca, la vida familiar, de pareja, en el trabajo…

En todo. Aparte de insomnio, sofocos, migrañas, cambios emocionales y de peso, cansancio, tampoco hay libido. Pero en los hombres, salvo que sufran una enfermedad, el declive es más tardío y paulatino. Su producción de testosterona, por ejemplo, va bajando a partir de los 65-70 años. Mientras que muchas mujeres, sencillamente, ‘no pueden vivir’, te lo dicen así.

— ¿Cómo se soluciona?

En mi libro detallo las soluciones que existen, la principal, el tratamiento hormonal. Como yo digo, con cuarto y mitad de estrógenos se hace un cambio radical (ríe). ¡Es increíble! Porque la menopausia, como dice la doctora Casquet en el prólogo del libro, no es falta de autoestima ni el síndrome del nido vacío: la menopausia es que no tienes estrógenos y punto.

— Debido a que la maternidad se retrasa, hoy lo habitual no es ‘el nido vacío’ sino la madre menopáusica y los hijos híper adolescentes, atacados por un exceso de hormonas: ¿cómo lidiar con esta paradoja?

Lo que más ayuda a atenuar esos brotes brutales que tienen los chavales (sí, son brotes) es el deporte, la actividad física. Para subir endorfinas y gastar energía, porque ese exceso de testosterona en lo chicos y de estrógenos, en general, de las chicas, provoca que tengan energía de sobra. Mientras que las madres, las mujeres, tienen que pedir ayuda para equilibrarse, porque ellas sufren lo contrario: un bajón de hormonas.

— ¿Por qué hay recelos sobre la terapia hormonal sustitutiva?

Porqué ha habido mucha desinformación y dos trabajos sesgados que han hecho mucho daño, que la relacionaban con el cáncer de mama. Pero te juro que me he leído la letra pequeña de todos estos estudios y te aseguro la terapia hormonal ni previene ni aumenta el riesgo a sufrir cáncer de mama. Y, aunque hay muchísimo cáncer de este tipo, a partir de los 50 años las mujeres mueren, sobre todo, de infarto: y ese riesgo sí que aumenta mucho por el déficit de estrógenos que ocurre en la menopausia.//

Cómo criar hijos que no sean gilipollas.

Esta es, literalmente, la premisa del libro de la periodista neoyorquina Melinda Wenner que se titula: ‘Cómo criar hijos y que no salgan imbéciles’ (Kitsune books). Se planteó esta cuestión a partir del entorno político y social que vive en su país, plagado de malos ejemplos.

Hablé con ella para mi sección de Parenting en el Magazine de La Vanguardia. Os comparto el link y, más adelante, la entrevista.

MADRE DE DOS HIJOS PEQUEÑOS, a la periodista neoyorquina Melinda Wenner Moyer le preocupaba cómo iba a afectar a su prole el entorno socio-político en el que estaban creciendo, en plena era Trump. De esta inquietud surgió un curioso libro, que en inglés se titula How to Raise Kids Who Aren’t Assholes (Penguin). Aquí entran los matices de la traducción: como calificativo, asshole, en castellano, equivale a gilipollas mamón. Pero también puede traducirse como necio, estúpido o, simplemente, imbécil. 

Sea como sea, la intención de Wenner es ayudar a los padres a evitar que los hijos se comporten como tales y a criar hijos amables y respetuosos. Conceptos que, reconoce, están algo pasados de moda. Para ello, esta periodista especializada en ciencia y colaboradora de medios como The New York Times, ha echado mano de un extensa bibliografía científica, ha entrevistado a docenas de expertos y ha trufado la receta con su experiencia como madre. El resultado es un libro riguroso y ameno, que se editará en España en marzo, de la mano de Kitsune Books. El Magazine Lifestyle conversó con la autora.

Su libro es tan útil como provocador. ¿De dónde surge la idea?

Fue hace unos tres años, empecé a preocuparme por los mensajes que mis hijos recibían del mundo, porque en Estados Unidos hemos tenido unos líderes que no se han comportado siempre de una forma respetuosa con el prójimo. Había mucha polarización y mucha gente estaba haciendo y diciendo cosas desagradables: me preocupó lo que mis hijos iban a aprender de este entorno, y me pregunté: ¿Qué puedo hacer para asegurarme que crezcan para convertirse en seres humanos buenos? Como soy una periodista científica, pensé que debía de haber ciencia que avalara esta pregunta y descubrí que existen muchísimas investigaciones sobre este tema. Y que muchas no habían sido traducidas para una audiencia no especializada. Así que me puse manos a la obra. Esta es la intención de mi libro: dar a conocer toda esa información y espero, ayudar a los padres.

— «Los niños están recibiendo el mensaje que ser egoísta, ofensivo y cruel está bien», escribe. ¿Fueron Donald Trump y su entorno la única inspiración? ¿O había otros personajes?

Bueno, ciertamente Trump y su entorno han sido un resorte claro, pero no el único. En mi país han habido comportamientos deleznables de personajes públicos: declaraciones y burlas machistas, racistas… También me di cuenta de que las tasas de bullying, de acoso escolar, han aumentado en los últimos años. Y los crímenes de odio. Todo eso me inspiró a escribir el libro.

— Hoy a los padres les preocupa muchísimo el futuro de su prole y las habilidades a adquirir durante la infancia. Sin embargo, como usted dice: la bondad, la amabilidad, no son prioridades. ¿Cómo lo explica?

Creo que los padres tienen la idea de que si ellos son amables y buenas personas, no es necesario tratar estas habilidades en familia. Por ejemplo: si yo me comporto bien con mi hijo, no hará falta que hable con él de acoso escolar, porque nunca será un acosador. Por un lado, existe la idea de que la bondad aparecerá de forma natural pero, por otro, existe la idea de que no es demasiado importante. Que educar a tus hijos en la bondad puede ser una desventaja: que no serán ni tan exitosos ni tan poderosos como otros, porque pueden pisarlos, se pueden aprovechar de ellos. Es una idea muy extendida y desafortunada.

— Y errónea: de hecho, usted derriba esta noción con datos…

Sí, por supuesto, los datos científicos demuestran que la bondad y la compasión te hacen una persona más exitosa en la vida. Hay muchas evidencias que contrarrestan la idea de que para triunfar has de ser una persona terrible. Aunque tengo que decir que hay muchos ejemplos de personas horribles que son muy exitosas, como Trump. De todos modos, creo que todo llega, también a él.

La autora, la periodista Melinda Wenner Moyer

— Usted vive en un país con un ambiente muy competitivo respecto a la crianza de los hijos: ¿A más competición hay más posibilidades de que los hijos se críen como gilipollas?

Creo que, indirectamente, este relación puede darse: en parte porque este tipo de crianza, competitiva, prioriza siempre los logros, los éxitos, las victorias… Y se ponen estos conceptos por encima de otros valores y otras prioridades. Si lo que dices constantemente a tus hijos es que lo que importa, por encima de todo, es que triunfes, entonces no les estamos instando otros aspectos importantes, como el ser una buena persona o ser alguien compasivo.

— Hoy parece que para ser buenos padres hemos de hacer cualquier cosa por proteger a nuestros hijos; sin importar lo que los hijos hayan hecho. ¿Los padres, han de hacer cualquier cosa por los hijos, aunque perjudique a un tercero?

En Estados Unidos existe una tendencia a la llamada «crianza helicóptero», en la que los padres rescatan a sus hijos de cualquier tipo de problema. Creo que es algo contraproductivo porque los retos, los fracasos y los desengaños son parte de la vida y tenemos que darles a nuestros hijos herramientas para poder lidiar con ellos, no socorrerlos siempre. Creo que hemos de normalizar lo que significa tener una desilusión, un revés, un fracaso… Al experimentarlos y superarlos, los hijos aprenden nuevas habilidades. En mi libro hablo mucho del desarrollo cerebral y este está también vinculado a estas experiencias de superación: los niños que aceptan retos, trabajan más duro y tienen más resiliencia, funcionan mejor.

— Uno de los modos más claros de ser un necio durante la infancia es ser un acosador. Pese a que es una cuestión que cada vez se toma muy en serio; el bullying persiste. ¿Por qué cree que sucede?

Los niños aprenden de las conductas de los adultos y, de nuevo, creo que la conducta de gente como Trump —que, en cierto modo, ha normalizado el bullying—, influye en la conducta general. Les dice a los niños que estas actitudes son normales, que son parte de la forma en la que los poderosos se comportan. Pero además, cuando analizas toda la bibliografía que hay sobre el bullying, ves que existe una confusión sobre este tema: esta idea fija de que el acosador es un tipo de persona muy específico, que sabe perfectamente lo que hace. Y no es así. Aunque este tipo de matón existe, hay todo un espectro: hay niños que son acosadores ocasionales o son acosados un día y luego acosan ellos otro.

— No es todo blanco o negro…

No. Por esto, a menudo, los padres nunca piensan que sus hijos también pueden ser acosadores: de hecho, los datos indican que la mayoría de padres ni consideran la posibilidad de que sus hijos puedan serlo. Acosados, sí, pero acosadores, no. ¡Y no abordan del tema con ellos! Por ello, hay niños que acosan porque no entienden o no reconocen que lo que hacen no está bien, que hacen daño. Así que, cuanto más hablemos como padres del tema, mejor. Es la forma colectiva de contrarrestar el bullying.

— Dicen que el amor es ciego pero, ¿por qué es tan difícil ver a nuestros hijos de forma clara?

¡Es una gran pregunta! (ríe) Es verdad que al convertirnos en padres entramos en esta fase de mentalidad mamá oso y solo queremos protegerlos. Es un instinto bastante natural, el de pensar que tus hijos no pueden hacer nada malo. Y es bueno, constructivo, pero tenemos que darnos cuenta de que nuestros hijos pueden cometer errores. Sus cerebros son muy diferentes a los de los adultos y no tienen habilidades como la teoría de la mente: la capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas. Como padres, tenemos que hacer es lo posible para construir esas habilidades. Enseñarles que somos parte de una comunidad.

Edición americana del libro, que en español publicará la editorial Kitsune Books.

— En su libro da pistas para educar hijos que no sean machistas ni racistas: en estas dos cuestiones clave: ¿Es suficiente la labor de la familia?

Es difícil, porque los niños reciben un auténtico bombardeo de mensajes sexistas y racistas de sus culturas. Pero, precisamente por eso, es importante que tengamos conversaciones regulares con nuestros hijos sobre estos temas. Que no dejemos pasar estos mensajes y les hagamos preguntas (¿Qué ha pasado aquí? ¿Os parece justo?). Es importantísimo que sepan reconocer estos estereotipos, estos prejuicios.

— Ha investigado muchísimo pero, si tuviera que escoger dos herramientas para educar bien, ¿cuáles serían?

Hay dos que durante todo el proceso de documentación y escritura surgían constantemente: una es permitir a nuestros hijos que sientan, que tengan emociones. Aunque sean malas. Y hablar de ellas. El saber reconocer tus emociones es una de las bases para la teoría de la mente, para practicar la empatía y ser capaz de entender cómo lo que haces afecta a los otros.

— ¿Y la segunda?

La otra herramienta clave es conversar con tus hijos sobre temas difíciles, como el racismo, el sexismo, la pornografía, el acoso escolar… Son cuestiones que muchos padres prefieren no abordar —por miedo, entre otros, a que los hijos pierdan la inocencia—, pero los datos demuestran que se pueden hablar de los grandes temas desde que son muy pequeños y que es importante que lo hagamos.

— ¿Hay niños que son gilipollas sin remedio?

Como le comentaba, los cerebros de los niños son muy diferentes del nuestro: carecen de control inhibitorio, de capacidad de planificación y, a veces, de pensamiento racional. En consecuencia, nuestros hijos van a tomar decisiones o hacer cosas que nos parecerán erróneas o de mala educación; van a actuar como gilipollas. Pero es que todavía les falta aprender algunas habilidades, algunas costumbres de lo que nosotros entendemos por buena conducta. Eso no es innato, se aprende. Y por supuesto, hay otras influencias; la bioquímica, los neurotransmisores… Así que es normal para los niños actuar como idiotas, en ocasiones, y algunos necesitan más tiempo que otros para aprender a dejar de serlo.//

ADOLESCENCIA Y VIGOREXIA: los trastornos corporales son también cosa de chicos.

Cuerpos hinchados, músculos protuberantes y obsesión por el espejo, las proteínas y el gimnasio. Conozcan a la vigorexia que, disfrazada de tendencia estética, es un trastorno cada vez más precoz y habitual entre los chicos. Comparto el link de mi artículo aparecido en la sección de Parenting de La Vanguardia. Y el texto, a continuación:

Muchos los hemos visto este verano, en la playa: adolescentes muy musculosos, esculpidos a base de incontables horas de gimnasio. Chicos muy jóvenes, que parecen salidos de las portadas de revistas como Men’s Health, una publicación en la que mes a mes modelos y famosos lucen sus cuerpos. En la composición de la portada siempre hay un eje central: los abdominales del protagonista, a partir de los cuales se despliegan una profusión de músculos cada vez más acentuados.

Se habla mucho de la presión que tienen las chicas por conseguir un cuerpo diez: el bombardeo de imágenes de perfección que reciben y el impacto que conlleva, reflejado en los cada vez más abundantes trastornos alimentarios. Pero se habla menos de la presión que tienen ellos por conseguir también un cuerpo imposible. Una presión que implica miles de horas de gimnasio, estrictas dietas ricas en proteínas y tratamientos estéticos, como la depilación, que se piden más precozmente. 

Hoy el ideal de belleza masculino ya no es el Harrison Ford de los ochenta (cuyo torso en una escena de Blade Runner es calificado de “demasiado delgado” y “peludo” por dos adolescentes consultados). Hoy triunfan los físicos de futbolistas como Cristiano Ronaldo y de actores como Chris Hemsworth y Mario Casas. Hombres cuyos cuerpos depilados y untados de aceite, como los de un gladiador, parecen una lección andante de anatomía muscular.

No importan la altura, ni la delgadez, la sonrisa o el color de los ojos: los músculos son lo que atrae. Y cuantos más y más marcados, mejor. Este es un resumen —muy poco científico— de un estudio hecho para medir el atractivo masculino en base a la percepción de diferentes anatomías (el estudio se llama Cues of upper body strength account for most of the variance in men’s bodily attractiveness – Sell A, Lukazsweski AW, Townsley M. 2017). El trabajo, realizado por la universidad estatal de California y la de Griffith, de Australia, concluía que los mecanismos modernos de elección de pareja siguen respondiendo a “signos ancestrales”, como la capacidad de lucha de un hombre. Y un signo clarísimo de esta capacidad sigue siendo «la fortaleza de la parte superior de su cuerpo». El torso, en definitiva, que es lo que, según el estudio, atrae más la atención.

Men’s Health o la oda a la tableta.

Como Torso han apodado los miembros de su familia a J., un universitario de diecinueve años. Hace tiempo que se apuntó al gimnasio y los cambios en su cuerpo son significativos. Podría, sin problemas, protagonizar una de esas portadas de Men’s Health, salpicadas de frases que instan a “atrapar el Six-Pack” y a emprender una “Operación ABS” (por abdominales). Los padres de J. viven con una cierta perplejidad la transformación de su hijo: “Siempre ha sido atlético y saludable pero ahora, en mi opinión, está demasiado musculado… ¡Es exagerado!”, describe la madre. Pero si hace algún comentario, se le tacha de anticuada y punto. El hijo sigue yendo al gimnasio con una admirable perseverancia y cada día consume un batido de proteínas para “tener más músculo”. El producto es parte de una industria en auge y una muestra de que, quizás, el chico está empezando a obsesionarse. “Está muy preocupado por la alimentación y el cuerpo, en general. Yo no sé si va camino de una vigorexia”, se pregunta la madre.  

Tiene motivos para preocuparse? Lo cierto es que, como aseguran las psicólogas Anna Robert y Olga Piazuelo, los llamados trastornos dismórficos corporales no son solo cosa de mujeres. “El porcentaje de los chicos/hombres insatisfechos con su aspecto ha ido aumentando en los últimos años”, explican. “Ya a principios del 2000 se publicaron artículos hablando del «síndrome de Adonis» reflejando este aumento de la preocupación por la imagen entre el colectivo masculino”.

Estas expertas, del grupo de trabajo de Adolescencia en crisis, del Colegio Oficial de Psicología de Catalunya, añaden que el trastorno más común en varones es el llamado dismórfico muscular o vigorexia. Sin embargo, no es el único: “Hay otras formas de dismorfofobia: por acné, por las manchas en la piel, el exceso de vello y la forma o tamaño de algunas partes corporales —incluyendo los genitales—, aunque son menos frecuentes”.

El DSM-5, el manual diagnóstico de los trastornos mentales, engloba este tipo de malestar bajo el epígrafe de ‘Obsesividad-Compulsión y Trastornos relacionados’. Las psicólogas describen a los que presentan desórdenes de este tipo como “personas que invierten tiempo y dinero en mejorar su aspecto físico e intentan encontrar bienestar en este proceso de ‘mejora’, que implica una serie de rituales, como gimnasio, dietas y tratamientos estéticos.” El problema, señalan: “Es que una vez se obtienen los resultados, a menudo no son los deseados o no disminuyen ni la ansiedad ni la preocupación por un cuerpo que no les satisface”. Se entra entonces “en un bucle compulsivo del cual les resulta muy difícil escapar”.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Para estas expertas: “El verse débil y poco musculado, en el caso de ellos, y gorda y poco atractiva, en el de ellas, son más que signos de enfermedad el reflejo de una sociedad que da una importancia excesiva al aspecto físico”. No hay duda que la presión por tener un cuerpo diez hoy es muy intensa. Si a ellos añadimos que la adolescencia es un momento de máxima dificultad, por la necesidad de los jóvenes de sentirse aceptados, encontramos un coctel idóneo para este tipo de trastornos.

La presión por un cuerpo perfecto, sin embargo, no es solo cultural. Estas formas de expresión del malestar a través del cuerpo pueden también tener que ver con experiencias traumáticas, como sufrir bullying, maltrato físico o abuso. “Este énfasis en el cuidado puede ser una forma de somatización del malestar sufrido”, dicen las psicólogas. Asimismo, los rasgos de personalidad de cada uno (“un excesivo perfeccionismo, la obsesividad y la hiperexigencia”) pueden ser factores de riesgo.

La detección precoz es clave. Y, una vez identificado el trastorno, el primer paso para actuar es tratar de arropar a la persona a nivel psicológico: “Reforzar la autoestima resultará protector, así como dar una educación emocional centrada en valores como el esfuerzo y la constancia, para contrarrestar los que imperan en publicidad y redes sociales”.

Las redes tienen mucho que ver con este culto desbocado al cuerpo. Con sus dinámicas de exhibición constante alimentan un narcisismo que parece haberse normalizado en nuestra sociedad. Y que continúa en la edad adulta: “La vigorexia no es solo un trastorno de la adolescencia, hay muchos hombres, ya maduros, que la padecen. Es algo resultante del hedonismo actual”, asegura Olga Piazuelo.//