Destacada

LA HIPERPATERNIDAD en los MEDIOS

Desde que publiqué el libro HIPERPATERNIDAD — Del modelo mueble al modelo altar (Plataforma Actual) y, más recientemente, HIPERNIÑOS: ¿hijos perfectos o hipohijos?, el interés mediático ha sido muy intenso. Aquí adjunto un listado de entrevistas, reportajes y artículos sobre el tema publicados a raíz del libro. Aprovecho para agradecer el trabajo de la estupenda Laura Villarreal, de prensa de Plataforma, y a todos los periodistas y medios de comunicación que se han interesado por la hiperpaternidad, que hasta tiene #hagstag en Twitter y todo: #hiperpaternidad.

TOP:

EL PAIS/APRENDEMOS JUNTOS.

Mi participación en la exitosa plataforma Aprendemos Juntos, encabezaba en octubre de 2018 la lista de los videos más visto, con trece millones de visualizaciones.

Captura de pantalla 2018-12-14 a las 12.25.48

CHARLA EL PERIÓDICO/BBVA

Captura de pantalla 2019-12-20 a las 12.05.25

______________________________________________

DIARIO ABC — ENTREVISTA

captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-19-37-09

______________________________________________

EL PAÍS — Columna opinión

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.18.48
‘HIPOMADRES’ — LUZ SANCHEZ MELLADO

______________________________________________

Entrevista en LA MAÑANA DE TVE1 (1.44′) 

captura-de-pantalla-2017-03-02-a-las-16-23-28

_____________________________________________

CADENA SER, HOY POR HOY, entrevista

HOY POR HOY CADENA SER

______________________________________________

DIARI ARA, entrevistas:  2018castellano  2018català — 2016castellano  2016català 

Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.20.25

______________________________________________

EL PAÍS — CRÓNICA 

Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 12.52.55

______________________________________________

ELLE — ¿Es tu hijo un hipohijo? 

Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 12.56.23

______________________________________________

EFE SALUD — REPORTAJE

Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.05.14

______________________________________________

TVE CATALUNYA — NOMS PROPIS

Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.30.17

______________________________________________

EL MUNDO —  “Niños blanditos”

captura-de-pantalla-2017-01-12-a-las-15-16-45

______________________________________________

DIARIO DE MALLORCA, ENTREVISTA de Matías Vallés

Captura de pantalla 2016-05-23 a la(s) 13.54.31 copia

______________________________________________

RADIO NACIONAL DE ESPAÑA  —  entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-32-21
CANTO GRILLO RTVE HIPERPATERNIDAD

 

____________________________________________

LA VANGUARDIA/GIARDINETTO SESSIONS — link 

LA VANGUARDIA

______________________________________________

SEMANARIO LA VERITÀ, entrevista link y PDF La Verità_31.01.2019

Captura de pantalla 2019-02-05 a las 17.41.02

PRENSA ESCRITA y DIGITAL

 

EL PAÍS — reportaje 

Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.04.12

____________________________________________________________________________________________

DIARIO ABC — ENTREVISTA

Captura de pantalla 2018-02-26 a la(s) 11.41.59

____________________________________________________________________________________________

DIARIO EL MUNDO — reportaje

Captura de pantalla 2018-03-23 a la(s) 12.49.37

____________________________________________________________________________________________

LA VOZ DE GALICIA, entrevista y reportaje

EVA LA VOZ

______________________________________________

EDITORIAL DIARI ARA — Hijos perfectamente maleducados

Captura de pantalla 2018-03-06 a la(s) 19.40.22
“Uno de los artículos que más lecturas ha tenido en la historia del diario ARA es una entrevista de Lara Bonilla a la periodista Eva Millet. Especializada en temas de educación, Millet hizo diana con un libro sobre la “hiperpaternidad”. Todos sabemos lo que es, pero ninguno de nosotros nos queremos reconocer. Millet recomendaba que dejáramos de preguntarlo todos a los hijos, porque una familia no es una institución democrática. La responsabilidad de los padres es hacer de padres. Dialogando, pero sin quedar esclavizados por nuestros queridos emperadores. El acierto de Millet es recordarnos donde está la justa medida, el sentido común, el equilibrio tan deseado y tan fugaz. Ahora Millet ha escrito un nuevo libro donde observa a los “hiperniños” y vuelve a acertar: “Prefiero que mi hijo diga buenos días y gracias que no que toque el piano a los cinco años”. Las mejores ideas a menudo tienen apariencia de obviedad. Millet tiene esta capacidad. Pone frente al espejo a muchas madres y muchos padres sobreprotectores capaces de asfixiar al niño en pos de su perfección académica, deportiva, física. Estos hiperpadres consiguen hipohijos, adolescentes que simulan vidas perfectas en Instagram. Paisajes maravillosos, sonrisas impostadas, cabelleras impecables. Si queremos hijos con capacidad de adaptación y resistencia a la frustración los tendremos que convertir primero en ciudadanos ocupados en ser y no en paracer. Enseñarlos a respetarse y a respetar. Y como hoy nieva, que empiecen por fotografiar lo que les rodea y no hacerse un selfie./

______________________________________________

IL GIORNALE — “Basta con gli ipergenitori (e avremo famiglie migliori)”

Captura de pantalla 2019-10-02 a las 20.04.53

______________________________________________

DIARIO LA RAZÓN — ENTREVISTA

Captura de pantalla 2018-03-06 a la(s) 19.35.03____________________________

______________________________________________VILA WEB — entrevista 

Captura de pantalla 2018-03-23 a la(s) 13.01.34

______________________________________________

EL DIARIO. ES — entrevista

Captura de pantalla 2018-05-17 a la(s) 13.53.32

______________________________________________

REVISTA YOROkOBU — reportaje

Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.11.04

______________________________________________

ARA CRIATURES evamilletaracriatures

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-15-40

______________________________________________

REVISTA YO DONA, EL MUNDO, opinión 

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-35-20
YO DONA, EL MUNDO

______________________________________________

SELECCIONES READER’S DIGEST —

PORTADA

___________________________________________

CUADERNOS DE PEDAGOGÍA — reseña

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-13-50-02

___________________________________________

EL PAÍS/ICON  – REPORTAJE

 

EL PAIS/ICON

___________________________________________

LA VANGUARDIA — artículo

HIPERPATERNIDAD LA VANGUARDIA

— Reportaje: “Móvil, un intrusto en la crianza”; a partir del FÒRUM INTERXARXES 2017, en el que participé.

— Reportaje: “Dificultades actuales de madres y padres en la educación”, de José Ramón Ubieto en la edición digital de La Vanguardia.

___________________________________________

ARA — DOSSIER HIPERPATERNIDAD

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-37-16
Com diu la periodista Eva Millet, responsable de la popularització del terme hiperpaternitat, hem passat de tenir fills moble, a qui fèiem poc cas, a tenir fills altar, als quals venerem.

___________________________________________

EL MUNDO – reportaje

HIPERPATERNIDAD EL MUNDO
También en EL MUNDO digital

___________________________________________

DIARIO DE LA EDUCACIÓN — REPORTAJE

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.27.42
Reportaje de Saray Marqués

___________________________________________

ABC FAMILIA — reportaje

Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 12.29.42
ABC CEU VALENCIA

___________________________________________

REVISTA PERFILES (ONCE) — entrevista 

captura-de-pantalla-2017-01-10-a-las-16-16-34

______________________________________________

DIARI DE L’EDUCACIÓ – ENTREVISTA

DIARI EDUCACION

_____________________________________________

EL MUNDO — 5 TEMAS QUE PREOCUPARON A LOS PADRES EN 2016

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-05-37

______________________________________________

LA VOZ DE GALICIA — REPORTAJE

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.06.52

______________________________________________

LA VOZ DE GALICIA — follow-up

ENCUESTA VOZ DE GALICIA

_____________________________________________

ABC/MUJER HOY — REPORTAJE

ABC MUJER HOY

______________________________________________

REVISTA VOGUE – opinión

 

VOGUE

______________________________________________

REVISTA TELVA – Reportaje 

TELVA

______________________________________________

AGENCIA EFE – REPORTAJE

EFE SALUD HIPERPATERNIDAD

______________________________________________

ARA CRIATURES – REPORTAJE 

Captura de pantalla 2016-05-23 a la(s) 13.45.45

______________________________________________

REVISTA DIEZ MINUTOS, reportaje

_____________________________________________

REVISTA TRENDENCIASReportaje 

captura-de-pantalla-2016-10-06-a-las-12-58-19

______________________________________________

EL CRITIC — entrevista

Captura de pantalla 2018-11-04 a la(s) 11.10.25

___________________________________________

DIARIO LA RIOJA — entrevistacaptura-de-pantalla-2016-12-18-a-las-11-17-47

___________________________________________

REVISTA SER PADRES – Reportaje

SER PADRES

Y a partir de la CHARLA EDUTALKS en la escuela CEU MONTEPRÍNCIPE, en Madrid.

____________________________

LA VANGUARDIA – DIEZ LIBROS PARA SANT JORDI QUE TE CAMBIARÁN LA VIDA

la vanguardia SANT JORDI

____________________________

REVISTA EL TRIANGLE — entrevista captura-de-pantalla-2016-12-13-a-las-19-41-20

____________________________

REVISTA FAPEL — entrevista

captura-de-pantalla-2016-11-11-a-las-16-35-16

____________________________

ENTREVISTA EN — REVISTA MAGISTERIO

Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 13.36.13

____________________________

OBJETIVO BIENESTAR – REPORTAJE

OBJETIVO BIENESTAR

____________________________

FARO DE VIGO – ENTREVISTA

FARO DE VIGO

 

 

 

 

 

 

____________________________

REPORTAJE REVISTA SER PADRES —  SOBREPROTEGIDOS

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.15.35
SER PADRES — SOBREPROTEGIDOS

____________________________

REVISTA CLARA – HIPERPATERNIDAD 

CLARA

____________________________

PSICOLOGÍA PRÁCTICA – Reportaje

PSICOLOGIA PRÁTICA____________________________

DIARI DE GIRONA – entrevista

DIARI GIRONA

 

 

 

 

 

 

____________________________

REVISTA EROSKI CONSUMER 

captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-28-39

____________________________

REVISTA HACER FAMILIA (CHILE)

Captura de pantalla 2017-05-18 a la(s) 12.22.39
HACER FAMILIA (Chile)

GRUPO EL MERCURIO (CHILE) Reportajecaptura-de-pantalla-2016-11-25-a-las-17-58-39

____________________________

LA NUEVA MUJER (MÉXICO) – REPORTAJE

  • EN MEXICO, NUEVA MUJER

    _______________________

    MONTEVIDEO PORTAL (URUGUAY) – Artículo

    MONTEVIDEO PORTAL

    _______________________

    LA PRENSA (HONDURAS) — artículo

    la prensa Honduras

    _______________________

    LA GACETA DE TUCUMÁN (ARGENTINA)- REPORTAJE

GACETA TUCUMAN. ARGENTINA

_______________________

DIARIO LIBRE (República Dominicana) — artículo opinión

_______________________

LAS PROVINCIAS (Venezuela)— Reportaje

LAS PROVINCIAS

 

_______________________

LA CIUDAD, URUGUAY

  • captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-35-22

    _______________________

    INFOBAE — (Argentina) reportaje

    captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-18-20-12

    _______________________

    La OPINIÓN, BOLIVIA — artículo 

    Captura de pantalla 2016-06-20 a la(s) 13.49.11

PROGRAMAS DE RADIO

LAS MAÑANAS DE RADIO NACIONAL DE ESPAÑA (a partir ’27)

RAC 1 TOT ES POSSIBLE

_______________________

RADIO 5 – ENTREVISTA PROGRAMA EDUCAR PARA LA PAZ

EDUCAR PARA LA PAZ RADIO 5

_______________________

SER – ENTREVISTA “QUÈ VOLS SER”

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 15.47.02

 

 

 

 

 

_______________________

_______________________

RADIO EUSKADI – En la tertulia del programa BOULEVARD.

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.11.27

follow-up en RADIO EUSKADI: “Del padre helicóptero al padre submarino”

_______________________

RNE – radio 4 – ENTREVISTA EN  PROGRAMA LLETRA LLIGADA

Radio 4

_______________________

RADIO CANAL EXTREMADURA – TERTULIA

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 16.14.01

 

 

 

 

 

_______________________

RADIO CANAL EXTREMADURA — programa fin de semana

Captura de pantalla 2016-05-23 a las 15.43.10

_______________________

RADIO SOL — ¿Te consideras un padre helicóptero? y  EN LA TERTULIA del programa Diverpapis

SER CATALUNYA

______________________________________________

ONDA CERO SUR — entrevista  

______________________________________________

RNE – R4 ENTREVISTA en programa ANEM DE TARDA

ANEM DE TARDA

MURCIA EN LA ONDA — entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-21-34
ONDa cero, MURCIA

_____________________________________________

RCN RADIO, Colombia — entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-17-a-las-09-36-11

 

Y otra entrevista aquí

___________________________________________

Radio Caracol, COLOMBIA — reportaje

Captura de pantalla 2016-06-20 a la(s) 13.42.12

_______________________

En la emisora mexicana grupo Radio Centro

captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-20-23-20

TELEVISIÓN

Entrevista en LA MAÑANA DE TVE1 (1h 14′)

HIPERPATERNIDAD TV3

______________________________________________

ANEM DE TARDA de TVE Catalunya — debate (a partir minuto 32′)

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-25-19

_____________________________________________

En ESPEJO PÚBLICO, DE ANTENA 3 TV

ANTENA 3

______________________________________________

En el canal de la revista HACER FAMILIA — reportaje 

Captura de pantalla 2017-11-28 a la(s) 11.09.00
ENTREVISTA REVISTA HACER FAMILIA — BRITISH COUNCIL MADRID

_______________________

En la televisión argentina, CANAL 13  Miguel Espeche

  • TV ARGENTINA HIPERPADRES

_______________________

En programa TARDEO – TV MURCIANA

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-26-36
TARDEO TV MURCIANA

_______________________

EN NTN24— entrevista

captura-de-pantalla-2017-01-31-a-las-19-44-06
NTN24

_______________________

En AZTECA TELEVISIÓN 

AZTECA TV
Cargando no solo la mochila: también al hijo. La hiperpaternidad,también en México.

Y en blogs —algunas muestras—  y en recomendaciones de libreros y lectores. ¡Gracias!

 

captura-de-pantalla-2016-10-28-a-las-12-58-32

_______________________

LA SUPERNANNY ESPAÑOLA, EN CADENA DIAL

  • Captura de pantalla 2017-06-18 a la(s) 13.04.59

    _______________________

     LA CENTRAL ¡RECOMIENDA!

    LA CENTRAL RECOMIENDA

    _______________________

     BLOG FUNDACIÓN CET, ENTREVISTA 

    Captura de pantalla 2017-05-07 a la(s) 13.28.46

    _______________________

    EL FILÓSOFO Y PEDAGOGO GREGORIO LURI: “Un gran libro”

luri-copia

 _______________________

EN EL FACEBOOK DE SPARKS & ROCKETS

captura-de-pantalla-2017-01-09-a-las-17-59-19
“Su libro me encantó” GRACIAS!

CARMEN SERRAT VALERA

BERTA/SMARTICK

el blog del teacher

 

captura-de-pantalla-2016-09-09-a-las-13-31-17

EL PORTAL DEL HOMBRE

  • Y un amabilísimo lector. “Si tienes hijos, léelo ya. Muy recomendable”

Tweet lector

  • La periodista Marta Ricart: “Está muy bien tu libro, Eva, y se lee muy bien con los ejemplos que salen. Lo recomiendo a todo el mundo”.

MARTA RICART

 

  • En el rincón de  padres de la Biblioteca de Alcanar.b
  • Una lectora entusiasmada:

MAR ARABÍA RECOMENDACIÓN

Y EN LAS LISTAS DE LOS MÁS VENDIDOS!

ABACUS + VENDIDOS

MÁS VENDIDOS

 

LO QUE EL MIRLO ME ENSEÑÓ… (sobre cómo sacar adelante a los hijos).

Es mi pájaro preferido. En parte, porque a los mirlos comunes (Turdus merula) tienen la deferencia de vivir en las ciudades y deleitarnos con su presencia. Me parecen aves excepcionales y su canto, un lujo.

Pero nunca pude imaginar que, además, sean madrazas y padrazos.

Hace un par de meses teníamos un mirlo rondado por el jardín; un macho con un plumaje negro, precioso, y un pico muy naranja, que trinaba y trinaba en busca de pareja mientras se posaba, muy erguido, en diferentes ramas. Tras varios días de cantos —entusiastas por la mañana, algo melancólicos por la tarde, pero siempre preciosos—, se produjo un súbito silencio.

No pudimos desentrañar el motivo hasta al cabo de unos días, cuando mi marido me informó que «seguramente» había un nido de mirlos en el Pittosporum. Un arbusto perfecto —con bastante altura, frondoso y resguardado— para instalar su hogar. Leo en la web de Sociedad Española de Ornitología SEO Birdlife que los nidos de mirlo son un diseño de la hembra, que los construye con la ayuda del macho: “Consiste en una taza de hierbas y hojitas, tapizada de musgos y barro”.

Emocionados, a los pocos descubrimos a la mirla empollando los huevos. Pude incluso, tomar esta foto:

(Si os fijáis, sobresale la cola del nido).

Y así transcurrieron los días, hasta que los mirlos pasaron a la fase 2 de su vida familiar y nacieron los polluelos. «Tres», según me informó mi hijo que fue el primero en verlos abriendo los picos hasta el paroxismo, cada vez que su madre o su padre acudían a alimentarlos.

Optamos por evitar utilizar al jardín, para no molestarlos, pero ello no impidió una prudente observación del fenómeno: fue entonces cuando me di cuenta que la cuestión (fundamental, obsesiva, incluso) de la alimentación de las crías, sean humanas o aves, es universal. El frenesí de la pareja de mirlos en busca de lombrices e insectos por cualquier rincón del jardín no es muy diferente al de los humanos llenado el carrito en el super o trajinando en la cocina. Un no parar; especialmente los primeros días, cuando las crías, insaciables, son más vulnerables.

Así que si uno se quedaba en silencio, a distancia, observando el nido, pronto aparecían el padre o la madre (también preciosa, con plumaje marrón oscuro y un pico de color amarillo pálido). Su llegada era recibida con un coro de histéricos tri-tri-tris por parte de los polluelos, que seguían abriendo los picos hasta la extenuación.

La cosa, por eso, parecía ir bien. Padre y madre se afanaban en busca de comida y, con precisión germánica, se turnaban para acudir al nido en intervalos, calculo, de entre cinco y diez minutos. Cada aparición era recibida con un griterío entusiasta que, a medida que pasaban los días, era cada vez más potente.

Y entonces, llegó la fase 3, esa que provoca que, como me anunció mi marido: «la tasa de mortalidad de las crías de mirlo, en general, sea bastante elevada». La fase en la que el polluelo decide irse del nido… aunque no sepa volar.

Primero saltó uno: me lo encontré un lunes por la mañana, posado en la rama de una madreselva, indiferente a los esfuerzos de su padre que, a medio metro suyo, y pese a mi presencia, saltaba como un loco llamándole la atención con unos curiosos chasquidos.

El padre saltaba, le reclamaba, y él miraba hacia otro lado, como si la cosa no fuera consigo.

«Resulta que es común que las crías de mirlo salten del nido, antes de tiempo, y como aún no saben volar —porqué entre otras cosas, no tienen aún cola—, se quedan por el suelo, con el peligro que eso representa», me informa mi marido, que ha seguido leyendo sobre el tema.

Los peligros, en nuestro caso, son una sucesión de gatos de barrio, normalmente gordos y aburridos de la vida (empezando por la nuestra), para los que encontrarse un polluelo desvalido representa un chute de adrenalina.

Así que se hace un llamamiento a los vecinos, se ponen los gatos a buen recaudo y se confía en el buen hacer de los padres mirlo, que tienen que seguir alimentado a sus hijos, para sacarlos adelante. Por ello siguen dando constantes chasquidos por el jardín, reclamando a la estúpida cría. Esta, por su parte, va dando saltos y torpes aleteos, como una gallina diminuta, y tanto puede aparecer encima de una tumbona como esconderse tras unos helechos o quedarse en el suelo, quieta como una estatua, tratando de mimetizarse (infructuosamente) con el muro.

Cada vez hay más chasquidos y los padres vuelan y saltan por el jardín, con los ojos desorbitados, en busca de lombrices y de hijos a los que alimentar. Entendemos que hay más pollos fuera del nido. De hecho, un día después vemos a otro, también precioso y con cara de malas pulgas:

Los padres siguen incansables en su deber alimenticio y protector. Al tercer día, a las seis de la madrugada, nos despiertan una serie de chasquidos a gran volumen que nada tienen que ver con el normalmente precioso canto del mirlo. En el jardín, sobre el muro, se perfila la ahora siniestra silueta de un gato negro que amenaza a uno de los polluelos. Se procede a espantar al gato con la manguera y el griterío cesa. Se reanundará una hora después, por el mismo motivo. Se procederá de la misma manera.

«Los padres, cuando detectan que sus crías están en peligro, lo que hacen es cacarear, como una gallina, casi, para desviar hacia ellos la atención del depredador», me informa de nuevo mi marido. «¿Y cuanto pueden tardar en aprender a volar, las crías?», le pregunto, algo desesperada. «Hasta tres semanas», me responde, sin inmutarse.

Pero parece que, afortundamente, estas crías son espabiladas. Un par de días después del incidente del gato me encuentro a una posada sobre la valla, frente a la cocina. Como siempre, no se digna ni a mirarme, ajena a la ansiedad que su supervivencia y la de sus hermanos está provocando en sus padres y en nuestra familia.

Cuando me fijo que la cola está empezando a crecer y me inunda la esperanza, me responde emprendiendo un torpe vuelo hacia la casa vecina. Las crías no solo están desafiando a sus padres y a las leyes de aerodinámica sino que están saltándose los límites de su hogar; están saliendo de noche más allá de la hora permitida, causando un estrés cada vez más palpable en sus pobres progenitores.

Al día siguiente, la pareja de mirlos, unida ante la adversidad, chasquea, trina, cacarea, hace lo que puede y más para localizar a su prole más allá del jardín y seguir alimentándola.

Me doy cuenta de que no somos tan diferentes, los mirlos y nosotros (bueno, quizás sí: los mirlos macho parecen compartir las tareas de cuidado con la pareja al 50%, cosa que no suele suceder en la sociedad humana).

De todos modos, me identifico con su tesón por atender a sus polluelos desgradecidos, con su palpable angustia por encontrarlos cuando los creen perdidos, con su valentía al protegerlos de felinos y otros maleantes y, en definitiva, con su afán por ayudarles a crecer mientras confían que —más pronto que tarde—, maduren y puedan echar a volar.//

¿Por qué siguen fumando nuestros hijos?

Se les ha dicho por activa y por pasiva que perjudica seriamente la salud, se han hecho incontables campañas sobre sus peligros, las cajetillas parecen retazos de películas gore pero… los jóvenes continúan fumando. Intento averiguar por qué en este artículo del Magazine de La Vanguardia que os comparto vía link y, también, a continuación:

“No lo sé, la verdad”. “No sabría decirte por qué”. “Empecé a fumar pues… ¡no sé!”. “No te lo sabría explicar”. Estas son las respuestas de Sara, Simó, Violeta y Mar —todos ellos adolescentes e inteligentes—, a la pregunta de por qué fuman. Ninguno puede dar una razón clara al por qué se convirtieron en fumadores. Precoces, además: todos empezaron un poco antes de cumplir los 14 años. Una edad que, según la última encuesta sobre uso de drogas en enseñanzas secundarias en España (Estudes), es la media de debut en el consumo de tabaco en nuestro país.

Pese a las campañas que se llevan realizando durante décadas, pese a la mayor dificultad para adquirirlo y el aumento del precio, las cajetillas ilustradas con imágenes que parecen salidas de una película gore y el conocimiento —supuestamente generalizado— de que el tabaco perjudica seriamente la salud, los jóvenes… ¡Siguen fumando! Y bastante, además.

NI IDEA DE PORQUÉ FUMAN…

“Yo he llegado a fumar dos paquetes de tabaco de liar por semana”, explica Simó, que recuerda su primera calada a un cigarrillo, en la plaza Molina, de Barcelona: “Me animaron dos amigas, que empezaron antes que yo”. Y dos años después, tanto él como las dos amigas siguen fumando: “Yo tenía curiosidad por saber cómo era y un día, pues lo probé… Podría decirse que soy la instigadora”, dice una de ellas, Violeta, aunque puntualiza que no fuma demasiado: “Aunque sí, fumo… Y si me preguntas por qué, pues no lo sé: tienes curiosidad, empiezas y acabas fumando cada día. Es como un bucle, literalmente”.

Un bucle que, como explica Xavier Fàbregas, médico experto en adicciones, está aumentando. “Hay estadísticas que indican que se consiguió disminuir el número de gente que empezaba a fumar, pero este ha vuelto a repuntar en los últimos cinco años”, explica. Las principales razones: “Los cambios que ha hecho la industria en la presentación del tabaco: este incremento tiene mucho que ver con el tabaco de liar, que se promocionó como algo rebelde; un gesto con el que parecías que ibas contra la industria cuando, en realidad, es como si fueras a Ikea y te lo montaras todo tú mismo, porque te venden su tabaco, su papel de fumar y sus filtros”.

EL ENGANCHE DE LAS NUEVAS FORMAS DE FUMAR.

Este formato, cada vez más habitual entre los más jóvenes, es una manera diferente de acceso al tabaco de siempre. Sin olvidar, añade Xavier Fàbregas: “La industria de los vapeadores y estos nuevos aparatos para consumir tabaco sin quemarlo, que se han vendido como ideas más sanas, pero que no dejaban de ser otra forma para introducir en este mundo a los que no eran fumadores”. De hecho, la citada encuesta Estudes indicaba que en 2019 el 48,4% de los estudiantes de 14 a 18 años había probado cigarrillos electrónicos, frente al 20,1% de 2016.

El perfil de los consumidores, en esta franja de edad, también está cambiando. Estudes indica que las adolescentes españolas fuman antes (representan el 56,3%) ¿Las razones? Por un lado, las conductas más precoces de las chicas en este periodo. Por otro, el factor deporte, que los chicos suelen practicar más y que sirve de freno para empezar a fumar. De todos modos, esta brecha entre sexos “se va igualando: empiezan fumando más ellas, pero luego el porcentaje es equivalente”, dice Fàbregas.

Pero ¿por qué fuman? Dadas las respuestas un tanto vagas de los jóvenes entrevistados, le formulo la pregunta del millón al doctor Fàbregas. Él, que es fundador del centro de tratamiento de adicciones Mas Ferriol, lo tiene clarísimo: “¡Fuman porque el tabaco engancha!”. Porque es adictivo y, aunque cuesta entrar (el primer cigarrillo suele saber y sentar fatal), cuesta salir. “El tabaco tiene muchas sustancias añadidas que tienen como destino que penetre más fácilmente en los pulmones, hacerlo más adictivo. Y una vez lo has probado por razones culturales, es muy fácil que te enganche y sigas fumando por dependencia física”.

¿Es cierto que engancha más, incluso, que la heroína? Al tratarse de algo “muy subjetivo”, esta comparación es difícil de hacer: “Pero tengo muchos pacientes que me explican que les ha costado mucho más dejar de fumar tabaco que dejar el alcohol, la heroína o la cocaína. Aunque también hay una razón a tener en cuenta: cuando dejas cosas que teóricamente son mucho más perjudiciales, te guardas como última carta el tabaco. Pero sí, tengo muchos pacientes que se quejan que les cuesta más dejar de fumar que dejar las drogas ilegales”.

¿ANTESALA A OTRAS DROGAS?

Uno de los miedos de los padres cuando descubren que sus hijos fuman tabaco es, precisamente, que sea la antesala a drogas ilegales. Este especialista, sin embargo, no cree que sea una consecuencia directa. “Aunque con los adolescentes puede ser la antesala a fumar marihuana —o al revés; empiezan fumando marihuana y acaban en el tabaco—, hay muchas personas que han fumado toda la vida y nunca han pasado a otras drogas”.

NO CALMA LA ANSIEDAD, ¡LA GENERA!

El fumar parece tener una relación directa con la gestión de la ansiedad. Así lo ve, por lo menos, Sara, que a sus 19 años sabe muy bien “que fumar no es bueno para la salud, pero a mí me ayuda a lidiar con mi ansiedad”. Algo similar cuenta Simó: “Sé que corro un riesgo y, de hecho, noto que físicamente fumar me afecta, pero… ¡me tranquiliza!”. Esta idea, la de tranquilizar es para Xavier Fàbregas “un mito”, porque lo que se hace al fumar es gestionar la propia ansiedad que genera el tabaco. “Cuando tienes mono —que es lo que te pasa cuando no fumas— y te enciendes un cigarrillo, lo que haces es recuperar los niveles de nicotina. Y sí, te tranquilizas, pero no es que te tranquilice per se, es que estabas mal antes. Esta es la trampa de las adicciones: lo haces porque lo necesitas, no porque quieras”.

Pero pese a décadas de campañas y educación a nivel escolar e institucional, de reiterar que “fumar perjudica seriamente la salud” y de vetos al tabaco hasta en las playas, los adolescentes siguen fumando. Debutando en este hábito ya sea por curiosidad, presión de grupo o puro desconocimiento. “Si me preguntas qué hemos hecho mal yo te diría que las políticas de prevención están un poco anticuadas: hemos jugado mucho la carta de «el tabaco mata» etc., pero si te fumas un cigarro no notas que estás muriéndote y para que una cosa sea creíble, tiene que estar muy relacionada la causa y el efecto”.

¿COMO PREVENIR (O EVITAR)?

Para este experto la política basada en el miedo no sirve de mucho. Especialmente en un colectivo como el adolescente, donde la noción de riesgo es baja. Él se inclinaría por recordarles que “son unos consumidores manipulados por una industria potentísima, que lo que hace es ofrecerles una sustancia que engancha y, además, está admitida a nivel social, porque de ella se generan muchos impuestos”. Y apostaría por campañas “similares a las que se hacen para que se coma menos carne, por ejemplo; que sepan que al fumar se generan problemas colectivos, muy serios”. Los jóvenes, recuerda, “son muy solidarios” y plantearles esta renuncia al tabaco como una forma de ayudar tiene, asegura, mucho sentido.

El efecto tóxico de los padres ‘hooligans’ (o por qué los niños chutan mejor durante la pandemia)

Con este título publiqué en la sección de Parenting de LA VANGUARDIA MAGAZINE este artículo sobre los padres hooligans; un tipo de hiperpadre que detesto, por su alta toxicidad. No se los ha echado de menos, durante las restricciones de público por la pandemia. De hecho, el deporte infantil ha ido mejor que nunca. Os comparto el tema también por el blog. No os perdáis el testimonio del joven árbitro.

La Fundación Brafa, en Barcelona, es como un oasis sobre la Ronda de Dalt, una de las principales vías de la ciudad. En las instalaciones de esta veterana entidad deportiva, sombreadas por hermosos pinos, acuden alrededor de trescientos niños a partir de los siete años. El fútbol es la actividad principal pero también se practican otras disciplinas, como el baloncesto y el judo. 

Aquí el propósito no es ganar a toda costa, sino utilizar el deporte como una herramienta para educar en valores como “el respeto, el compañerismo, el esfuerzo y la generosidad”. Aprender, en definitiva, el concepto del fair-play (el juego limpio) que debería ser el pilar del deporte.

Sin embargo, en los últimos años, los responsables de Brafa se han encontrado que estos valores están siendo arrastrados por los suelos. Y que los principales artífices de esta demolición son, nada más y nada menos, que los padres de los jugadores. Progenitores que no entienden que el deporte a estas edades es, ante todo, un juego. Padres (y, también, madres) cada vez más beligerantes e incluso agresivos en los partidos de sus hijos.

Los ejemplos abundan. Ignasi Taló, director de Brafa, recuerda un encuentro “de los más pequeños, los benjamines, de entre siete y ocho años”, al que el equipo rival llegó pertrechado con varios tambores y muchas ganas de dar caña: “Empezó el partido y empezó la juerga: ruido, gritos, presiones y un padre metiéndose constantemente con nuestro portero: un niño de siete años”. Llegó un punto en que el chaval salió corriendo de la portería para decirle al árbitro que él, así, no podía jugar.

Imagen de uno de los videos de la campaña #NOSEASHOOLIGAN de la Fundación Brafa.

Antoni Villanueva, el jefe de estudios de la fundación, tampoco olvidará el día en que llegó un árbitro nuevo: “Nosotros siempre les decimos a los niños que los árbitros tienen tanto derecho como ellos a equivocarse. Y en este caso, el nuevo árbitro cometió unos errores”. 

Era su primer día, pero algunos padres no fueron comprensivos: “Empezaron a increparlo y a insultarlo y, al final, el chico, de diecisiete años, acabó llorando, diciendo que no servía y con miedo de lo que le harían a la salida… ¡También era un partido de benjamines! Se le dio apoyo, por supuesto, pero lo pasó fatal”.

Bienve Gómez, el coordinador deportivo, subraya que cada fin de semana “hay faltas de respeto y subidas de tono” por parte de los padres que vienen a ver a sus retoños. Ha sufrido tantas, asegura, “que ya no sabría decirte, pero lo que me preocupa es la creciente tensión de los padres de cara a la competición con los hijos. Hace diez años los veías relajados, venían a ver el partido pero también, a tomarse un café, hablar con otros padres… Antes se iba a pasar un poco más el rato y que los niños hicieron deporte. Pero ahora veo que esta tensión es la tónica; como si se estuvieran jugando una cosa importante, lo que no es así”.

Para Ignasi Taló, estos detalles reflejan muy bien lo que está pasando: “Estamos imitando en el deporte de base lo que vemos en el deporte de élite. Y no tienen nada que ver. El deporte de base es aprender, divertirse, disfrutar… Les estamos poniendo a los niños una presión que no les corresponde de ninguna manera”. 

Entre otros, estos comportamientos paternos, a medio camino entre el hooliganismo, el “soy el representante de mi hijo” o “yo sé más que el entrenador”, provocan vergüenza y ansiedad y también deserciones de las criaturas. Muchas abandonan el deporte porque no pueden más de las actitudes y exigencias de sus padres. 

“Yo he visto niños llorando en un partido o pidiendo cambios porque su padres estaba gritando y diciendo barbaridades. Los niños se avergüenzan, mucho. Ellos no tienen la culpa ni son el problema, el problema son los padres”, reitera Bienve Gómez.

“SON NIÑOS”; “ESTO ES UN JUEGO”; “LOS ENTRENADORES SON VOLUNTARIOS”; “LOS ÁRBITROS SON HUMANOS” Y “AQUÍ NO SE JUEGA LA CHAMPIONS (DE MOMENTO)”. Humor y pedagogía en las instalaciones de la academia BRAFA.

Estos tres expertos tiene muy claro que un ambiente así “afecta, y mucho”, al juego y a los jugadores. Durante la pandemia, debido a las restricciones, se ha jugado sin público durante varios meses y, aseguran: “Ha sido una balsa de aceite. Juegan mucho mejor sin público. Lo hemos comprobado estos meses: están concentrados. No hay ningún conflicto”.

Estos comportamientos inaceptables no se dan exclusivamente en el fútbol ni tampoco son una cuestión de clase social (“Diría, incluso”, añade Bienve Gómez, que a más nivel económico, peor”). Son, insisten, un reflejo de una sociedad crispada y de unos padres que pretenden realizarse a través de sus hijos. 

Sin olvidar “un querer justificar cosas que no son justificables” además de una obsesiva necesidad de sobreproteger a los niños antes la frustración. “¡Y entonces, los frustran!, apunta Ignasi Taló.

Ante el panorama, la Fundación Brafa decidió lanzar una campaña para educar… ¡a los padres! Se llama #NoSeasHooligan y ya comprende nueve vídeos, con temáticas que van de las agresiones e insultos que reciben los jóvenes árbitros pasando por las figuras del padre entrenador y el padre hooligan, que a menudo coinciden en una sola. 

Los vídeos no tienen desperdicio y su objetivo es “invitar a todos los padres y madres a que reflexionen sobre cómo queremos que sea el deporte de base y los valores que debe enseñar a los jóvenes”.

Educar, aseguran desde Brafa, es la mejor herramienta para combatir lo que se está convirtiendo en una plaga. Porque, de momento, poco más se puede hacer: “Nuestros entrenadores saben que, si vemos que el ambiente del partido se crispa demasiado, podemos decirle al árbitro que suspenda o que nos vamos; aunque perdamos los puntos y nos sancionen”, ilustra Taló. 

Lo han hecho alguna vez, como también han rechazado ir al partido de vuelta si una hinchada se ha comportado en su casa de forma inaceptable. “Vivimos el deporte como algo sano, como un instrumento para educar a las criaturas, no como una actividad para pasar un mal rato”, dice Antoni Villanueva.

#NoSeasHooligan ¿está teniendo efecto? ¿O predican en el desierto? Sin duda, explican, en su organización ha habido un cambio que ha ayudado a concienciarse y a ser más cuidadosos. Además, el club tiene muy buena fama entre los árbitros: “Saben que aquí serán respetados porque hay clubs que son más permisivos, más guerreros”, dice Taló. “Aunque yo creo que la mayoría están en nuestra línea y ponen los medios que pueden”.

¿Y qué hay de los ministerios, consejerías y federaciones deportivas? ¿Se actúa con políticas? La respuesta es “apenas”, por no decir nada. Y eso que en otros países hay iniciativas que funcionan, como la llamada Tarjeta Blanca, en Portugal. Instaurada a nivel nacional, premia las acciones de fair-play y el comportamiento de la afición en fútbol infantil y juvenil. 

“De este modo, los niños no ven al arbitro como alguien que castiga sino como alguien que hace que se cumplan las reglas. Tiene un cariz educativo, de resaltar aspectos positivos y la experiencia ha propiciado un cambio de ambiente en los partidos”, explica Ignasi Taló, director de la Fundación Brafa. 

La pedagogía, insiste Taló, es la mejor vía para hacerles entender a esta ruidosa generación de padres hooligan que, “en el sentido más filosófico; el deporte es un juego. Un juego para disfrutar”.//

Guillem Gómez Meneses, árbitro: “Hay padres que se transforman”. 

“Yo arbitro desde los catorce años, la edad en la que se puede empezar; ahora tengo dieciocho. Siempre he jugado a fútbol, desde los cinco, seis años… Se pueden llegar a arbitrar tres partidos cada fin de semana y se paga según la categoría. Puede ser a partir de veinte, treinta euros, y va subiendo. 

A menudo, yo desde dentro del campo veo que el partido está tranquilo pero que desde fuera lo calientan. Se protesta por cualquier jugada y cada vez se va a más. Algún día he pensado que acabarían a tortas fuera. 

Me han insultado, sí, los padres. En muchos partidos. Me han dicho de todo. ¡De todo! Lo hagamos bien o mal, se meten con todos los árbitros. Conmigo se meten especialmente porque soy muy joven. Es como un impulso. 

¿Si me preparan? Bueno, en cierto modo no hay otra, hemos de aguantar. Aunque hasta cierto punto, claro. Ahora podemos parar el partido y pedir calma. Y, si no hacen caso, el árbitro puede acabar el partido. Yo he pedido calma pero aún no he llegado al punto de suspender. 

La presión de los padres afecta a los jugadores. A veces, se creen los entrenadores. Yo les diría que ya hay un entrenador, que no hace falta que ellos ejerzan. Esto pasa mucho con los niños pequeños, hay padres que piensan que sus hijos serán los nuevos Messi y bueno… se pasan. 

Me compensa este trabajo, aunque es cierto que hay algún partido (bueno, una vez), en el que pensé que no. Intento concentrarme y hacerlo bien. ¿Lo mejor? Cuando he acabado de arbitrar y el entrenador y los jugadores me felicitan. ¿Lo peor? Pues cuando los padres se pasan, cuando se les va la olla.//

De Caperucita Roja a la autoayuda, ¿qué leen hoy nuestros hijos?

Con motivo de la fiesta de Sant Jordi —el día en el que prácticamente todo el mundo, aquí en Catalunya, se lanza a comprar libros—, he escrito este artículo para preguntar a un experto en literatura infantil y juvenil qué es lo que leen los niños de este siglo (si leen, claro). ¿Han cambiado las formas de narrar? ¿Ha llegado lo políticamente correcto también al género infantil? ¿Es necesaria una ‘autoayuda’ para niños? En este link está el artículo que también es comparto en el post. Las buenas noticias son que, según mi entrevistado, un experto en el tema, hoy se lee más. Tengo mis dudas pero, aquí está el artículo:

EVA MILLET.

Pese a la invasión de las pantallas y a la hiperactividad características del siglo XXI, los niños y adolescentes… todavía leen. De hecho, la literatura infantil y juvenil española es uno de los sectores más dinámicos de la industria editorial. Y, aunque aquí no tiene el estatus de otros países, goza de buena salud.

Así lo asegura Gabriel Abril, director de Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil (CLIJ) que este 2021 celebra sus 300 números. La revista empezó a publicarse en 1988 y desde entonces ha reseñado casi doce mil libros. Sin duda, su director es uno de los expertos más acreditados para explicar cómo está el panorama literario en España en este ámbito.

Para empezar, Gabriel Abril tumba una de las ideas que desasosiegan a tantos padres y madres: que sus hijos no leen, porque están abducidos por las pantallas. “Hace 34 años, los que lleva editándose la revista -explica Abril-, leer era algo muy personal, que solo se podía compartir a través del boca a oreja. Ahora se lee más, porque hay más producción y más facilidad para acceder a los libros, por ejemplo, desde las bibliotecas escolares y públicas”.

Las distracciones, dice, siempre han estado ahí. Lo importante: “Es fomentar desde casa unos límites con los móviles o las tablets”. Y, por supuesto: “Sugerir que la lectura de un libro puede ser apasionante… con el ejemplo”. El problema “es que los padres no leen, ni siquiera conocen la literatura infantil y juvenil”. 

Y precisamente ese es uno de los objetivos de su publicación: facilitar a los adultos —padres y maestros—, la selección de buenas lecturas para sus hijos y alumnos. Lo hacen número a número aunque cada año, en su número de mayo, publican La lista de honor de CLIJ, que consta de cien libros.

A lo largo de estas tres décadas los gustos, lógicamente, han cambiado, aunque Abril señala que a los lectores más pequeños “les siguen fascinando los cuentos de fantasía, los álbumes ilustrados, los libros de curiosidades (el cuerpo humano, animales y mascotas, espacio y extraterrestres…) y, a poder ser, con humor”. 

También hemos pasado de los clásicos (Verne, Salgari, Stevenson), a otros clásicos modernos: “Como Harry Potter, Michael Ende y su La historia interminable, o la recuperación de Tolkien gracias a las películas de El Señor de los anillos”, enumera Gabriel Abril.

Algo que sí ha cambiado son los ritmos narrativos de algunas de las nuevas novelas, especialmente, las de género fantástico. Cualquier persona de mediana edad que se asome a ellas se sentirá apabullada por la sucesión de acontecimientos, personajes y aventuras que se encadenan página tras página. Una especie de literatura videojuego que es reflejo de las trepidantes narrativas audiovisuales a las que los niños hoy están acostumbradas. 

Pero no solo ha cambiado los ritmos. Abril explica que hay un gran número de novelas juveniles “en las que la narrativa pretende emular a las pantallas, ya sea simulando mensajes de wasap o conversaciones que imitan las abreviaturas que usamos en los móviles. Es una manera de buscar lectores poco habituados y que necesitan algo rápido”. 

De todas maneras, este experto señala que “hay de todo” y que hoy siguen publicándose “muy buenas novelas, bien escritas y con historias que seducen al lector” sin tener que arrollarlo con acontecimientos cada dos párrafos.

Los cuentos infantiles clásicos nunca mueren, aunque la actual ola de corrección política también les afecta. De hecho, cada vez hay más padres y madres que se niegan a comprar según qué libros, modifican el género de sus personajes (para hacerlos más inclusivos) e, incluso, cambian partes de la trama para que los críos no se traumaticen si la bruja mete a Hansel y Gretel en una jaula, o para reivindicar derechos. 

Una famosa actriz española explicaba que, en su versión de Cenicienta, cuando el príncipe le pide matrimonio, ella respondía con un “No, gracias, no quiero ser una princesa. Quiero ser astronauta o chef”.

Ante esto, Abril es más partidario de “analizar y entender el contexto”, lo que ayudaría a situar ciertas obras y a valorar lo que cuentan y cómo lo cuentan. De todos modos, matiza: “Mucho se ha dicho de que los cuentos clásicos eran terribles en algunos aspectos, principalmente el machismo y la violencia. Pero después toleramos esos bestsellers en los que se trata de una manera moderna esos mismos temas”. 

Un ejemplo serían exitosas series como After —firmadas algunas por escritoras jóvenes—, que arrasan entre los lectores adolescentes, en parte por su alto contenido erótico. Para Gabriel Abril, esto último no representa ningún problema, “porque cualquier adolescente necesita saber qué es eso del amor, cómo serán sus relaciones… Todas esas cosas que, en ese momento, son el foco principal de su vida y, desde ese punto de vista, leer puede ayudar mucho”. El problema es cuando “lo que se plantea son relaciones tóxicas y esto se convierte en un fenómeno de masas”.

Afortunadamente, Gabriel Abril señala que “hay obras notables de escritores serios que tratan el tema de sexo en la adolescencia con valentía y honradez: sin medias tintas, pero con respeto y conocimiento”. Destaca asimismo una amplia corriente realista que, además de los primeros amores juveniles, aborda todo tipo de temas y problemas sociales como la emigración, el bullying, el racismo, el rechazo a los diferentes y el cambio climático.

El actual boom de las emociones, hoy convertidas en producto comercial que sirve para vender cualquier cosa, también ha entrado en las lecturas para niños. En algunas librerías, los libros específicos sobre emociones tienen su propia sección. Algo que, de primeras, parece algo innecesario, porque la literatura ya está inundada de emociones, presentes en toda buena historia. 

Mi aportación (de momento), al género.

“Sí, la literatura es pura emoción”, coincide Gabriel. “Cómo, si no, podríamos definir todo lo que hemos encontrado en los libros. Hemos entendido el amor, la amistad, la vida, la muerte, la soledad, a través de historias maravillosas. Pero hemos tenido que hacer el esfuerzo mental de encontrar todo eso en novelas y poemas que nos lo contaban. Ahora se persigue esa inmediatez para identificar lo que sentimos. Pero, en su mayoría, no es literatura, sino manuales de autoayuda”.

Otro mercado editorial importantísimo, la autoayuda, que también ha encontrado su lugar en las estanterías de las secciones infantiles. Y parece interesar a muchos padres, más preocupados por que las lecturas tengan un rendimiento que por un disfrute espontáneo. 

En 2018, la librera Silvia Broome se preguntaba en la web Cuarto Poder si los niños necesitaban libros de autoayuda. Detectaba cada vez más padres reticentes a comprar “un cuento normal” a sus hijos: “Quieren libros de gestión de las emociones, de yoga o de mindfulness”. Libros útiles

Parece que las historias de ficción de toda la vida, con protagonistas como Elmer, un estupendo elefante multicolor, ya no sirven: “¿Cómo le voy a comprar ese libro a mi hija? ¿Qué le va a enseñar un elefante sobre la vida real?”, cuenta Broome que le respondió una madre cuando le recomendó esta lectura.

En la revista de Abril detectan también esta corriente: “No sabemos si hay que darle el título de género, pero sí, se editan muchos libros sobre autoayuda”. Algo que, reflexiona, no deja de asustar un poco. “Porque si es un reflejo de lo que la sociedad necesita, es la prueba de que nos enfrentamos a unas carencias que habría que resolver. Leer sobre ello puede ayudar, claro está (sobre todo a los adultos), pero para los niños resultan, en general, lecturas aburridas, cuando no incomprensibles”.

Este excesivo afán por planear, supervisar y pretender que los niños lean libros que sirvan, ¿puede derivar en un odio eterno por la lectura? Abril cree que no, porque “a quien le gusta leer, leerá a pesar de todo”, pero sí que recomienda el respeto a los tiempos. Y, por supuesto, tratar de apostar por la calidad y la variedad. Se trata, como dice: “Que cada lector madure como tal y sea capaz de elegir sus lecturas”. Que tome, en definitiva, su propio camino.//

¿PADRES O ESPÍAS? De la ética de controlar la vida virtual de los hijos.

En la vida de nuestros hijos existen cada vez más pantallas y, en consecuencia, en el mercado hay cada vez más herramientas para controlar el uso que hacen de estas. Herramientas cada vez más sofisticadas que convierten a los padres en una especie de espías amateur.

Pero, ¿es ético rastrear en sus vidas ‘on line’? Esta es la pregunta que me formulé para plantear este reportaje, en la sección de Parenting del Magazine de La Vanguardia. Os comparto el link, como siempre, y si tenéis algún problema en leerlo, os paso el texto a continuación.

EVA MILLET

La aplicación se llama Qustodio y se describe como “la solución para los padres preocupados con lo que sus hijos hacen online”. En su web se explica que los niños comienzan su vida digital cada vez más pronto y se detallan, con porcentajes, los peligros que existen en este mundo (cyberbullying, 34%; depredadores online 41%; sexting 31%…). Ante estos datos alarmantes, la empresa propone “un entorno digital seguro y productivo” gracias a sus dispositivos.

Las posibilidades son muchas: hay filtros que bloquean el contenido inapropiado y limitan el tiempo de conexión. Otros controlan los juegos y las aplicaciones que se utilizan, además de las llamadas y mensajes que los hijos hacen y reciben. Asimismo, se puede saber lo que comentan cuando están en redes sociales y, gracias a su “localizador familiar”, se da la posibilidad de “recibir actualizaciones sobre sus desplazamientos en tiempo real”.

Es decir, que si queremos saber por dónde andan nuestros hijos, solo hay que apretar un botón. En el siglo XXI, los padres disponen de la tecnología más avanzada para saber, en directo, por dónde caminan sus retoños, qué webs visitan, a quién llaman y qué chatean. El del control parental es un mercado cada vez más sofisticado y, también, demandado.

El mercado de las aplicaciones para controlar (o espiar, todo depende de cómo se enfoque) las vidas digitales de los hijos es cada vez mayor.

Sí, el principal motivo para darles el primer móvil a los hijos es para tenerles localizados y controlados”, ratifica María José Abad, coordinadora de contenidos de empantallados.com; una plataforma cuyo objetivo es ayudar a los padres a educar en el entorno digital. Junto a la consultora GAD3, empantallados.com ha publicado recientemente el estudio El impacto de las pantallas en la vida familiar, del que se traduce que “el 38% de los padres afirma que les entregó un móvil para tenerle localizado”.

Esta localización, a menudo, se complementa con herramientas como las descritas, convirtiéndose en una exhaustiva forma de control que cuestionan algunos (empezando por los propios hijos). Porque, haya o no conocimiento previo, el saber a quién llaman y quién les llama, lo que escriben, miran y dicen genera dudas. La principal: ¿Es ético controlar (que, recordemos, es un sinónimo de espiar) la vida online de nuestros hijos?

Le formulo la pregunta a Begoña Román, profesora de ética de la Universidad de Barcelona. Ella tiene clarísimo que, especialmente si no hay consentimiento del afectado: “Claramente la respuesta es «no». No es ético, porque estamos hablando, por un lado, de la intimidad de la persona y por otro, fundamental, del hecho de que se haga sin su consentimiento; lo que quiere decir que te ocultas. Y en la ética”, señala, “hay un criterio bastante orientativo, que es la transparencia”.

Con las nuevas tecnologías un clásico como son los límites y el control a los hijos, se magnifica.

Pero en una era en la que la sobreprotección predomina en muchas familias, la tentación de utilizar estas herramientas es grande. De hecho, en sociedades hiperprotectoras, como la estadounidense, esta forma de vigilancia tecnológica se ha convertido en lo más corriente. Un imperativo, casi, para demostrar que uno es un padre o una madre responsable.

“Sí, la cuestión del control a los hijos y los límites al ejercerlo, es un viejo tema”, continúa Begoña Román. “Lo que hoy ocurre, añade, es que con las nuevas tecnologías, todo se magnifica, porque no son meramente un aparato o una técnica… ¡Sino que son un mundo!”.

Un mundo con amenazas que asustan a los padres, pero que, paradójicamente, no los frenan a la hora de comprarles la tableta, el móvil o la pantalla que toque. Y, además, cada vez más precozmente: según los datos del Instituto Nacional de Estadística, a los 10 años uno de cada cuatro niños españoles ya tiene móvil propio, a los 11, cerca del 40% y a los 12, más del 60%.

“Al inicio, el darles un móvil genera en los padres una ilusión de control mientras los hijos lo viven como una puerta a la libertad: un acceso a un mundo ilimitado de contenidos, comunicación y entretenimiento”, detalla María José Abad. Y esto produce una nueva paradoja, porque pronto aparece la sensación de arrepentimiento entre los padres: “Sí, después de haber entregado el primer móvil, cuatro de cada diez opinan que fue un error y que llegó demasiado pronto”.

Un error que, en cada vez más casos, se remedia instalando una aplicación de control o rastreo parental cuyas posibilidades convierten a los padres en una especie de detectives privados o grandes-hermanos de sus hijos. Un papel que a estos les puede resultar insoportable. “Es como crecer en una cárcel virtual”, me dice una adolescente de quince años. En un artículo en el The New York Times sobre este tema, otra joven se manifestaba desesperada por el rastreo constante de su madre: “Recibe notificaciones cuando conduzco por encima del límite de velocidad, cuando salgo de casa e, incluso, cuando mi batería del móvil está baja”. La joven aseguraba que la situación estaba afectando su relación con ella y que, como regalo de 18 años, iba a pedirle que acabara con el seguimiento.

“Cómo psicóloga, me preocupa que estas herramientas de control confundan a los adolescentes sobre si son ellos o sus padres los principales responsables de su seguridad”. El New York Times también toca el tema de los límites del control parental.

En ocasiones, estas posibilidades tecnológicas también afectan a los padres, generando situaciones extrañas. Como la de una madre que, en tiempos pre-pandémicos, cuando su hijo adolescente salía, se despertaba en medio de la noche y activaba el geolocalizador. “Entonces veía que estaba en una discoteca, en un polígono a las afueras y me entraba una inquietud tremenda…”. En consecuencia: el hijo se quedaba bailando y ella, desvelada, presa de la angustia. “A veces me pregunto si no sería mejor no saber, pero como la posibilidad está ahí, lo haces”.

¿Dar o no dar? ¿Saber o no saber? He ahí las dos cuestiones que le planteo a Begoña Román. Para la primera, esta doctora en filosofía cita a Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mis circunstancias”, dice. “Antes de proporcionar un móvil a un hijo, lo primero es ver el nivel de exclusión que genera el privarle de uno y la necesidad real que tiene”. Y respecto al saber, Román tiene clarísimo que, en caso de que se opte por el control tecnológico, hay que informar, “por supuesto”.

¿Y qué pasa cuando hay sospechas de que un hijo consume drogas o es acosado? ¿Puede estar justificado este espionaje parental? “Yo diría, de nuevo, que no”, responde. “Creo que la pregunta ética es qué nivel de riesgo estamos dispuestos a asumir y aquí, el riesgo es que, al espiar, se rompa el vínculo, la confianza. Si tú estás muy preocupado por tu hijo: házselo saber pero no lo hagas a escondidas”.

La vigilancia electrónica, reitera, no es la solución. La solución, dice, “es la educación que les damos” al proporcionarles un aparato que, insiste, es un mundo. “Y cada vez que a nuestros hijos se les abre un mundo, los padres hemos de enseñarles a manejarse en él”. Sería, ilustra, como enseñarles a nadar: “Tu no tiras a un niño a la piscina, lo acompañas, lo sujetas, le explicas los riesgos… Le educas, en definitiva”. Y con el móvil, concluye: “Deberíamos hacer lo mismo”.//

FATIGA FAMILIAR: otra consecuencia del virus.

Llevamos casi un año viviendo bajo la amenaza del coronavirus, que ha impactado en nuestras vidas. La familia, por supuesto, no se ha librado de sus estragos y por ello he dedicado mi último artículo en la sección de Parenting del Magazine de La Vanguardia al fenómeno de LA FATIGA FAMILIAR; una de las consecuencias de la pandemia. Este cansancio afecta tanto a padres como a hijos (especialmente, a los adolescentes, hartos ya de aguantarnos tantas horas). Así que os comparto el enlace al artículo y, si por cualquier cosa no lo podéis leer, aquí lo tenéis:

Daniela, una free-lance barcelonesa, ha decidido irse a un coworking para trabajar fuera de casa. Hasta hace un año, su hogar era su oficina y estaba encantada. Sin embargo, desde la irrupción del coronavirus, las cosas han cambiado. Su marido ahora trabaja también en casa y su hija, universitaria, estudia on-line. Desde hace unos meses, su despacho parece el camarote de los hermanos Marx y ella ha decidido saltar del barco. Se autodescribe como “una madre a la fuga” durante unas horas del día.

Daniela no es malamadre ni una egoísta ni abandona a nadie. Simplemente, estaba un poco cansada de la intensa convivencia con su familia, a la que, por otro lado, adora. No es la única: hay millones de personas que, en estos últimos meses, se han sentido así. La fatiga familiar es una derivada importante de la fatiga pandémica; y afecta tanto a padres como a hijos.

“Sí, es cierto que, a estas alturas, las familias están muy cansadas de tener que desempeñar o ser recipientes de tantos papeles: profesores, cuidadores, terapeutas, compañeros de juegos, guardianes… Ahora que se ha vuelto a la escuela, las cosas se han relajado un poco pero la logística familiar en este último año ha aumentado mucho y ha habido una carga enorme. Sobre todo para las madres”, reflexiona la terapeuta familiar Agnès Brossa.

El problema, resume, es que las obligaciones ha aumentado pero el esparcimiento se ha reducido de forma drástica. Cuesta oxigenarse. “Apenas se puede salir a ningún sitio, lo que implica que si te quedas en casa sigues en la rueda del recoge, limpia, cocina, convive…”. Una convivencia que sigue siendo muy intensa y que, añade la también psicóloga Amalia Gordóvil: “Tiene un efecto acumulativo, porque llevamos muchos meses con esto”. En consecuencia: “Esta fatiga familiar es algo muy realista y no solo la experimentan los adultos: también la sufren los adolescentes, que empiezan a transgredir”.

Algunos de los cambios de este año de pandemia han llegado para quedarse. Entre ellos, el teletrabajo: una aspiración que parecía ser la panacea pero que tiene sus claroscuros: “El teletrabajo ha cargado a mucha gente”, observa Gordóvil. 

El caso de Daniela es un buen ejemplo de que, por muy bien que te lleves con tu pareja o con tus hijos, compartir espacio todo el día… ¡cansa! En especial, si el hogar —como suele ocurrir en nuestro país—, es de dimensiones reducidas. Por ello, su solución de salir y buscarse un lugar durante unas horas está en sintonía con lo que recomiendan las psicólogas.

¿Qué ocurre si no se tienen los medios para alquilar algo? La opción, sugieren, sería tratar de acotar bien los espacios propios, tanto a nivel de metros cuadrados como de esparcimiento personal. “Los espacios, en el sentido amplio del término, son muy importantes; los niños han de poder jugar solos y estar en su cuarto. Las madres y los padres irse a correr o a pasear o encerrarse en su habitación, como hacen los adolescentes cuando buscan privacidad… Que cada uno tenga su espacio en casa es muy saludable.”

Como también es saludable, recomiendan las terapeutas, expresar esta fatiga familiar, sin culpabilidades. “La culpa no ayuda. Tenemos que poder decir que estamos cansados, hartos… Tenemos todo el derecho a expresar la emoción negativa, porque si se oculta, puedes hacer sentir culpable a otro, que no sabrá lo que pasa. Pero si expresas lo que dices y se puede compartir esta fatiga, esta será menos pesada”, dice Brossa.

ALGUNAS PISTAS PARA AGUANTAR LO QUE AÚN NOS QUEDA.

Aunque estamos objetivamente mejor que hace un año y con la vacunación ya en marcha, todavía queda convivencia intensa en familia para rato. Por ello, tanto Brossa como Gordóvil recomiendan tratar de gestionar la fatiga y buscar “algo a lo que agarrarse”; algo de lo vivido durante estos meses de lo que se pueda aprender o que nos haya enriquecido.

Ellas ya lo han hecho, en forma de libro. Se titula Compartir la vida educa (Eumo editorial), donde se recopilan testimonios positivos de familias a partir de la experiencia del confinamiento. Lo han hecho con la intención de demostrar que no todo está siendo malo. “En los medios se ha hablado mucho del aumento de la depresión y la ansiedad entre los adolescentes por la pandemia pero, aunque no decimos que no existan, nosotras no hemos tenido ni una consulta tipo ‘mi hijo ha cogido una depresión durante la pandemia’. Creemos que si los niños y adolescentes han pasado un confinamiento protegidos, en una familia sin carencias, esta experiencia no tiene por qué derivar en estos trastornos”, aseguran.

También les parece “una barbaridad” que se hable de una generación perdida. “Es una posición catastrofista, que puede angustiar mucho a los padres y que no ayuda a las familias”, comenta Gordóvil, para quien decir que son una generación perdida “es el primer paso para que lo sea”. Una etiqueta errónea.

¿Han cambiado, sin embargo, las familias durante esta crisis? En algunas cosas sí, y mucho. Antes de la pandemia, por ejemplo, ambas veían en consulta muchos casos de hiperactividad familiar. Familias desbordadas por unas dinámicas y unas prisas, observa Brossa: “Que generan estrés y enmascaran carencias, porque la convivencia se pone en manos de terceros o de este constante ir y venir”. Con el virus, y por razones de fuerza mayor, esta hiperactividad se ha ralentizado. 

“Para mí, el hecho de parar ha sido la lección más positiva de estos meses. No nos lo inventamos: hay familias a las que les ha sentado bien el confinamiento en este sentido”, añade Gordóvil. En gran parte, porque ha servido para mejorar la comunicación con sus hijos. En el libro hay testimonios de padres que cuentan que, al pasar más tiempo con ellos, los han conocido mejor.

La situación ha afectado de manera diferente a niños y adolescentes. “Los niños que han tenido un entorno favorable y positivo, los más pequeños, sobre todo, se han adaptado bien. Quizás los adolescentes, por el tema de la socialización, son los que peor lo han pasado: es una etapa que necesitan el grupo de iguales y los amigos y eso sí que los ha estresado”, dice Brossa.

De todos modos, su colega apunta que hay muchos “que han generado estrategias para no liarla, han sido conscientes de la situación y han hecho un ejercicio de autocontrol. Muchos adolescentes también han reconectado con la vida familiar: ¡Han descubierto que tenían unos padres y unos hermanos que no estaban tan mal!”.

Otro cambio interesante es el descubrimiento, por parte de los padres, de que sus hijos son más fuertes de lo que se pensaban. Que son capaces de aguantar un encierro prolongado y soportar situaciones complicadas. Para Brossa, esta noción les ha sido especialmente útil… a los propios hijos. “Porque muchos de ellos son criaturas a las que no les faltaba nada, que no han tenido carencias sino, más bien, demasiadas cosas… Y si de esto extraen una lección de su capacidad adaptativa: de que no necesitan tanto y pueden tolerar la frustración, creo que habrán hecho un gran aprendizaje”. //

SEXO, HIJOS E INTERNET: cómo abordar este tema en familia.

Internet forma parte de nuestras vidas de una manera abrumadora. En especial, de las de nuestros hijos. Muchos descubren el mundo en la red y, también, el sexo. Pero de una manera distorsionada, perjudicial y hasta peligrosa. Lo denuncia la activista Anna Plans quien nos insta insta a enfrentar el alarmante consumo de pornografía y de prácticas como el ‘sexting’ por parte de los menores. La entrevisté para este tema de mi sección de Parenting en el Magazine de La Vanguardia. Si no podéis acceder, la versión escrita la tenéis a continuación:

Antes de abordar el tema del sexo on line con los hijos es preciso un pequeño glosario, dominado por anglicismos. Porque somos muchos los padres despistados respecto a conceptos como sexting grooming que abundan en la red. Para ello, consulto las páginas del último libro de Anna Plans, Respeta mi sexualidad (ed. Nueva Eva), donde da pautas para educar en un mundo hipersexualizado.

Empecemos por el sexting. La autora lo define como “la autoproducción de textos, imágenes o videos digitales en los que aparecen menores o personas adultas, desnudos o semidesnudos, o con contenidos explícitamente sexuales”. El sexting “implica la transmisión de estos contenidos a otros menores o personas adultas, a través de medios tecnológicos como la telefonía móvil, el correo electrónico o las redes sociales”. Según un metaestudio de 2018 de la revista estadounidense Jama Pediatrics, uno de cada cuatro jóvenes había practicado el sexting. El mismo año, un estudio de la Universidad del País Vasco reveló que, en España, el 31% de los menores de entre once y dieciséis años también lo habían hecho.

Vayamos ahora al grooming. Esta palabra define las conductas en la red “de adultos que buscan satisfacer sus deseos sexuales”. Hombres, mayoritariamente, quienes bajo identidades falsas rastrean internet en busca de menores que les resulten atractivos. “Tras acercarse a ellos de forma amistosa, intentan ganarse su confianza hasta involucrarlos en alguna actividad sexual”, describe Plans. “Una vez establecen contacto, les seducen hasta conseguir imágenes sexuales y así poder chantajearles (…) en algunos casos, se puede llegar a un encuentro físico que puede acabar en violación”.

ANNA PLANS y la portada de su libro. Es de las pioneras en alertar sobre los crecientes problemas del mal uso de internet. En especial, de la hipersexualización de las criaturas.

A medida que se avanza en la lectura de Respeta mi sexualidad, internet se dibuja como una especie de salvaje Oeste. Un lugar donde cabalgan desbocados el porno, el sexting, el grooming, la sextorsión y la pornovenganza. Y en el que lanzamos a los hijos sin apenas supervisión. Porque, como recalca Plans: “La mayoría de los menores crecen solos delante de las pantallas”. Y cada vez más precozmente: en 2019 el Instituto Nacional de Estadística revelaba que el 66% de los niños españoles de entre diez y quince años disponía de teléfono móvil.

Todo ello hace que el libro de Plans, en ocasiones, se lea como si fuera un relato de terror. Pero es que esa era, precisamente, su intención. “Sí, ‘dar miedo’ es un poco es mi estrategia para abrir los ojos; para que padres y madres sepan que esto está pasando. Para que nos demos cuenta que es posible —o puede ser posible— que nuestros hijos consuman porno, practiquen el sexting o sean víctimas de grooming”.

Plans es licenciada en Ciencias Políticas y en Filosofía y es presidenta de la Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales de Catalunya. Se define como una activista de los derechos del menor. En concreto, en una cuestión tan delicada y fundamental como es la sexualidad. Un aspecto, asegura, que debe desarrollarse de una forma plena y sana. “Porque la sexualidad es mucho más que la genitalidad y el placer como fin. Es también el consentimiento, los vínculos, el afecto y la seguridad”. Pero en la inmediatez del mundo on line, donde las fronteras entre lo público y lo privado se desdibujan, estos conceptos desaparecen. De ahí su particular cruzada para alertar sobre la normalización de la hipersexualización en nuestra sociedad.

Una normalización, explica, que tiene diversos grados. De esas niñas niñas de cinco años vestidas con mallas de leopardo y trikinis a esos padres “que aseguran que, como sus hijos ven pornografía y no hay nada que hacer pues… la ven con ellos”. Pasando por las adolescentes que posan de forma provocativa en su perfil de Instagram por la sencilla razón que “todo el mundo lo hace”. O las canciones y las series dirigidas a ellos. Algunas tan exitosas como Élite, que se analiza en el libro: “El guión parecía haber sido escrito por guionistas de películas pornográficas, porque de las situaciones más cotidianas son excusas para tener sexo”, se lee.

No se trata de ser carca, recalca Plans, sino de alertar de la erotización de la infancia que se está produciendo ante nuestros ojos. Y mientras que en la publicidad existe un cierto control sobre ella, en la red campa a sus anchas de la mano de instagramers youtubers, del reguetón y de series en streaming. Sin olvidar, por supuesto, plataformas dedicadas al porno como la canadiense Pornhub. El décimo sitio web con más tráfico del mundo contiene miles de videos de menores de edad. Muchos proceden del sexting y se accede a ellos desde un buscador convencional. El éxito de esta plataforma (que para el New York Times “monetiza violaciones a niños y la pornovenganaza”), es un buen ejemplo de esta normalización de la hipersexualización que denuncia Plans.

Articulo-denuncia de THE NEW YORK TIMES hacia la web Pornhub, que muestra videos de explotación y asalto a menores. Autor: By Nicholas Kristof

Por ello, Plans insta “a hablar de este tema con los hijos a partir del momento en el que tienen acceso a un dispositivo, ya sea propio o ajeno”. No solo porque los contenidos están ahí y la curiosidad existe (o se despierta, a través de un amigo), sino porque también se produce por el acceso involuntario, inocente: “La cuestión es lo que hoy se encuentran cuando, por ejemplo, escriben la palabra ‘culo’ en el servidor”, ejemplifica Plans. La respuesta es lo que se quiera entre ‘aproximadamente 875.000.000 resultados’, según Google. Entre ellos, imágenes pornográficas, cuyo impacto en los niños es muy potente: “Sus cerebros son más vulnerables, porque están en formación y les dejan una huella profunda. Sin olvidar que los menores aprenden por imitación. Las posturas, las expresiones, los atuendos que ven… Por ello, hay que empezar a hablar y educar lo antes posible”, reitera.

¿Cómo? “El primer paso será enseñarles el concepto de privacidad”, tan desdibujado en las redes. Plans recomienda empezar por dar ejemplo y no sobreexponer a los hijos en internet, una práctica habitual entre los padres. Otro aspecto clave es no dejar al crío con la tableta y que se entretenga, sino escoger contenidos adecuados para su edad. Y no solo en la red: “También en la ropa, en los juguetes, la música…”.

Es asimismo muy importante que los hijos sepan que existe algo llamado abuso sexual. Y para ello hay que explicarles, ya desde pequeños, que su cuerpo es suyo y que hay unas partes que son íntimas: “Y que nadie, nadie, puede tocarlas”. Asimismo, hay que alertarles que en los dispositivos abundan las imágenes de alto contenido sexual “y que si alguna vez ven algo raro o que les asusta, nos lo pueden contar”. El aprendizaje de la asertividad es otro factor clave. Se puede decir ‘no’. “Explicarles que si un amigo le quiere mostrar pornografía, lo mejor es rechazar la propuesta con un ‘¡No quiero verlo!’”.

El consumo de porno por parte de los menores tiene varios impactos negativos.

A partir de los diez años —el promedio de edad en la que se empieza a sentir la atracción sexual—, Plans recomienda abordar la cuestión de la actual obsesión por la imagen corporal. Valorar a los hijos por lo que son, no por sus atributos sexuales. Sin olvidar educar en la empatía. “Si uno es capaz de ponerse en el lugar de la víctima, no compartirá esa foto explícita fruto del sexting”. Esta práctica, que puede arruinar vidas, también se ha ido normalizando. “Incluso se habla de un sexting seguro que… ¡No existe! A la que tu compartes una imagen o un vídeo, ya se te han ido de las manos. No es controlable”.

En la adolescencia, hay que seguir hablando. Aunque cueste. “No hay que dejar de hacerlo porque se hacen mayores. Nuestros hijos necesitan padres informados y formados”. Que fomenten un pensamiento crítico ante los contenidos que consumen. Al fin y al cabo, nos resume esta experta: “¿Quién los educa? ¿Tú o su influencer?”.//

EQUIVOCARSE: una experiencia clave para los hijos.

Comparto en este nuevo post mi artículo en el Magazine de La Vanguardia que se ha titulado con una pregunta: ¿Por qué es importante que los niños se equivoquen? Aquí tenéis el link al reportaje pero, por si hay algún problema con el acceso, os dejo un resumen del mismo:

— Bueno, pues resulta que los niños se equivoquen es importantísimo. Que fallen y aprendan de ese error. Equivocarse, como me cuenta la pedagoga Anna Forés, experta en neuroeducación, es fundamental: “De hecho, aprendemos equivocándonos”, explica. “Se puede aprender de muchas maneras pero el aprendizaje experiencial, a base de ensayo-error, es uno de los principales”.

El problema es que hoy, en tiempos de hiperpaternidad, en los que los éxitos de la prole son un reflejo de los padres, a los hijos se les exige ser impecables. En consecuencia, los hijos hoy no cometen errores, no suspenden jamás, consiguen todo lo que se proponen y no pierden nunca. Los padres no les dejan, prácticamente, fallar.

Y para que así sea, cada vez son más habituales los progenitores que ayudan, por sistema, a hacer los deberes a los hijos (para que les salgan perfectos). Incluso, los hay que llegan a hacer los deberes por los hijos (para que salgan aún más perfectos).

O los que van a reclamar las notas en la escuela. Y no solo los suspensos: si mi hijo es tan especial, ¿cómo no le pone un sobresaliente? Asimismo, para que los niños no se traumen, hace tiempo que hay partidos sin marcadores, medallas para todos y concursos en los que todos ganan. Ante la insoportable posibilidad de perder se impone la necesidad de intervenir y amortiguar. El resultado: criaturas que desconocen lo que es equivocarse porque no se les ha permitido vivir esta experiencia clave, tanto a nivel cognitivo como vital.

Anna Forés nos recuerda que es importante saber lidiar con el error, porque en la vida nos equivocamos más que acertamos: “Para aprender necesitamos fallar muchas veces”. 

Sin olvidar que el reconocer el error, verlo señalado en un papel, “hace que el aprendizaje quede más impregnado”. Sin embargo, esta señal de alerta tiene que ir acompañada de una buena pedagogía, lo que no siempre ocurre. “No se trata de decir al alumno ‘tienes un siete’ y punto. O un tres y ‘suspendido’. Sino de explicarle lo que tendría que hacer para llegar a un diez. ¡O para aprobar!”

SOBRE LA POLÉMICA DE CORREGIR EN ROJO….

Para el reportaje he contado también con el testimonio del escritor Albert Espinosa, cuyo último libro se titula, precisamente, Si nos enseñaran a perder, ganaríamos siempre (Grijalbo). Espinosa, hoy un reconocido autor, fue diagnosticado de cáncer en la adolescencia y pasó diez años en hospitales. Tiene clarísimo que la vida “es aprender a perder lo que ganaste. Y si lo sabes hacer, ganas siempre”.

Para él es básico tener recursos para lidiar con el error, que es inevitable. Y comenta que “si en las escuelas hubieran asignaturas para gestionar la pérdida, el fracaso y el dolor, el mundo sería mejor. Porque hoy por hoy no hay ninguna materia que te enseñe a saber perder”.

Así que padres y madres del mundo: permitamos que nuestros hijos afronten lo inevitable y fallen de tanto en tanto. Que aprendan a perder para, paradójicamente, equivocarse menos en la vida.//

Y, de nuevo, el reportaje completo: https://www.lavanguardia.com/magazine/experiencias/20210208/6225174/importante-ninos-equivoquen.html

¿COMIDA SANA U OBSESIÓN? La moda del «clean eating».

Comparto este artículo publicado en la sección de Parenting en el Magazine de La Vanguardia. El tema: cómo conseguir un equilibro en la alimentación de los hijos, en una época de auge por lo orgánico y la comida limpia; en la que la buena madre es la que no permite que sus hijos prueben el azúcar y los hábitos de millonarias ensimismadas se convierten en referentes para las clases medias.

No me malinterpreten: alimentar bien a los hijos es fundamental. De hecho, desde siempre, el tener un hijo “bien alimentado” ha sido sinónimo de buena progenitora. Este concepto, sin embargo, ha variado con el tiempo: aquí en España, por ejemplo, en la Posguerra, criar un hijo gordo era un signo de estatus, de una despensa llena. Hoy, el sobrepeso infantil se da en las clases bajas y es casi un signo de negligencia. En el otro extremo, los niños orgánicos y veganos son patrimonio de los más pudientes.

O de los más obsesionados: me ha llamado mucho la atención una noticia, referente a uno de los cabecillas del asalto al Capitolio, el 6 de enero. Resulta que el hombre de los cuernos de bisonte solo come orgánico. Y como está en prisión preventiva, su madre está preocupadísima porque su pobre hijo “se enferma si no come alimentos orgánicos”. Es una criatura muy especial, delicada.

Fuente: DIARIO PÁGINA 12, enero 2021.

En fin, pasen y lean. Aquí esta la versión web y, en las siguientes líneas, bajo la foto el texto seguido:

En el siglo XXI, que se está convirtiendo en el de la polarización, encontramos dos llamativos grupos de criaturas. En uno estaría el nieto de los dueños del colmado de mi barrio: un niño de unos once años que se pasa la tarde en la tienda, con sus abuelos, comiendo ganchitos, chucherías y bollería industrial y si tiene sed, bebiendo un refresco de naranja.

El chaval, tímido y educado, ya está en dos estadísticas: forma parte de ese 34% de menores con sobrepeso que hay en España y de esos tres de cada diez niños con “obesidad abdominal” que ha detectado un reciente estudio de la Sociedad Española de Cardiología. Entre otros, la obesidad abdominal está relacionada con un mayor riesgo de sufrir problemas cardiovasculares y enfermedades como la diabetes tipo 2.

Pero vayamos al segundo grupo, en apariencia, mucho más amable y aún minoritario: sería el de los niños alimentados con lo que se conoce como “comida limpia”. Hijos de progenitores de clases medias y altas cuyos padres han llevado el concepto de comida saludable varios grados más allá. Están obsesionados. Por ello, sus hijos únicamente comen productos orgánicos y no han probado el azúcar, que es visto como el demonio en algunos hogares. Ni la sal, el gluten y, por supuesto, la comida procesada.

Como tantas otras, la tendencia del “clean eating” empieza en Estados Unidos, donde ya existe una potente industria a su alrededor. Algunos de sus paladines son personajes como la actriz Gwyneth Paltrow, que en 2013 reveló en un libro de cocina que ni ella ni sus hijos comían hidratos de carbono, arroz, leche y huevos. Paltrow explicó que después de hacerse una serie de análisis descubrió que toda la familia “éramos intolerantes a estos alimentos, además de a otros que siempre pensé que eran saludables”. Controvertida divulgadora de todo tipo de pseudociencias, Paltrow añade que en su conversión a una “dieta muy limpia y muy sana” la guió un doctor “que combina la medicina tradicional con la nutrición, la osteopatía, el Ayurveda, la medicina tibetana, la antroposofía, la acupuntura y la sanación por energías”. Si nos atenemos a las recetas de su libro, ella y sus hijos se alimentan a base de quinoa, aguacate, kale y pescados salvajes. Beben leche de almendra y de coco y endulzan con azúcar de abedul lo que consideran conveniente.

No es la única celebridad que presume de ser la madre que alimenta más “limpio” del mundo. Alicia Silverstone, otra intérprete, explica que su hijo Bear, pese a tener el nombre de un enorme omnívoro, es vegano. La actriz está “comprometida” a procurarle “una dieta orgánica, basada en vegetales; solo los más puros y saludables posibles. Queremos que tenga un sistema inmune fuerte, que sea super sano”.

Aunque las vidas de estas millonarias de Hollywood parecen estar a años luz de las nuestras, la sociología ya ha demostrado que los hábitos de los ricos se traspasan a las capas sociales inferiores. El movimiento por la crianza natural, por ejemplo, que se está convirtiendo en tendencia dominante, también tiene su origen entre las clases altas californianas. En sintonía, la obsesión por la comida híper saludable está llegando a los hagstags de Instagram (#cleanfood #cleaneating) y a nuestros lares. Como las ganas de explicarlo, para demostrar que somos los mejores padres. Así, si nuestras criaturas comen un huevo ecológico al día o desayunan aguacate, se cuenta en las revistas. Hoy, la buena madre es la que alimenta orgánico y “limpio”. La que veta productos que hasta ahora nos parecían inocuos.

Y escribo «madre» porque, culturalmente, la responsabilidad de alimentar a los hijos ha recaído en las mujeres. Desde siempre, el tener un hijo “bien alimentado” ha sido sinónimo de buena progenitora. Este concepto, sin embargo, ha variado con el tiempo: en la Posguerra criar un hijo gordo era un signo de estatus, de una despensa llena. Hoy, el sobrepeso infantil se da en las clases bajas y es casi un signo de negligencia. En el otro extremo, los niños orgánicos y veganos son patrimonio de los más pudientes.

Todo ello con un coste y no solo económico. La alimentación de la prole, desde tiempos inmemoriales, genera grandes dosis de estrés. “Sí, es así: hay algo muy ancestral, muy visceral, con la cuestión de que tenemos que tener a nuestras criaturas bien alimentadas”, explica Roger Ballescà, coordinador del Comité de infancia y adolescencia del Col•legi Oficial de Psicologia de Catalunya. Esta preocupación “tenía mucho sentido en momentos de carencia de alimento. Sin embargo, ahora estamos en una época de abundancia. Lo que ocurre es que hay un elemento cultural: la alimentación en la infancia, que está un poco sobredimensionado, tanto por lo que respecta a la cantidad como a la calidad”. Y para algunas familias, añade: “La preocupación por los los hábitos alimentarios de los hijos, a priori normal y saludable, se puede convertir en una obsesión”.

Ballescà trabaja mucho los trastornos obsesivos compulsivos. Y no duda que, llevada al extremo, esta tendencia por la “comida limpia” puede convertirse en uno. Me remite al término “ortorexia”, que aunque aún no está reconocido como enfermedad por la OMS, se utiliza para denominar la obsesión por la comida sana. “Es un trastorno obsesivo, sí. Del mismo modo que una persona obsesiva comprueba si ha cerrado el gas quince veces, pues es exactamente lo mismo: es un hábito saludable que se convierte en un trastorno por la vía de llevarlo a su extremo. Aquí está la paradoja”.

¿Dónde estarían las líneas rojas entre comer sano y obsesionarse? “Cuando hay una ausencia de flexibilidad. Esa es la clave”, responde. “Una cosa es que quieras alimentar a tu hijo de forma correcta y no pasarte con los azúcares o los alimentos procesados, y la otra es que no se pueda hacer ningún tipo de excepción con estas rutinas”. Otro elemento que nos indica que hay algo problemático: “Es saber de dónde viene esta inquietud; si es desde el sentido común o desde el miedo y la ansiedad”.

Aunque es muy positivo desarrollar buenos hábitos alimenticios desde la niñez, una obsesión por la comida sana también tener consecuencias. Como niños y adolescentes que sienten culpables, ansiosos —incluso, sucios—, por comer un día alimentos prohibidos, como unas patatas fritas, un helado o una pizza.

En Estados Unidos, un estudio de la Universidad de Pensilvania demostró que los niños criados con muchas restricciones en la dieta, en familias donde la comida “apetecible” está prohibida, son más ansiosos ante esta. Por contra, los que han podido probar de todo se sienten más tranquilos ante las tentaciones. “Es lógico”, dice Roger Ballescà. “De la misma forma que forzar a un niño a comer genera rechazo y aversión, la prohibición estimula el deseo”.

Este experto aboga por vigilar y ser un poco flexibles; “Es decir, dentro de una dieta saludable se pueden incorporar algunos elementos que tienen más que ver con el placer que no con la dietética y la nutrición. El placer también forma parte de la alimentación”, señala.

Ni el terapeuta ni esta periodista ni el equipo de la Universidad de Pensilvania que elaboró el citado estudio sugieren dejar que los hijos coman todas las porquerías que quieran… Lo que se recomienda es no planificar una alimentación desde la ansiedad, el miedo, la inflexibilidad e incluso, las modas: “Porque es muy probable que esto genere dificultades alimentarias en el futuro”, señala Ballescà. Si esta cuestión, en cambio: “Se enfoca desde el sentido común, la flexibilidad y el respeto a la características de sus hijos, siguiendo sus ritmos, no se deberían generar problemas”. Al final, se trata de una cuestión de extremos y aquí el punto medio, como tantas otras cosas en la vida, es el que interesa.//

Sobre la cuestión de “acabarse el plato”, otro clásico en la crianza.

“We love you, you’re all very special”

«Os queremos, sois muy especiales». Estas fueron las palabras que Donald Trump dirigió a la horda de seguidores que irrumpió en el Capitolio, el edificio que alberga las dos cámaras del Congreso de los Estados Unidos, paralizando durante unas tensas horas la democracia del país.

Los seguidores, como reza esta crónica de El País, se abrieron paso al grito de: «Este es nuestro Congreso, tenemos derecho a estar aquí». Y bajo este lema: “Rompieron ventanas, arrojaron gas pimienta, colocaron banderas y pancartas en las estatuas del Capitolio. Se fotografiaron en los pupitres de los senadores, en el estrado de mármol reservado al vicepresidente y en los despachos de los congresistas, posando con los pies sobre las mesas”.

Las hordas de Trump atentaron contra la democracia de su país porque, según ellos, tenían derecho.

Muchos derechos, ningún deber y un egocentrismo desbocado. Esta es la esencia de todo niño mimado, una figura que, en el siglo XXI, tiene su epítome en el que ha sido el 45 presidente de EEUU. Una persona llena de privilegios pero incapaz de agradecerlos ni de asumir las responsabilidades que estos conllevan. Una persona que no sabe perder, con tolerancia nula a la frustración y a la que solo le importa ÉL —y, de vez en cuando, sus también mimadísimos descendientes, a los que ya me he referido en alguna ocasión en este blog.

Un hombre que nunca ha dejado de ser un abusón malcriado y mentiroso, características que se han exacerbado en estas últimas semanas —la prensa, de todo el mundo se ha referido con normalidad a los «berrinches» y «rabietas» de Trump— y que tuvieron su punto culminante en la jornada de ayer.

Una de las consecuencias inmediatas al comportamiento de Trump durante la crisis del Capitolio fue suspenderle su cuenta en Twitter y en otras redes sociales (¿le habrán confiscado el móvil, también?) Confiemos que caerán algunas más graves pero no tengo demasiada esperanza: los niños mimados e hiperprotegidos suelen salirse con la suya.

Hagan lo que hagan, «son muy especiales»; una expresión habitual en las crianzas en Estados Unidos, de la que ha derivado la cultura del «eres especial», sobre la que se ha escrito mucho (a destacar, el libro You are NOT Special). En el se describen a esas personas educadas con la idea de creer que tienen derecho a todo simplemente por el mero hecho de existir. Esos individuos que se sienten superiores y destinados a grandes cosas porque, desde el día uno, les han repetido, mil y una veces, lo especiales que son.

Y sí, los hijos pueden ser muy especiales para los padres pero no para el resto del mundo. Un mundo con casi ocho mil millones de individuos y en el que uno no siempre tiene la razón en todo ni, por supuesto, es el más especial.

Una realidad con la que chocan personas como “Elizabeth, de Knoxville, Tennessee”, una de las asaltantes al Congreso, que estaba indignada, en shock total, porque como explica en tono lastimero en este video: «Me han echado gas pimienta». Los policías. ¡A ella! Que estaba asaltando el Capitolio. ¡¿Cómo se atreven?!

Francamente, no sé que ve Trump de especial en los vándalos que ayer tomaron el Capitolio; yo solo veo violentos malcriados dirigidos por el más malcriado de todos.

Uno de los asaltantes llevaba una bolsita con el lema: MY MOM THINKS I AM SPECIAL.